pandemia

Por la pandemia, la balanza energética tuvo superávit

En los primeros ocho meses de 2020 se observa un superávit acumulado de u$s 189 millones.

La pandemia del COVID-19 sacudió a toda la industria del petróleo y el gas por el derrumbe de la demanda que llevó a los recortes de producción, no sólo de los principales países del mundo sino también en la Argentina con Vaca Muerta. Sin embargo, la balanza comercial energética argentina presentó un superávit acumulado de u$s 189 millones, de acuerdo al reciente informe del mercado que realizó el Instituto Argentino de la Energía "General Mosconi".

Tanto los números de exportaciones como de importaciones son considerablemente menores que en 2019, sin embargo permitió al país tener superávit acumulado. "Ante una menor demanda local y extranjera, derivada de la pandemia del Covid-19, el comercio internacional energético se redujo significativamente en 2020", señala el informe del organismo presidido por Jorge Lapeña.

"En agosto las exportaciones se redujeron 30,6% interanual mientras que las importaciones fueron 48,1%interanual. menores. De la misma manera, en los primeros ocho meses del año las exportaciones se redujeron 23,9% y las importaciones 40,7%", expresa el reporte difundido por IAE Mosconi, un análisis mensual que hacen con datos oficiales.

No obstante, en el periodo enero-agosto de este año, las exportaciones de combustible y energía aumentaron un 21,6% en relación al mismo periodo del año pasado. Atado a este dato, los precios de exportación se redujeron un 37,5%. El total de cantidades importadas de combustibles y lubricantes se redujeron 24,7% y los precios fueron un 21,2% menores.

Las exportaciones de petróleo crecieron un 5,1% y el gas natural un 11,9%. La pandemia movilizó a las operadoras a buscar destinos para su producción de crudo, antes de colapsar el sistema de almacenamiento, y Vaca Muerta se convirtió en la revelación puesto que muchas productoras con áreas con objetivo en la roca shale realizaron sus exportaciones, algunas por primera vez. Además, el gas natural tuvo como principal destino Chile.

Las importaciones de gas natural de Bolivia y Chile se incrementaron un 5% en los últimos doce meses, en tanto que las compras de GNL por barco fueron 12.1% inferiores. Al respecto, vale destacar que IEASA (la ex Enarsa) aprovechó los precios bajos del GNL para garantizar el abastecimiento en la Argentina.

Las importaciones en los últimos doce meses de gas fueron de 18,8 MMm3/d (0,2% menos que en igual periodo anterior) mientras que los envíos al exterior alcanzaron 4,2 MMm3/d anuales.

En esta nota

Comentarios