gas

Vaca Muerta: cómo es la actividad en plena pandemia

Las empresas ajustan sus planes de perforación a lo que les permite el COVID-19. Completan pozos y avanzan con obras a la espera de una suba de la demanda.

Un escenario extraordinariamente crítico demandará decisiones realistas y precavidas en los meses que siguen en la industria de los hidrocarburos. La llegada de la primera vacuna que está en fase 3, la rusa Sputnik V, y los acuerdos con otros laboratorios como Pfizer son alentadores para reducir los contagios y revertir la crisis de salud en el mundo. Eso impulsará la demanda de energía, donde las empresas de petróleo y gas ya empiezan a mirar hacia adelante.

Pareciera que quedaron lejos los proyectos de desarrollo masivo y las grandes inversiones, pero lo cierto es que hay empresas que no frenaron del todo su actividad. L os pozos horizontales con objetivo en Vaca Muerta están volviendo poco a poco, el regreso de YPF con el fracking también le da un horizonte a la industria y los planes de inversión se empiezan a delinear de otra forma.

El contexto inédito por la pandemia del COVID-19 exigió a todas las compañías readaptarse, tomar como un hábito los protocolos de prevención y acelerar la digitalización con el home office, como la cara más visible de los cambios que vinieron en 2020.

YPF abrió el juego con un acuerdo laboral junto con el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. Un plan de optimización de los costos en sus áreas y un cronograma de subida de equipos para que paulatinamente vuelvan a la actividad en los yacimientos entre 7000 y 8000 petroleros.

El horizonte de la compañía es tener 45 equipos de torre para marzo de 2021 en la Cuenca Neuquina. Serían alrededor de doce perforadores e incluirían tres sets de fractura -en la actualidad está en actividad uno-.

Pan American Energy y Shell lograron sostener un ritmo de trabajo aceptable, más allá del contexto caótico que impuso el nuevo coronavirus.

Según pudo saber +e, PAE sorteó el contexto adverso luego del freno de abril y mayo. En junio volvió a la actividad y en la actualidad tiene dos perforadores, además de haber comenzar a fracturar pozos como parte de las tareas que habían quedado en pausa por el aislamiento.

Con la elaboración de protocolos, incluso abrió un frente de obras de construcción. Es así que fueron preparando locaciones autorizadas y líneas de conducción, pero también obras más grandes. Entre ellas el gasoducto de Aguada Pichana Oeste a Aguada Pichana Este y dos oleoductos, uno de Bandurria Centro al troncal que está en Loma Campana y el otro para unir los pozos de shale oil en Lindero Atravesado.

Por su parte, Shell completó cinco pozos horizontales entre mayo y fines de julio en Bajada de Añelo y un total de 149 etapas de fractura. Además, sostuvieron una serie de obras como una planta de deshidratación, filtrado y medición de gas en asociación con TGS. En Cruz de Lorena, el SAI-652 perforó 1.426 metros en 24 horas, marcando de esta manera un récord en medio de la pandemia.

Tecpetrol logró mostrar todo el potencial que tienen los bloques con objetivo a shale gas en Vaca Muerta. Convirtió a Fortín de Piedra en el mayor productor de gas del país, llegando a un récord de 17,5 millones de metros cúbicos de gas por día. Incluso destronó a áreas de la Cuenca Austral que eran históricamente más productivas.

Las 141 etapas de fractura que se pudieron ver en septiembre fueron en tres pozos en Fortín de Piedra. La motivación principal por estos tiempos es continuar su plan de desarrollo en ese bloque, donde invirtió nada menos que u$s 2000 millones. Continuarán las tareas de perforación y fractura enfocadas en ese emblema del shale gas. La empresa negocia su incorporación al Plan Gas 4 con el gobierno nacional, con el que mantiene un litigio por el subsidio de la resolución 46 del gobierno de Cambiemos.

Vista Oil & Gas anunció el quinto pad en Bajada del Palo Oeste. El presidente y CEO, Miguel Galuccio presentó un balance del tercer trimestre del año bastante optimista: informó un crecimiento del 12% en su producción de petróleo y una reducción en sus costos del 19%.

Este pad número cinco está al norte del área y su diseño implicará pozos con una rama lateral de 2500 metros de longitud. La separación entre cada etapa de fractura será de 50 metros.

Las Pymes: consensuar, esperar y apuntar al desarrollo

Un gran número de empresas regionales están con deudas muy abultadas, fruto del costoso financiamiento que tiene el país y de haber tenido que transitar largos meses de incertidumbre por la crisis que provocó el COVID-19.

Todo ese clima ahora lleva a la Federación de Cámaras de Empresas del Sector Energético (Fecene) a continuar con el diálogo en la búsqueda de consensos con las operadoras. Y muy especialmente con las grandes petroleras de servicios.

Mientras tanto, el siguiente paso es esperar a que se vayan dando la suba de equipos y la paulatina reubicación de los operarios que actualmente están en stand by. El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, fue intermediario en una reunión de la cúpula de Fecene con el CEO de YPF, Sergio Affronti.

Por último, las pymes de Vaca Muerta también apuntan al desarrollo. Es así que le dieron el visto bueno al Plan Gas 4, aunque consideran necesario que se avance en la ley de inversiones que anunció el presidente Alberto Fernández.

LEÉ MÁS

El regreso de YPF al fracking se hizo sentir en octubre

En esta nota

Comentarios