petróleo

Barril en rojo: la caída histórica del petróleo de EE.UU.

Cuáles son los efectos de la contracción extraordinaria de la demanda. Vaca Muerta también tiene problemas para colocar su crudo.

El precio del barril de petróleo está en su momento más complicado. A la guerra de precios que impulsó hacia abajo el valor promedio, llevando de 60 a 30 dólares la unidad, ahora se le suma la crisis de la demanda. Con la economía parada por los efectos de la pandemia y las medidas de aislamiento en distintos países, el consumo de combustibles y la generación eléctrica están al mínimo.

La referencia para Estados Unidos, el West Texas Intermediate (WTI), llegó a cotizar hasta 38 dólares en negativo el lunes: es más barato pagar para que se lo lleven que almacenarlo. El vencimiento de los contratos para mayo provocó una vorágine especuladora que terminó con el duro golpe al petróleo América del Norte, incluyendo a Canadá, que en esa jornada vendía cada barril entre dos y tres dólares.

El Brent, el crudo que utiliza como referencia la Argentina, se mantuvo estable en torno a los 26 dólares por barril, aunque después inició un lento descenso. El miércoles llegó a cotizar a 16 dólares, para luego elevar su valor a 19 dólares.

“Hay que estar preparados para más sorpresas en este mercado de energía quebrado”, dijo Bjornar Tonhaugen, jefe de estrategias de mercados petroleros de Rystad Energy, a Reuters.

El escenario global donde sobran los barriles y faltan compradores requiere medidas más urgentes de los principales países productores. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) logró un acuerdo con Rusia, Estados Unidos y otros gobiernos para recortar la producción en 9,7 millones de barriles por día. Sin embargo, no es suficiente y en los mercados están más concentrados en ver el comportamiento de la demanda en este 2020.

El recorte entrará en funcionamiento recién en mayo, por lo que algunos analistas lo consideran insuficiente para restablecer el equilibrio del mercado.

En pleno auge de la pandemia del coronavirus, el freno de la economía mundial y la sobreoferta de crudo configuraron un contexto de excedentes para millones de barriles.

Las petroleras con áreas en Vaca Muerta recortaron su producción, tal como viene informando +e. Hay casos que son muy relevantes, como Loma Campana, el principal proyecto de shale oil del país en manos de YPF, que recortó la mitad de su producción, que significa 25.000 barriles por día.

Además, otras empresas como Shell, ExxonMobil y Vista Oil & Gas aplicaron recortes de diversa índole en sus áreas no convencionales ante la falta de mercados en el país para inyectar esa producción.

La baja en torno al 90% en el consumo interno de los combustibles es el principal factor que motiva esta desaceleración de la producción argentina, que ahora busca oportunidades para colocaciones en el exterior.

El gobierno neuquino, en medio de la crisis mundial del crudo, salió a definir como un “mazazo” en sus ingresos el impacto de la crisis petrolera.

EE.UU. ante la caída

El contrato del WTI para entrega en junio también se hundía 4,79 dólares, o un 23,5%, a 15,64 dólares por barril. Los volúmenes de operación de la posición a junio eran cerca de 80 veces mayores que los del contrato a mayo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, describió el desplome de los futuros del crudo en su país como un tema de corto plazo derivado de un “apretón económico”, y dijo que su gobierno consideraría detener las importaciones de petróleo desde Arabia Saudita, según consignó Reuters.

barriles-crudo-petroleo.jpg

El impacto en la industria petrolera latinoamericana

Después del cimbronazo del WTI cotizando en negativo, el sector hidrocarburífero debió activar las alertas. Los países de la región están sufriendo la caída de la demanda y la baja del precio del barril, obligando a muchos gobiernos a cambiar de planes abruptamente.

En Colombia, las empresas privadas reducirán sus inversiones en u$s 1000 millones. “Esta es la mayor crisis en la historia de la industria petrolera a nivel mundial, que pone en riesgo la industria del petróleo en Colombia”, dijo el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo, Francisco Lloreda, en una conferencia de prensa virtual.

Petrobras anunció que ampliará la reducción de producción de petróleo de 100.000 a 200.000 barriles por día para enfrentar la pandemia del coronavirus y garantizar la sostenibilidad de la empresa. “El escenario actual está marcado por una combinación sin precedentes de una caída abrupta en el precio del petróleo, un superávit en el mercado y una fuerte contracción en la demanda mundial de petróleo y combustibles”, señaló Petrobras en un comunicado.

México fue el último país en acceder al plan de recorte de producción de la OPEP+, un grupo de grandes exportadores de crudo. El objetivo es recortar 400.000 barriles por día, como parte del compromiso global para apoyar al mercado de energía.

Por su parte, Venezuela tiene una crisis de doble vía: entre la pandemia y el bloqueo energético de Estados Unidos. Las trabas a las empresas del sector llegar al punto de que Chevron, con 100 años de actividad, tuviera que dejar de perforar.

Guyana es la gran esperanza sudamericana y todavía tiene perspectivas de crecimiento. Quizás no el salto del 84% que estimaba el FMI para este año, pero sigue aportando crudo offshore. El pequeño país pasó de tener una producción “cero” a proyectar 1,2 millones de barriles por día. Hacia fines de 2019 se perfilaba incluso como un rival para Vaca Muerta en la región y estaba en el radar de la OPEP, organización preocupada por sus acuerdos de recortes de producción.

En esta nota

Comentarios