offshore

Debate abierto por el offshore petrolero

La seguridad en las operaciones y el impacto en la fauna marina concentraron el blanco de las críticas ambientalistas. La industria hidrocarburífera y el gobierno nacional salieron en bloque a respaldar la exploración.

La aprobación del estudio de impacto ambiental de la campaña sísmica offshore de la empresa noruega Equinor abrió no solo el camino para que el resto de las 15 áreas que aún deben someterse a audiencia pública encuentren un escenario más propicio para su desarrollo, sino que motivó la encendida defensa de la industria y del Gobierno para neutralizar el embate de los ambientalistas.

Pero más allá de las inversiones iniciales por u$s 800 millones en exploración, por qué puede resultar tan relevante un probable recurso comercialmente aprovechable en el lecho marino cuando la Argentina dispone de la rica formación de Vaca Muerta, en momentos en que el mundo se embarca en un proceso de transición energética.

Para Ernesto López Anadón, presidente del Instituto Argentino del Petróleo y Gas (IAPG), los recursos no convencionales “exceden las necesidades de energía de la Argentina, y ese enorme potencial es para exportar. Si aparecen recursos offshore también van a ser para exportación con un enorme impacto de desarrollo inclusivo, no solo en Neuquén y la costa de Buenos Aires”, dijo el especialista en diálogo con +e.

Pero más allá de que eventualmente se puedan comprobar reservas, algo que en las petroleras hay amplias expectativas teniendo en cuenta los recursos del Presal brasileño o los hallazgos frente a la costa africana que podrían replicarse en la plataforma argentina, López Anadón destacó la continuidad de la vigencia del gas y el petróleo aun en el marco de la transición energética.

“El mundo va a seguir creciendo en habitantes, con un consumo mayor de energía y mayor necesidad de infinidad de productos cotidianos que hoy provienen de los hidrocarburos, por lo que es impensable poder desprenderse de ellos. Por eso hoy se habla de una transición en el sentido de no eliminar el gas y el petróleo sino pasar a sistemas que produzcan menos emisiones”, dijo.

Finalmente, el titular del IAPG resaltó que el offshore se convirtió en la Argentina en una de las pocas políticas de Estado que atravesó décadas y diferentes gobiernos. “Se viene trabajando en la explotación del recurso desde el año 30, con distintas etapas a lo largo de estos años que permitieron perforar 180 pozos en diferentes campañas y matices”, dijo, y el ejemplo de eso es el aprovechamiento del sur, donde la Argentina produce el 17% del gas que consume en el mar Austral, frente a las costas de Tierra del Fuego.

offshorejpg.jpg

Voces del Gobierno

Pero a la voz del IAPG se sumaron al unísono en las últimas jornadas declaraciones que desde el gobierno nacional salieron a sostener la autorización de una actividad exploratoria convocada por el mismo Estado.

El presidente Alberto Fernández, a través de su vocera Gabriela Cerrutti, expresó que esta administración “no está de acuerdo con las posturas de un productivismo extremo o del extractivismo a cualquier costo, pero tampoco con prohibir algunas actividades”. La aprobación de la actual campaña offshore “tiene mucho control porque el país es firmante de acuerdos internacionales. Y es necesario un diálogo profundo incluso con las organizaciones ambientales, para poder llevar adelante este proceso de transición con cuidado, control y mucho consenso”, enfatizó la vocera.

“Tenemos una visión ambientalista. Lanzamos el año pasado el Plan de Desarrollo Productivo Verde y hacemos fuerza en la transición ecológica. El mundo está embarcado en la necesidad de ir a tecnologías más compatibles con el medioambiente, de combatir el cambio climático, pero es una transición, no podemos prescindir de un día para el otro de los combustibles fósiles”, afirmó en similar sentido el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Alberto Fernández en Vaca Muerta _ Loma Campana.jpg

Es que desde el Gobierno se observa que hay estudios que indican que probablemente en 30 años se dejen de utilizar combustibles fósiles, pero en el medio, es necesario crear empleo, generar divisas, y algunas opciones son el petróleo y el gas, la minería.

También el gobernador bonaerense Axel Kicillof se manifestó sobre el tema ya que “para la provincia y para los municipios podría representar una actividad económica muy importante”, al señalar que en el único lugar con estudios realizados en la Cuenca Norte se habla de un potencial de 200.000 barriles diarios y de u$s 32.000 millones de dólares, de acuerdo con un paper en el que se resalta que esa actividad generaría ingresos impositivos por u$s 4700 millones.

En esta nota

Comentarios