Naftas

Crudo: cierran acuerdos a tres meses

Productoras y refinadoras cierran contratos a tres meses. Esperan tener un escenario planificado de subas hasta el mes de mayo.

La comercialización de petróleo en el mercado interno vuelve a sufrir tensiones por la suba de la cotización internacional del barril, que alcanzó en los últimos días precios más altos durante la pandemia. Ante la inviabilidad -política y económica- de trasladar a los surtidores el incremento de costos del principal insumo para fabricar combustibles, las refinadoras y compañías productoras comenzaron a cerrar contratos a plazos más largos para congelar su precio en los próximos tres meses.

Se trata de un hecho inusual en la industria, según indicaron desde una petrolera con activos en Vaca Muerta a +e. En general, los contratos se negocian mensualmente y sin compromisos de volúmenes ni de precios. En el actual escenario, ya se comenzaron a cerrar acuerdos a dos o tres meses (de marzo a mayo) con valores en torno a los 52 a 55 dólares, según coincidieron desde varias compañías consultadas. En el mejor de los casos, se ha logrado acordar un máximo de u$s 60 el barril, aunque se trata de volúmenes marginales. Cada negociación entre privados tiene sus particularidades.

En enero y febrero, el crudo de la provincia de Neuquén se liquidó a un promedio de u$s 48. Los nuevos contratos buscan congelar el barril durante tres meses para tener un horizonte de previsibilidad, ante el incremento de la cotización a nivel internacional. Las refinadoras esperan aplicar subas escalonadas en los combustibles mensualmente, para llegar a un incremento acumulado de hasta un 15% en mayo.

Aducen que la seguidilla de aumentos que hubo este año, en torno al 11%, estuvo relacionada con la actualización de la carga impositiva que tienen las naftas y el gasoil (Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono) y a la recomposición de los precios de los combustibles que se utilizan como corte obligatorio, y no a una recuperación de su rentabilidad.

naftas combustibles precio.jpg

Otro factor que presiona sobre los precios de los combustibles es la constante microdevaluación de la moneda argentina.

El presidente Alberto Fernández, en una entrevista con C5N, dijo que el gobierno estudia “modificar el sistema de aumento de combustibles para que no haya un goteo permanente que influya todos los meses”.

El secretario de Energía, Darío Martínez, destacó que una de las cuestiones que presiona sobre los combustibles es el incremento de la cotización de las commodities como la soja y el maíz, insumos que se utilizan para elaborar el biodiésel y bioetanol que se mezcla con el gasoil y las naftas.

Señaló que se trabaja en una nueva regulación de biocombustibles, que reemplazará a la ley 26093 que vence en mayo. “Vemos que hay un año con commodities muy altos, y eso va a ser un problema permanente. Queremos avanzar en un esquema donde, cuando el precio se va muy arriba, el importe baje”, indicó.

Otra de las cuestiones centrales que definen los precios de los combustibles son los impuestos, que por ley se actualizan trimestralmente en relación al Índice de Precios al Consumidor (IPC). Si se suman el IVA e Ingresos Brutos, la carga impositiva de cada litro de nafta o gasoil sonda entre el 37% y el 40% del precio en surtidor.

Una de las ideas que se barajan es que Nación postergue la actualización de impuestos hasta después de las elecciones, resignando recaudación.

Con el Brent en torno a los u$s 70 y un precio del Medanito para marzo en u$s 52, las productoras puras ven más conveniente vender al exterior, aun con retenciones del 8% y los descuentos por calidad. Sin embargo, deben tener el visto bueno del gobierno, que controla las autorizaciones y que debe garantizar el abastecimiento de las refinerías locales.

En esta nota

Comentarios