La transición política

Sapag: "Me siento muy cómodo en el rol de consejero"

El exgobernador, una de las personas que más conoce de Vaca Muerta, descartó que haya una propuesta formal de integrarse en un potencial gabinete nacional. Consideró que Argentina primero debe recuperar la credibilidad ante los inversores y luego salir a conquistar mercados para el gas neuquino, una fuente de divisas y desarrollo.

David Mottura - motturad@lmneuquen.com.ar

A Jorge Sapag podría considerárselo un experto en Vaca Muerta. El ex gobernador conoce en detalle el potencial de la formación geológica, a la que considera una verdadera salida de desarrollo para la Argentina, y por eso llama a que se generen "políticas de Estado a largo plazo y razonables" para recuperar la confianza de los inversores. Ese conocimiento que tiene de Vaca Muerta y del sector hidrocarburífero provocó que su nombre apareciera como referencia para el área en un hipotético gabinete de Alberto Fernández. Sin embargo, Sapag relató que se siente bien donde está ahora: un asesor ad honorem de la provincia.

En diálogo con +e, Sapag cuestionó el DNU 566 más por su impacto en la credibilidad del país que en el económico. "No lo vamos a resolver con una nueva ley, lo vamos a resolver peldaño a peldaño reconstruyendo la credibilidad. Hay tratados internacionales de comercio, que tienen rango constitucional, a los que les tengo más Fe que a las leyes. A los inversores los vamos a tentar cuando seamos serios y responsables en el manejo de las políticas macroeconómicas y en el respeto a la palabra empeñada", sostuvo.

"Algunos funcionarios del actual gobierno nacional y algunos empresarios me han dicho que el Presidente reconoce el error, pero que la decisión fue más política que de gobierno", indicó Sapag. El decreto fue parte del paquete de medidas económicas después de las PASO y las provincias petroleras se enteraron de la letra chica en el Boletín Oficial. El resultado implica en a actualidad un freno a las inversiones de las empresas internacionales que operan en la Cuenca Neuquina, una baja del 30% en los equipos de perforación y trabajadores suspendidos en un número que podría rondar las 2000 personas.

"Estos errores no se pueden cometer, sobre todo cuando está en juego una inversión de estas características. Neuquén recibió la mayor cantidad de inversiones en términos absolutos de la República, recibió más inversiones que la provincia de Buenos Aires. No vamos a seguir mirando para atrás, el error ya se cometió y ahora hay que seguir para adelante. Tenemos u$s 25.000 millones en los próximos cuatro años, la posibilidad de que Neuquén crezca a un ritmo de 100.000 barriles por día por año donde podremos estar en el orden de 550.000 barriles por día en el 2023. Esto significa u$s 20.000 millones en exportaciones en esos cuatro años desde Neuquén", describió Sapag.

Para el exgobernador, hay oportunidades para la Argentina y su creciente producción de gas. Una es la generación eléctrica por gas y el mayor uso de alternativas como el GNC para el transporte de cargas y de pasajeros. Esto de la mano de la construcción de nuevos gasoductos para abastecer a la población. Y luego están los objetivos internacionales: reemplazar el 40% de carbón de la matriz energética de Chile por el gas argentino, primero; con mirar a los próximos cuatro años, contribuir para que avance el proyecto de la planta de licuefacción para que el gas de Vaca Muerta busca nuevos mercados. "Desde el Atlántico tiene que exportarse gas a países europeos, a China, a India y a todo le sudeste asiático", expresó.

Para que todo esto transite por los carriles correctos, y seguir en la construcción de la credibilidad argentina, hay que salir a conquistar esos nuevos mercados. "Mi padre siempre decía que el servicio exterior de la Nación tiene que ser comerciante, la diplomacia argentina tiene que convertirse en los mercaderes que lleven los productos argentinos a los distintos mercados del mundo. Un gran desafío que se puede lograr a través de la licuefacción de nuestro gas", describió.

Conocer en detalle Vaca Muerta y haber liderado la provincia cabecera de la formación que permitió el impulso de los no convencionales en el país ha fomentado especulaciones. En 2015, cuando Daniel Scioli era el candidato del peronismo, se habló de incorporar a Sapag en el área energética. En las últimas semanas, con motivo de la previa de las elecciones presidenciales, Sapag volvió a aparecer en la danza de nombres de lo que sería un hipotético gabinete de Alberto Fernández.

"La verdad es que no hay ningún ofrecimiento. Yo estoy viviendo en la provincia de Neuquén y estoy trabajando como consejero ad honorem con el gobernador Omar Gutiérrez, con los diputados y los funcionarios sobre Vaca Muerta y los hidrocarburos. He tenido oportunidad de conversar con distintos referentes nacionales, pero siempre para ofrecerles la palabra, el consejo y la experiencia. Me siento muy cómodo en el rol de consejero", determinó en el diálogo con +e.

Sapag reconoció que ha hablado con el entorno del justicialismo que han denominado Frente de Todos para expresar "nuestros pensamientos de cómo debería encararse la política económica general y la energética en particular, especialmente en como hay que encarar Vaca Muerta".

En esta nota

Comentarios