Neuquén

¿Cómo será el servicio eléctrico durante el verano?

CALF y el EPEN afirman que el menor consumo por el COVID-19 y las nuevas obras van a contribuir para garantizar una demanda con menos inconvenientes.

La demanda eléctrica durante la pandemia bajó en la provincia de Neuquén, producto de la merma de algunas actividades económicas que terminaron afectadas por la cuarentena. Este escenario es uno de los argumentos de por qué durante este verano habrá menos riesgos de cortes prolongados de energía eléctrica.

En eso coinciden las autoridades de CALF (que tiene la distribución en Neuquén capital) y el Ente Provincial de Energía del Neuquén.

“Tenemos una capacidad de dar 150 MW en la ciudad y en estos días hemos llegado a 105. El año pasado rompimos el récord, llegando a 145 MW de consumo en el verano. Por eso sabemos que si bien puede haber problemas por sectores, Neuquén está bien en cuanto a la demanda eléctrica”, sostuvo Carlos Ciapponi, presidente de CALF en diálogo con +e.

Las estadísticas del consumo eléctrico en la pandemia arrojaron resultados extraordinarios en todo el mundo, pero en Neuquén, en algunos tramos de la cuarentena más dura, el consumo residencial e industrial en la ciudad fue similar a lo que sucede en un domingo.

“Estamos cubiertos, pero sólo estamos preocupados por las instalaciones del Alto Valle, estamos bien, aunque podremos tener algún problema particular por sectores de baja tensión por las altas temperaturas”, indicó Ciapponi.

Neuquén inauguró hace poco más de un mes la Estación Transformadora Bardas Norte en el barrio Copol. Cuando esté en pleno funcionamiento tendrá la capacidad de abastecer de energía eléctrica a la ciudad por al menos 15 años más.

La nueva estación transformadora estuvo a cargo del EPEN y se ubica en un predio de la cooperativa CALF. Tendrá una capacidad de dos transformadores de 45 megavolt amper cada uno, y una capacidad potencial final de tres transformadores de 45/45/30 MVA de potencia.

“La estación está energizada y a prueba, pero los alimentadores no están terminados y no podemos tomar carga de la estación transformadora Norte hasta marzo. Tenemos que hacer una serie de cortes programados que son importantes para la época del año, entonces preferimos empezar en marzo”, explicó el presidente de CALF.

Sostuvo además que uno de los barrios con demanda eléctrica creciente es Colonia Nueva Esperanza, una zona suburbana que empieza a desarrollarse con nuevas conexiones domiciliarias.

“Hoy tenemos en CALF un centro de operaciones digitalizado que nos permite tener una lectura en tiempo real de la carga de todos los alimentadores de la ciudad”, agregó Ciapponi.

En tanto que en todo el territorio neuquino, más allá de la ciudad de Neuquén, la demanda bajó alrededor de un 5% en estos meses, según confirmó el presidente del EPEN, Francisco Zambón.

"La demanda se fue recuperando de a poco, de los meses más duros como abril y mayo. Pasamos del 14 al 5 por ciento de caída. Es decir que la merma en el consumo hará que no tengamos problemas en el verano”, indicó Zambón.

La caída se sintió mucho más en los consumos industriales por el cierre de empresas; en el sector residencial a medida que se fueron flexibilizando las medidas de circulación después en la pandemia del coronavirus, la demanda empezó a transitar el sendero de la recuperación.

Según los datos del EPEN, en base a mediciones diarias que hace CAMMESA, la demanda de energía en la cuarentena durante abril (el mes más duro de la pandemia) cayó un 14,8% respecto del mismo mes del año anterior.

La pandemia fue una suerte de remanso en el consumo eléctrico, que pronostica, más allá del clima en el verano, algunos meses de mayor tranquilidad en cuanto a la posibilidad de cortes del suministro.

En esta nota

Comentarios