OPEP

La UE y la OPEP se reúnen mientras crece la presión para producir más crudo

La Comisión Europea está elaborando propuestas para imponer un embargo al petróleo ruso, según declararon los ministros de Asuntos Exteriores de Irlanda, Lituania y los Países Bajos.

Responsables de la Unión Europea (UE) mantendrán este lunes conversaciones en Viena con representantes de la OPEP en medio de llamamientos para que el grupo de productores de petróleo aumente el suministro, mientras estudian posibles sanciones al petróleo ruso.

La alianza se ha resistido a las medidas de Estados Unidos y de la Agencia Internacional de la Energía para que bombee más crudo con el fin de enfriar los precios, que el mes pasado alcanzaron un máximo de 14 años después de que Washington y Bruselas impusieran sanciones a Moscú tras su invasión de Ucrania, de acuerdo a Reuters.

En este marco, la OPEP+, formada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y otros productores, incluida Rusia, aumentará la producción en unos 432.000 barriles diarios en mayo.

La reunión de hoy es la última de un diálogo iniciado entre ambas partes en 2005.

Hasta ahora, el petróleo ruso estaba excluido de las sanciones de la UE. Pero después de que la semana pasada el bloque de 27 países acordara sancionar el carbón ruso —su primera medida contra el suministro de energía del país— algunos altos cargos de la UE dijeron que el petróleo podría ser el siguiente artículo en la lista.

La Comisión Europea está elaborando propuestas para imponer un embargo al petróleo ruso, según declararon el lunes los ministros de Asuntos Exteriores de Irlanda, Lituania y los Países Bajos, a su llegada a una reunión con sus homólogos de la UE en Luxemburgo.

Australia, Canadá y Estados Unidos, que dependen menos del suministro ruso que Europa, ya han prohibido las compras.

Los países de la UE están divididos en cuanto a si deben seguir su ejemplo, dada su mayor dependencia y la posibilidad de que la medida haga subir los ya elevados precios de la energía en Europa.

La entidad espera reducir su consumo de crudo un 30% para 2030 respecto a los niveles de 2015, en virtud de sus previsiones políticas para luchar contra el cambio climático, aunque a corto plazo un embargo provocaría una carrera para sustituir el petróleo ruso por suministros alternativos.

(Reporte de Kate Abnett; edición de Mike Harrison; traducción de Darío Fernández)

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar