gas

Fortín de Piedra entró a la cuarentena al 50%

De acuerdo a los datos de la secretaría de Energía, el área de Tecpetrol en Vaca Muerta produjo en marzo 9,7 MMm3 diarios de shale gas.

FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

El área Fortín de Piedra produce a casi la mitad de todo su potencial. De acuerdo a los datos de la secretaría de Energía de la Nación, en marzo, cuando el país entró en la pandemia del coronavirus, aportó al sistema nacional unos 9,7 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) de gas.

Se trata de poco menos que el 50 por ciento de su capacidad de producción, que Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint que levantó ese campo productor en Vaca Muerta en un año, llevó a finales de 2019 a los 20 MMm3/d.

Si bien marzo es un mes en que todavía el consumo habitual de gas no es parte del ciclo de mayor demanda, relacionado a los meses de baja de temperatura que se dan entre mayo-septiembre, lo cierto es que el indicador también da cuenta de cómo se está sintiendo la parálisis del sector, pronunciada con el ingreso en la cuarentena.

La planta de procesamiento del yacimiento, donde Tecpetrol invirtió unos 1850 millones de dólares, había sumado un nuevo módulo para tratar la producción de sus pozos de shale gas.

En el área se consiguieron algunos de los mejores resultados de este segmento de la industria. Fortín de Piedra bastó por sí sola para tornarse como un factor disruptivo en el mercado del gas, en medio de los estímulos que estableció la anterior gestión a la producción de este fluido de los campos no convencionales, que se extenderán hasta el 2021.

Con todo, la baja del consumo interno, la caída de precios del gas y la imposibilidad, por ahora, de acceder a mercados para incrementar volúmenes de producción, algo agravado por el efecto del coronavirus, plantea un contexto desfavorable para las productoras, que podría volverse un problema para el país si no hay inversiones en el corto y mediano plazo.

Esto se da por la lógica de este tipo de campos, que requieren de una inversión intensiva de capital para evitar el declino de la producción, caracterizada por un primer momento de gran rendimiento pero con una caída rápida en términos relativos de la industria. Esto es: solo sosteniendo la inversión en upstream (perforación) se puede sostener el rendimiento en el volumen de producción.

De hecho, es algo que referentes del sector vienen observando desde el año pasado, cuando luego de una serie de señales políticas advertían que sin nuevas inversiones el país podría necesitar volver a comprar gas al exterior en mayor escala, luego de equilibrar su balanza energética por la mayor producción de petróleo y gas. Queda por ver cómo actuará el freno económico este invierno, luego de que el año pasado Neuquén alcanzara con todos los yacimientos de la provincia llegar en julio pasado a los 83 MMm3/d, un volumen de producción que no se registraba hacía 16 años.

Fortín de Piedra mostró todo el potencial del gas no convencional de Vaca Muerta, luego de experiencias como la de YPF en sociedad con la gigante de la industria química Dow Chemical en el área El Orejano.

Para las productoras, la necesidad de obras de infraestructura es otro de los temas centrales a resolver cuando haya condiciones económicas que permitan aumentar las cuotas de producción.

De hecho, hay gasoductos troncales proyectados. Algo que por ahora parece lejano, ya que las condiciones económicas no son las adecuadas y al mismo tiempo la situación de la economía mundial, en la foto de hoy, plantea interrogantes acerca de la viabilidad de esos proyectos.

En esta nota

Comentarios