OTASA

OTASA: aquel petróleo que busca salida por el Pacífico

Con la suba de la producción en Neuquén en torno a los 250 mil bpd/d, se hace necesaria la evacuación por Chile.

La visita del presidente chileno Gabriel Boric a la Argentina generó diversas expectativas, y una de ellas es la reactivación del canal exportador de petróleo por el Pacífico a través del Oleoducto Trasandino SA (OTASA), que está en plena etapa de mantenimiento luego de que tuviera su último uso como transporte en 2006.

Dentro de los trabajos hay una auditoría ambiental que la empresa tiene que presentar en estos meses, antes de que se realice la prueba hidráulica al ducto que tiene 497 kilómetros de longitud, de los cuales 201 están del lado argentino y 226 del chileno, conectando la estación de bombeo en Puesto Hernández, cerca de Rincón de los Sauces, con el Pacífico en Talcahuano, en Chile.

El gobernador Omar Gutiérrez ratificó que en noviembre de 2022 el oleoducto comenzará a funcionar, con unos 30.000 barriles de petróleo por día (bdp/d) que implican, en principio, alrededor del 30% de su capacitad para ponerlo en marcha en esta etapa.

La reactivación del oleoducto –se usó en 2010 por única vez desde su cierre para almacenar petróleo– será una segunda vía de evacuación del shale oil de Vaca Muerta, ante el incremento del horizonte de la producción, que en enero de 2021 dio un salto y llegó al récord de 254,157 bpd/d .

OTASA 001.jpg

Las proyecciones que tiene el gobierno neuquino, en base al presupuesto y al plan para operador unos 322 pozos, de los cuales un tercio serán para gas, son que la producción de petróleo suba un 10% más a fin de 2022. Esto implica aumentar los saldos exportables, y el Trasandino será una opción.

La pandemia del COVID generó retrasos en lo administrativo para los trabajos de mantenimiento y hoy se espera la etapa final de hermeticidad del lado argentino.

Para Chile también es una paso importante, debido a que se le abre la posibilidad de volver a importar crudo desde Argentina, hasta la refinería de Enap en la ciudad de Concepción. Pese a que para el mercado que puede manejar Vaca muerta Chile no es una plaza atractiva, se abren más mercados como la costa este de los Estados Unidos o los países del sudeste asiático.

El reacondicionamiento del oleoducto del lado argentino se dio en la estación de bombeo Puesto Hernández y otras dos más que llegan hasta la frontera. Se va a realizar una prueba de hermeticidad, donde la provincia participa desde el área de la Secretaría de Ambiente de Neuquén, a través del informe por parte de la compañía. Sin embargo, la habilitación definitiva del ducto del lado argentino es a través de la Secretaría de Energía de la Nación.

De acuerdo con los datos a los que pudo acceder + e, el plan de informe ambiental consiste en varias etapas, que son certificadas por la provincia, debido a la intervención que hace la empresa en el área.

“Para la limpieza del ducto, cada central posee una trampa de scrapers, utilizada con el fin de enviar elementos de limpieza para eliminar cualquier material acumulado en las paredes del caño; de esta manera, se disminuyen las pérdidas por fricción y se produce un ahorro de energía”, se describe. “En base a lo informado por personal de OTASA, la trampa debe someterse a una limpieza especial realizada por empresas habilitadas, con el fin de ponerla en marcha nuevamente. El sector donde se dispone la trampa se encuentra limpio y sin indicios de derrames de producto”, agrega el informe.

Alberto Fernández y Gabriel Boric Argentina Chile.jpg

OTASA contrató los servicios de Knight Piésold Argentina Consultores SA con el objetivo de elaborar la Auditoría Ambiental, correspondiente a la Estación Cabecera de Bombeo Puesto Hernández, ubicada en el departamento de Pehuenches, al norte de Neuquén.

Vale mencionar que esa estación en Puesto Hernández no solo se conecta con el Oleoducto Trasandino hacia Chile sino también el que va a Luján de Cuyo, en Mendoza, con alrededor de 37.000 bpd/d.

OTASA entró en funcionamiento en los 90 y sus accionistas son Enap (36,25%), YPF (36%) y Unocal (27,75%). Conecta el crudo de Vaca Muerta en Neuquén con la refinería Bío Bío, en Chile. El objetivo de la obra en ambos lados de la frontera es abastecer a esa refinería y exportar valor agregado al mercado asiático.

OTASA 002.jpg

> Historia: en los albores de los 90

El Oleoducto Trasandino comenzó a operar el 15 de febrero de 1994. Su recorrido unía la más importante región productora de petróleo y gas natural de Argentina con el mercado consumidor del centro-sur de Chile. La línea llegaba al puerto de San Vicente, sobre el Pacífico, y permitía acceder desde ese punto, por vía marítima, a potenciales mercados de la costa este de Estados Unidos y de extremo oriente. Fue la primera obra binacional más importante en la segunda mitad del siglo y la primera que se financió con el aporte de empresas de ambos países, sin avales del Estado.

El crudo que llevaba el Trasandino hacia el vecino país se extraía en la Cuenca Neuquina, que en su momento era del 23% de la producción total del país. En Argentina funcionaban tres de las unidades destinadas al bombeo de la columna de petróleo que tenía que ascender desde 650 metros sobre el nivel del mar en Puesto Hernández hasta el punto más alto del recorrido, en el paso Buta Mallín, a 1943 metros de altura.

En esta nota

Comentarios