Gas

El gas de Vaca Muerta sigue yendo a Brasil

La compañía SAESA vendió la Central Térmica Uruguaiana, pero se encargará de suministrarle el gas natural.

SAESA vendió la Central Térmica Uruguaiana (CTU), ubicada en Rio Grande Do Sul, en Brasil, a la firma brasileña Âmbar, perteneciente al grupo empresario J&F, en un cambio de estrategia de la compañía argentina con esa planta que reactivó recientemente. El holding comprador es el mayor grupo económico privado de Brasil y cuenta con 250.000 empleados distribuidos en 190 países.

En septiembre del año pasado, SAESA había comprado el 100% de Uruguaiana a la estadounidense AES y a BNDES, el Banco Nacional de Brasil. La central de 640 megawatts (Mw) de potencia llevaba cinco años sin generar energía y fue la firma argentina la que retomó los trabajos con el objetivo de generarle una puerta de entrada al gas argentino, en particular el de Vaca Muerta, a las industrias brasileñas.

En el mes de febrero de 2021 después de una serie de pruebas y una inversión inicial de u$s 10 millones, y tal como reportó en aquel momento +e, SAESA logró la puesta en marcha de la central con gas argentino.

“El mercado energético brasileño es difícil de operar sin el acompañamiento de un aliado local. Resolvimos los problemas técnicos iniciales, y ahora nos dedicaremos al suministro del gas natural”, explicó dice Juan Bosch, director de Negocios Internacionales de SAESA y uno de los encargados de este proyecto.

Es así que tras el acuerdo, Âmbar pasa a ser la titular y la operadora de Uruguaiana, mientras que SAESA se abocará al suministro de gas natural.

La Argentina genera un excedente de gas natural durante el verano que se puede volcar en el sur de Brasil, lo que permite no sólo incrementar las exportaciones y generar valor agregado, trabajo y divisas, sino también darle al sistema doméstico de transporte gasífero mayor resiliencia y flexibilidad.

Por su parte, SAESA busca seguir ampliando su operación en mercados energéticos sofisticados: es la primera comercializadora argentina que incursiona en Brasil y a fines del año pasado abrió también oficinas en España, desde donde buscará expandirse al resto de Europa.

Era 2008 cuando la Argentina perdió el mercado de Brasil, en medio de la crisis de producción de hidrocarburos. SAESA vino a recomponer esa relación con la compra de la central en Río Grande do Sul que cuenta con una capacidad total de 640MW y utiliza hasta 2,5 Millones de m3 de gas natural por día.

El interés brasileño por el gas argentino también se debe a las bajas de las hidroeléctricas y a las opciones que se evaluaron entre ambos gobiernos antes de la pandemia.

En esta nota

Comentarios