Hidrógeno

La Argentina del hidrógeno necesitará precios competitivos

Es una de las recomendaciones que se hicieron en el primer panel del foro sobre el hidrógeno organizado por el Consejo Económico y Social.

El hidrógeno empieza a tener cada vez más interés en la Argentina, por su valor estratégico. Por lo que el Consejo Económico y Social impulsó una jornada de debates con actores políticos, empresarios y científicos. El primer panel buscó responder a la pregunta "¿existe una oportunidad para acelerar la transición energética y posicionar al país como líder regional?".

En este espacio estuvieron presentes Javier Papa, subsecretario de Planeamiento Energético del Ministerio de Economía, Joerg Husar, manager del Programa de América Latina en la Agencia Internacional de Energía, Alejandro Gesino del Instituto Fraunhofer IEE y Adriana Serquis como referente del INN-CNEA-CONICET-Bariloche. El rol de las renovables y del gas naturales tuvieron presencia en estas exposiciones.

Papa planteó que la Argentina tiene un potencial enorme en la economía del hidrógeno gracias su capacidad de generar energía a través de gas natural, energía atómica y renovables. "La Argentina cuenta con una vasta red de gas natural y esto es muy importante, porque el hidrógeno puede ser mezclado con gas y ser transportado. Y las capacidades productivas están allí, están en Vaca Muerta que apenas el 5% de su superficie está en desarrollo", explicó.

Además, el funcionario nacional repasó que la energía solar del noroeste y la eólica en la Patagonia están en estándares internacionales, por lo que la Argentina tiene un enorme potencial en las energías verdes. Con el régimen de promoción de energías renovables, se busca que la matriz energética del país llegue a un 20% en 2030 (el año pasado se alcanzó el 12%).

"Desde una mirada de costos-precios, es un desafío. Hay mucho entusiasmo, pero sabemos poco. Me parece importante que la Mesa Interministerial de Hidrógeno se está recabando evidencia empírica para elaborar una política con el hidrógeno", opinó Papa. "Desde la Subsecretaría estamos recopilando las primeras estadísticas oficiales de hidrógeno", añadió.

Husar, en representación de la AIE, explicó que los estudios globales indican que América Latina podría lograr precios competitivos en el sector del hidrógeno. "Estamos elaborando un panorama del hidrógeno en la región con todas sus potencialidades. Vemos que hay cuatro principales vectores: la refinación, el metano, amoníaco y el acero. La Argentina tiene una base industrial bastante diversificada", remarcó.

"Estas tecnologías no están maduras, se necesita mucha investigación y desarrollo. La Argentina tiene un sector científico establecido y mano de obra calificada", sostuvo Husar. El representante de la AIE consideró entre los esfuerzos para alentar al hidrógeno estaría una política de precios e incentivos a su producción. "Hay que crear la demanda inicial, atendender a los sectores que buscan descarbonizar, para luego ir creciendo a gran escala", recomendó.

Por su parte, Serquis valoró que los objetivos y los diagnósticos son claves para el desarrollo del hidrógeno. "Una política de estado sostenido nos permite tener una soberanía tecnológica. "Tenemos que pensar qye si hay que crear una comisión -como la Comisión de Energía Atómica- hay que tener como insignia la soberanía en cualquiera de las tecnología que queramos afrontar", subrayó.

"Una comisión o una mejor coordinación entre las instituciones, serán una decisión después de analizar bien los diagnósticos de nuestras potencialidades", planteó. "Me parece que las políticas públicas puedan sumar a más empresas nacionales que en el corto y mediano plazo se pueda empezar con el uso de estas nuevas tecnologías. La mirada a futuro se tiene que atrever a desafíos novedosos como lo es el hidrógeno", reflexionó.

Gesino, del Instituto Fraunhofer, comentó en la actualidad existe una demanda concreta de descarbonización y de hidrógeno. En ese sentido, el experto señaló, en sintonía con los demás panelistas, que los precios del hidrógeno tienen que considerar las escalas, puesto que los grandes países demandantes no estarán de acuerdo en pagar sumas muy altas, por lo que hay que apuntar a precios competitivos.

En esta nota

Comentarios