Djokovic

El plan Djokovic: la idea de Horacio Marín para mejorar la productividad de YPF

El futuro presidente y CEO de YPF le dará un papel central al aumento de productividad a través de una estrategia que traza un paralelismo con el tenis.

Solamente un fanático del tenis como Horacio Marín puede vincular a Novak Djokovic con Vaca Muerta para intentar explicar su visión de cómo mejorar la productividad petrolera. “El tenis es igual que el petróleo. Tenés las convencionales marginales, las convencionales core y las no convencionales, que son los Challenger. ¿Cuántos torneos Challenger juega Djokovic que es el número uno de la historia? Ninguno. ¿Por qué? Porque se da cuenta que es un esfuerzo que no vale la pena y porque seguramente en un momento vas a perder. ¿Dónde es eficiente? En los Masters 1.000 y en los Grand Slam. Entonces, hay que concentrarse con los recursos financieros y con los recursos humanos donde uno está. Lo mismo va a pasar en nuestra industria acá en Argentina. Si pasa eso, va a ser mucho más eficiente, va a haber mucho más trabajo y los gremios van a estar mucho más contentos”.

Este ejemplo que dio hace un mes en su participación en el Seminario Anual del Instituto Mosconi cuando Javier Milei todavía no había ganado las elecciones presidenciales refleja perfectamente su pensamiento de lo que quiere hacer como futuro CEO de YPF.

El plan se basa precisamente en el desprendimiento de áreas maduras, donde actualmente la petrolera de mayoría estatal gasta una enorme cantidad de recursos sin sacar un gran provecho por el declino de esos yacimientos.

De hecho, hasta los gremios que trabajan en esas zonas están de acuerdo con esa política y así se lo hicieron saber a Marín en las reuniones que tuvieron durante los últimos días. Históricamente, YPF se mostró reticente a abandonar el control de áreas no muy productivas en un afán de acaparar lo máximo posible.

El problema es que esa línea la fuerza a jugar “los challenger”, cómo dice Marín. Es decir, torneos de menor importancia que no vale la pena disputar dado el tamaño de la compañía. Por el contrario, empresas más chicas pueden hacerse cargo de esos pozos con mucha más eficiencia. Eso sucedió en Estados Unidos y eso mismo quiere replicar Marín con YPF.

“La clave es la productividad. Si no hay productividad, Vaca Muerta no va a hacer lo que estamos diciendo porque nuestro competidor es Estados Unidos. Yo voy continuamente a los Estados Unidos a aprender la curva de aprendizaje porque si nosotros hacemos 300 pozos por año y ellos 10.000, nos están sacando ventaja cada año. Tenemos que lograr productividad desde las empresas y la cadena de valor. Si no, no vamos a competir en petróleo ni en GNL”, afirmó en esa oportunidad.

horacio-marin ypf.jpeg

Esa baja productividad se refleja en cifras publicadas por la Agencia Internacional de Energía, que marca que la cantidad de barriles de petróleo diarios producidos por empleado en YPF es alrededor de la mitad que Petrobras, una petrolera también bajo control estatal.

“Siempre la productividad es un tema a mejorar. La veo a YPF mucho mejor que China en productividad, pero mucho peor que Petrobras y que Ecopetrol. La forma deseable es no reducir personal, sino aumentar la producción y exportar. Tengo excelente concepto técnico de los ingenieros del grupo Techint porque conozco cómo trabajan y cómo ejecutan las obras. Marín estuvo invitado como expositor en el Seminario Anual del IAE MOSCONI en el panel de hidrocarburos y su exposición se centró en el tema productividad precisamente”, indicó a este medio Jorge Lapeña, ex secretario de Energía y presidente de YPF.

En ese panel, Marín contó su experiencia en Tecpetrol, donde logró números muy importantes en esa materia. “La primera vez que fuimos a Vaca Muerta a fracturar el primer pozo, estaba toda la arena junta apilada. Volvimos y dijimos esto se terminó, vamos a trabajar en serio. Contratamos a 26 ingenieros y geólogos a medir tiempos. Y se lo medimos a 3 compañías distintas. Lo licitamos y ganó una compañía. Así, en dos semanas aumentamos la productividad un 66%”, contó.

“En todo lo que es perforación, completación, tenemos estándares por cada actividad. Tenemos una sala de control en Buenos Aires y, desde ahí, sabemos cuánto tardamos en enroscar una barra de perforación y chequeamos que no supere los 4 minutos. Si tarda más, se pone una luz en rojo y se corrige”, agregó como ejemplo.

En esa misma línea, destacó que “cada vez que hacemos procesos, la productividad mejora un 40%”. “Cuando nosotros empezamos, el ciclo de un Pad con 4 pozos era de 245 días desde que entra el rig hasta que entra en producción. Hoy estamos en 145 días. Por otro lado, los pozos los perforábamos en 40,6 días y hoy estamos en 20 días”, comparó.

Continuando con la enumeración de mejoras, subrayó que cuando se empezó a auditar el mantenimiento, las roturas bajaron un 90%. En completación, de 3 etapas de fractura por día, pasaron a 7 de promedio con el mismo equipamiento. Finalmente, contó que el tiempo entre que terminaba una etapa de fractura hasta que empezaba la siguiente, donde hay que hacer un mantenimiento, era de 5 horas y ahora es de sólo 30 minutos.

En esta nota

Dejá tu comentario