Huracán

Tras el huracán, Luisiana estará un mes sin electricidad

Tras el paso del Huracán Ida, el sur del estado de Luisiana , EE.UU., se enfrenta a un mes sin electricidad a medida que aumenta el calor.

Por Devika Krishna Kumar y Nathan Layne

NUEVA ORLEANS (Reuters) - El sur de Luisiana se preparaba para pasar un mes sin electricidad y sin un suministro de agua potable tras el paso del huracán Ida, una de las tormentas más potentes que ha azotado la costa estadounidense del Golfo de México, mientras la gente se enfrentaba a un calor y una humedad sofocantes.

La tormenta causó la muerte de al menos cuatro personas, según las autoridades, un número que podría haber sido mucho mayor si no fuera por el sistema de diques fortificados que se construyó alrededor de Nueva Orleans tras la devastación del huracán Katrina hace 16 años.

A primera hora del martes, cerca de 1,3 millones de clientes estaban sin electricidad 48 horas después de que la tormenta tocara tierra, la mayoría de ellos en Luisiana, dijo PowerOutage, que reúne datos de las compañías de servicios públicos de Estados Unidos.

Las autoridades no pudieron realizar una evaluación completa de los daños porque los árboles derribados obstruían las carreteras, dijo Deanne Criswell, jefa de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias de Estados Unidos.

Para agravar el sufrimiento, el índice de calor en gran parte de Luisiana y Misisipi alcanzó los 35 grados Celsius, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

El presidente Joe Biden ofreció ayuda federal para restablecer el suministro eléctrico durante una llamada con la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, y los jefes de dos de las mayores empresas de servicios públicos de la Costa del Golfo, Entergy y Southern Co, dijo la Casa Blanca.

En el Hospital Ochsner St. Anne, al suroeste de Nueva Orleans, camiones cisterna de 6.000 galones bombeaban combustible y agua a los depósitos para mantener el aire acondicionado en funcionamiento. El centro médico cerró sus puertas a todos los pacientes, excepto a unos pocos de emergencia.

Incluso los generadores de electricidad eran peligrosos. Nueve personas de la parroquia de St. Tammany, al noreste de Nueva Orleans, fueron trasladadas al hospital por envenenamiento con monóxido de carbono debido a un generador alimentado por gas, según los medios de comunicación.

Alrededor de 440.000 personas de la parroquia de Jefferson, al sur de Nueva Orleans, podrían quedarse sin electricidad durante un mes o más después de que se derrumbaran los postes de los servicios públicos, dijo el concejal Deano Bonano, citando los comentarios de los funcionarios de electricidad.

Entre los cuatro muertos hay dos que fallecieron en el derrumbe de una autopista del sureste de Misisipi que hirió gravemente a otras 10 personas. Un hombre murió al intentar atravesar las aguas altas en Nueva Orleans y otro al caer un árbol sobre una casa de Baton Rouge.

En esta nota

Comentarios