OPEP

La "shale revolution" de EE.UU. se frena y la OPEP aprovecha

La producción de petróleo y gas de rocas de esquisto en América del Norte no se repondrá a los niveles vistos antes de la crisis sanitaria.

Después del boom de la producción de petróleo y gas no convencional en Estados Unidos, aquella "shale revolution" habría sufrido una estocada dolorosa por la pandemia y la caída de los precios en 2020. Occidental Petroleum considera que será difícil volver a los niveles prepandemia, mientras tanto los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reposicionan en el mercado global.

"La fuerte caída en la actividad en Estados Unidos junto con las altas tasas de declive del esquisto y la presión de la comunidad inversora para mantener la disciplina en vez del crecimiento significa, en mi opinión, que el esquisto no volverá a donde estaba en Estados Unidos", dijo la presidenta ejecutiva de Occidental Petroleum, Vicki Hollub, según la agencia de noticias Reuters.

La industria petrolera se recupera de los coletazos del COVID-19, que provocó la caída de la demanda y derrumbó los precios del barril. "La recuperación se ve muy bien para nosotros. Si vemos en lo que está sucediendo en India y en Estados Unidos, creo que la industria petrolera pareciera que las cosas nos irán bastante bien en los próximos años", dijo Hollub en la conferencia CERAWeek de IHS Markit.

El petróleo de la OPEP tiene ventaja sobre el esquisto de Estados Unidos durante recuperación de pandemia.

Si bien la industria hidrocarburífera tuvo un repunte sorprendente en Estados Unidos gracias al fracking y las rocas de esquisto, incluso transformándose de importador a uno de los mayores exportadores de crudo y de GNL, las compañías tuvieron enormes gastos para ganar su lugar en el mercado. Ahora, y luego de varias quiebras por la pandemia, se están concentrando en conservar el efectivo.

Esta situación pone a las petroleras estadounidenses en desventaja frente a los productores que ya tienen "amortizados" sus costos, como lo son los países que integran la OPEP. Poco a poco la economía global se acomoda y son muchos los Estados que consideran que este 2021 podría ser de estabilización e incluso piensan en acelerar sus motores industriales y comerciales.

"Antes de la crisis por la pandemia, los países de la OPEP liderados por Arabia Saudita limitaron su producción con el objetivo de apuntalar los precios para financiar presupuestos nacionales. Las empresas de esquisto aprovecharon la situación y llevaron el bombeo de Estados Unidos a un récord de 13 millones de barriles por día", apunta un informe de Reuters. Incluso con el barril arriba de u$s 60, el shale estadounidenses no volverá a ser lo que era.

"La OPEP y sus aliados, grupo conocido como OPEP+, tiene más de 7 millones de barriles de producción diaria en reserva. Esto los posiciona para impulsar la producción mucho más fácilmente que el sector del esquisto por primera vez en años", remarca Reuters. "Una disputa con las empresas de esquisto que aprovecharon las restricciones a la producción de la OPEP llevó a una breve guerra de suministros en marzo de 2020", recuerda el reporte.

PETROLEO-ASAUDITA-RUSIA.jpeg
El Ministro de Energía de Arabia Saudita, el Príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud y el Ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, son vistos al comienzo de una reunión de la OPEP y la NO OPEP en
El Ministro de Energía de Arabia Saudita, el Príncipe Abdulaziz bin Salman Al-Saud y el Ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, son vistos al comienzo de una reunión de la OPEP y la NO OPEP en

Hace un año Rusia y Arabia Saudita tuvieron una guerra de precios que inundó el mundo de petróleo, que con el impacto de la pandemia llevó a los futuros de crudo de Estados Unidos, el West Texas Intermediate (WTI), a cotizar a menos 40 dólares. Es decir: ante la falta de demanda, los productores estaban dispuestos a regalar su producción para aliviar las refinerías y centros de almacenamiento. Hasta alquilaron buques para guardar crudo.

"Seamos realistas: la OPEP ha tenido dificultades para adaptarse a los actores del esquisto de Estados Unidos y su capacidad para crecer a precios bajos", dijo el analista de IHS Markit, Raoul LeBlanc. El debate dentro de la OPEP es a qué precio del petróleo es lo suficientemente bajo para evitar una respuesta masiva en Estados Unidos. La pandemia destrozó una quinta parte de la demanda mundial de combustible.

CHESAPEAKEENERGY-BANCARROTA.jpeg
Foto de archivo del logo de Chesapeake Energy Corporation en una propiedad de la empresa en Oklahoma.  Abril 17, 2012. REUTERS/Steve Sisney
Foto de archivo del logo de Chesapeake Energy Corporation en una propiedad de la empresa en Oklahoma. Abril 17, 2012. REUTERS/Steve Sisney

Por ejemplo, en mayo del año pasado Chesapeake Energy Corp, unas de las primeras empresas de la "shale revolution", informó que no podía acceder a financiamiento y que por ese motivo tuvo que realizar una reestructuración judicial por bancarrota por una deuda de u$s 9.000 millones. Varias compañías pequeñas vinculadas al shale oil y shale gas de América del Norte estuvieron en la misma situación o negociaron fusiones para saldar sus deudas.

Si bien los ejecutivos del sector de esquisto expresaron su preocupación por la reapertura de los pozos demasiado rápido, se espera que las naciones de la OPEP alivien las restricciones de suministro en su reunión de esta semana, sin tener que estar atentas a lo que ocurre con el esquisto. "Lo peor que podría pasar es que los productores estadounidenses comiencen a crecer con rapidez nuevamente", dijo Ryan Lance, presidente ejecutivo de ConocoPhillips.

En CERAWeek, solamente un panel de discusión en un programa de cinco días se concentró en el esquisto. Ni los directores ejecutivos de Exxon ni de Chevron mencionaron el esquisto durante sus conversaciones (dos empresas que tienen inversiones en la formación Vaca Muerta en la Argentina). Además, las dos compañías recortaron gastos en Permian.

La pandemia sacudió al mundo y tendrá consecuencias en la industria hidrocarburífera, con nuevos actores tomando la posta y otros retrocediendo para analizar fríamente el panorama.

En esta nota

Comentarios