Nord Stream

La dueña de Nord Stream 2 evalúa declararse insolvente

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania la semana pasada, varias grandes empresas dijeron que abandonarán sus operaciones en Rusia, incluida Shell.

La empresa con sede en Suiza que construyó el gasoducto Nord Stream 2 desde Rusia a Alemania está considerando la posibilidad de declararse insolvente, mientras intenta resolver sus exigencias antes de que venza el plazo de sanción de Estados Unidos para que otras entidades dejen de hacer tratos con ella, según explicaron a Reuters dos fuentes familiarizadas con la situación.

Estados Unidos sancionó a Nord Stream 2 AG la semana pasada después de que Rusia reconociera dos regiones escindidas en el este de Ucrania previo a iniciar la invasión del país, lo que ha provocado una ola de sanciones económicas por parte de Occidente.

Nord Stream 2 AG, registrada en Suiza y propiedad del gigante gasista estatal ruso Gazprom, completó el año pasado el proyecto de 11.000 millones de dólares que fue diseñado para duplicar la capacidad de bombeo de gas desde Rusia a Alemania.

Las dos fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que Nord Stream 2 AG "ha estado trabajando con un asesor financiero en la liquidación de algunos de sus pasivos y podría iniciar formalmente el procedimiento de insolvencia en un tribunal suizo tan pronto como esta semana".

El gasoducto de 1.230 kilómetros de longitud no pudo comenzar a operar comercialmente al estar pendiente de certificación en Alemania, que la semana pasada puso este proceso en suspenso como consecuencia de la escalada de la crisis de Ucrania.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EEUU emitió una orden ejecutiva el 23 de febrero en la que autorizaba "la liquidación de las transacciones relacionadas con Nord Stream 2 AG" o "cualquier entidad en la que Nord Stream 2 AG posea, directa o indirectamente, una participación del 50 por ciento o superior" antes del 2 de marzo.

Gazprom pagó la mitad del coste de la construcción de Nord Stream 2, mientras que el resto del proyecto de gasoducto de 11.000 millones de dólares fue financiado por la empresa británica de hidrocarburos Shell, la austriaca OMV, la francesa Engie y las alemanas Uniper y Wintershall DEA.

Asimismo, la compañía registrada en Suiza Nord Stream 2 AG también está rescindiendo los contratos de sus trabajadores, dijeron las fuentes. Sin embargo, aún no está claro si todas las entidades relacionadas con la firma serán cerradas o cómo planea Gazprom proceder al mantenimiento del gasoducto.

Ante este panorama, el ministro de Economía de Suiza, Guy Parmelin, dijo en una entrevista con el servicio de radio suizo RTS que todo el personal de Nord Stream que trabaja para la empresa en la ciudad suiza de Zug, más de 140 empleados, fue despedido.

Alemania, que obtiene la mitad de su gas de Rusia, dio su apoyo al proyecto para diversificar el suministro energético de Europa, pero el proyecto se enfrentó a la oposición dentro de la Unión Europea y de Estados Unidos por aumentar la dependencia del gas de la región respecto a Rusia y permitir a Moscú reducir los volúmenes a través de Ucrania, por los que tiene que pagar una tasa de tránsito.

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania la semana pasada, varias grandes empresas, incluidas las petroleras, dijeron que abandonarán sus operaciones en Rusia, incluida Shell, que dijo que dejará de participar en Nord Stream 2, entre otros activos.

En esta nota

Comentarios