obra

Reactivan las obras del GNEA con modificaciones

En el nuevo diseño del trazado no se descarta usarlo en sentido inverso para llevar más gas desde Vaca Muerta.

El presidente Alberto Fernández se encargó de anticipar la reanudación de las obras para la finalización del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) hace casi medio año en una visita que hizo a Formosa. La concreción llegó a fines de octubre, de la mano del directorio de la empresa estatal Integración Energética Argentina SA (IEASA, ex ENARSA), que fue la que finalmente decidió levantar la suspensión que recaía sobre el proyecto.

Más allá de las disímiles versiones, estrictamente técnicas o políticas, lo cierto es que el GNEA tal como fue diseñado en el inicio no podrá ser; las circunstancias cambiaron y, con ellas, absolutamente todas las perspectivas posibles alrededor de una construcción de esta magnitud.

El proyecto original, que se puso en marcha en 2007 con la idea de promover el abastecimiento de gas natural en las provincias del Noreste Argentino, contemplaba la concreción de 1500 kilómetros de ductos troncales y otros 1500 kilómetros de ramales. Si bien el objetivo de proveer a esa región del país se mantiene, el avance del proyecto se vio impedido en principio ya que desde su diseño la obra estuvo pensada para enviar gas de Bolivia a la Argentina, y el país vecino no cuenta con el insumo excedente para darle ese destino.

Una alternativa hoy es usar el gasoducto al revés, es decir, una vez culminado el proyecto, inyectar el gas en el sur y llevarlo hasta Campo Durán en Salta, para luego continuar el transporte hacia el otro lado del mapa con el fin de beneficiar a 378.000 hogares.

Sin embargo, esa no fue la única causa por la que fue suspendido durante el gobierno de Mauricio Macri. De acuerdo con José Luis Sureda, quien estuviera a cargo de la Secretaría de Hidrocarburos de la Nación en su breve paso por la política entre 2015 y 2016, fallaron dos cosas que fueron las que llevaron a la suspensión de una gran parte de la construcción del GNEA.

“Además del contrato con Bolivia, falló la demanda que no está. Porque todo el noreste es una zona cálida, entonces la demanda residencial no está. Es una zona que no tiene problemas de generación eléctrica porque es una exportadora de energía por Yacyretá. Y no tiene demanda de industrias porque las que tiene no son energointensivas, son todas industrias vinculadas al campo. Sin demanda y sin gas para transportar desde el norte hacia el sur, hacer la obra no tenía sentido”, resume Sureda en diálogo con +e.

A su entender, el GNEA es un obra prevista para transportar 12 millones de metros cúbicos de gas natural por día. “Sin demanda, tampoco es posible pensar en ponerle una tarifa al gas que se transporte por el GNEA. La obra es muy grande para lo que se busca abastecer, es desproporcionada, no tiene nada que ver con lo planeado”, estima Sureda.

GNEA 2.jpg

Tres auditorías avalaron reanudar los trabajos

El directorio de la ex Enarsa, actual IEASA, fundamentó su decisión de “levantar la suspensión de obra” y afirmó que tres auditorías realizadas por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) en 2017 y dos de empresas privadas en 2018 y 2019, no presentaron objeciones u observaciones que la justificasen.

“Los supuestos impedimentos técnicos eran falsos argumentos esgrimidos para ocultar una decisión política de una gestión que siempre se expresó en forma adversa hacia esta obra, a la cual consideraba como gasto irrecuperable y no como una inversión para poner en valor al Noreste”, sostuvo la actual gestión de la empresa. El Enargas calificó de “injustificada” la suspensión de la administración anterior.

“Se retoma así un proyecto fundamental para llegar con el servicio público de gas natural a todos los argentinos y argentinas, abriendo la puerta a futuras exportaciones hacia los países vecinos y brindando una contundente señal a todo el sector del upstream”, señaló el ente en un comunicado, en donde también se comprometió a cumplir con su función de “establecer tarifas justas, razonables, accesibles y asequibles”.

En esta nota

Comentarios