INPRES

Comenzaron las obras para instalar la red de sismógrafos

La subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos comenzó con la primera parte de las obras civiles de los sitios para alojar sismógrafos.

Esta semana, la provincia de Neuquén dio inicio a la primera etapa del proyecto del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres) para instalar un total de 16 estaciones que formarán la red de monitoreo sismográfico en la región.

De acuerdo a información oficial, las tareas fueron llevadas a cabo por un equipo de la Subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos y miembros del Inpres, quienes inspeccionaron el comienzo de las obras civiles del primer sitio donde se alojará uno de los equipos sismográficos, denominado HH8.

La primera fase de funcionamiento de la red es realizada a través de un trabajo de concientización y sensibilización a cargo del organismo nacional en conjunto con el Observatorio Sismológico del Conicet y la Oficina Provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación (Optic) de Neuquén.

Según indicaron desde la provincia, una vez finalizada la obra civil y que los equipos sismológicos lleguen al país, “serán debidamente calibrados por el Inpres y se enviarán comisiones de técnicos, que procederán a instalar dichas estaciones y regularán las mismas para dejarlas en perfectas condiciones de comenzar a transmitir desde cada sitio de la red, publicando la información en la web del Instituto”.

Fracking Sismos _ 1.jpg

Al respecto, Silvia Moreno, ingeniera y magister en Ingeniería Civil e integrante del área de Ingeniería Sismorresistente del organismo de control, explicó: “Se trata de un proyecto anhelado durante muchos años por el Inpres y toda su comunidad científica y que hoy, gracias al trabajo mancomunado del ministerio de Energía y Recursos Naturales, a través de la subsecretaría de Energía, Minería e Hidrocarburos, se está haciendo realidad”.

“Neuquén pasará a ser la provincia mejor monitoreada del país, debido a la cantidad de aparatos que posee y su tecnología de avanzada”, afirmó la experta.

Además, Moreno informó que la base de la iniciativa para la Cuenca Neuquina “es la recopilación de datos de los sismos, los movimientos, su localización, la fecha de ocurrencia, y daños producidos”.

“Todo esto se obtiene a través del monitoreo, constituyendo la información básica que contribuye a determinar el peligro sísmico de las diferentes zonas, como la elaboración de los reglamentos de las construcciones sismorresistentes”, sostuvo.

Finalmente, la especialista invitó a los ciudadanos a colaborar con la entidad y en esta línea, afirmó: “Contar con datos de la ubicación geográfica, desde donde cada persona accede a la página, ayuda a mejorar el análisis e injerencia, respecto a cómo y dónde, se perciben los sismos”.

Cada estación sismológica estará delimitada por un cerco perimetral de 10 metros cuadrados y contará con una antena de transmisión y paneles solares para alimentar las baterías que suministran la energía a los instrumentos. Asimismo, el sismómetro estará alojado en un receptáculo de hormigón armado, ejecutado in situ, de dos metros cuadrados y una profundidad de dos metros aproximadamente.

En esta nota

Comentarios