hidroeléctricas

Hidroeléctricas: la grieta política que se profundiza en Neuquén

El bloque de UxP dice que Figueroa esquivó pronunciarse por un proyecto de manejo mixto de las represas hidroeléctricas. Milei avanza en el camino privatizador.

El tema de las hidroeléctricas parece haber caído en un saco vacío para la provincia de Neuquén que mira cómo el escenario de Javier Milei va camino a la privatización de las represas, más allá de las prórrogas a las concesiones.

El conflicto que viene desde el año pasado, resurge en un escenario con posturas distintas y enfrentadas entre el gobernador Rolando Figueroa y el bloque de diputados de Unión por la Patria en la Legislatura de Neuquén.

Figueroa no dio el aval y por eso no se trató el tema en las sesiones extraordinarias, en la que pedimos que no sólo se aborde la emergencia sanitaria, sino una expresión sobre los recursos naturales de la provincia. Tampoco se rechazó el DNU”, dijo a +e Lorena Parrilli, diputada provincial por UxP, quien comparte la bancada con Darío Martínez, ex secretario de Energía de la Nación.

La legisladora provincial peronista recordó el proyecto que presentó su padre, Oscar Parrilli actual senador por UxP y secretario general de las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Se trata del proyecto para que las hidroeléctricas que vencieron las concesiones en julio y diciembre del año pasado no sólo pasen al estado, en este caso a Enarsa (Energía Argentina SA), sino conformar un sociedad mixta con las provincias y con el aporte minoritario del sector privado.

La iniciativa quedó entrampada en un tema electoral y, al asumir Milei, hubo un giro de 180 grados en la política energética.

“Que hagan participar a las provincias en la mesa de administración y la producción de las hidroeléctricas, el senador presentó el proyecto en marzo del año pasado, y luego envió dos notas, en julio y agosto, a la exsecretaria de Energía Flavia Royón (que quedó en la gestión de La Libertad Avanza) para que no se prorroguen las concesiones”, dijo Parrilli.

La gestión de Alberto Fernández no tuvo mucho margen de maniobra para autorizar este proyecto de ley, que iba a equilibrar las fuerzas (de algún modo) entre Nación que es la dueña de las represas, las provincias que tiene la potestad del recurso hídrico, y la posibilidad de que los privados entren con un paquete accionista o de operación y mantenimiento de las presas.

El gobierno nacional había prorrogado las concesiones el año pasado por 60 y 100 días más y ahora las estiró nuevamente hasta tener el diseño de lo que quiere hacer con el negocio energético.

Represa Aña Cua _ Hidroeléctricas 004 (1).jpg

Las concesionarias a las que se les vencieron los contratos son AES (Alicurá), ENEL Generación (El Chocón Arroyito), Central Puerto (Piedra del Águila) y Aconcagua Energía (Cerros Colorados).

ENEL, firma que maneja la distribuidora Edesur, entre otros activos, había puesto a la venta la central de El Chocón, previo a la finalización del contrato de concesión, como parte de su proceso de salida de la Argentina.

Parrilli dijo que tiene que ser el gobierno de la provincia de Neuquén el que tome las riendas del debate, para que haga valer la potestad de recursos, que está dentro de la Constitución Nacional.

Pero el gobernador Figueroa tiene otros frentes abiertos en la provincia y una coalición política que lo llevó al poder, que va desde un sector del kirchnerismo, gran parte del MPN, La Libertad Avanza y el PRO.

“Sobre las hidroeléctricas nos dimos cuenta que las cuatro concesiones no sirvieron para nada, porque los pueblos y ciudades nos tiene nada de desarrollo ni ningún tipo de diversificación productiva ni nada”, indicó la legisladora, a respecto a las localidades de Piedra el Águila y Villa El Chocón, que tiene un desarrollo relativo de sus economías.

Y sostuvo: “Las hidroeléctricas deberían hacer crecer la energía hidráulica y quedaron ahí y las ciudades que quedaron aledañas a las represas son puedo y ciudades que no se ve nada de mejora”.

Parrilli fue más allá y se metió con la mecánica financiera que tienen las hidroeléctricas respecto a las regalías (que no son tantas como las petroleras) en dólares.

“Fueron 30 años y todas esas hidroeléctricas, quedó demostrado que fugaron los dólares por el Fondo Monetario porque las que más remiten a sus casas matrices eran esas empresas energéticas”, indicó.

La diputada provincial destacó además el rol de su compañero de bancada, Darío Martínez, quien presentó otros proyectos a nivel local para que la provincia de Neuquén blinde las acciones de YPF, ante el DNU de Milei, respecto a la intención de privatizar las empresas públicas.

“Con las hidroeléctricas se calla la boca el gobernador y con el DNU también, pero me mete el proyecto de emergencia. Me parece que lo único que se está haciendo es un show de márquetin político, porque cada cosa que hace o decisión que toma la manda a medir o consultar. Me parece que se vienen tiempos en los que hay que tomar decisiones y gobernar”, concluyó.

En esta nota

Dejá tu comentario