offshore

El offshore avanza pese a los obstáculos

Argerich y Fénix son las banderas de la actividad offshore. El estado de las iniciativas que podrían cambiar la matriz energética del país.

El offshore es uno de los proyectos que promete ser protagonista durante este año. Argerich y Fénix son las iniciativas que despiertan expectativas en la industria hidrocarburífera y que pueden cambiar la matriz productiva del país a partir de su potencial.

El primero de ellos volvió a recibir el visto bueno por parte de la Justicia Federal para comenzar la con la habilitación de la exploración sísmica a más de 300 kilómetros de la costa de Mar del Plata, que ya había habilitado el 5 de diciembre pasado. Es que los recursos extraordinarios presentados por ONGs ambientalistas fueron considerados inadmisibles.

La nueva decisión fue dada a conocer el 25 de enero por los jueces Eduardo Jiménez y Bernardo Bibel -convocados en medio de la feria judicial- lo que permitirá que las empresas contratadas puedan realizar los trabajos de retrospección sobre el Mar Argentino y, de esta manera, conocer si hay hidrocarburos.

En los últimos 20 años se han perforados solo 9 pozos en el offshore, pese a que se estima que el país cuenta con un potencial de miles de millones de barriles de petróleo por investigar, volúmenes de la escala de Vaca Muerta, lo que impactaría en forma sustancial en la matriz energética del país.

En este sentido, el consorcio integrado por Equinor, YPF y Shell investigará el área CAN-100 de 15 mil kilómetros cuadrados bajo la profundidad de 1.527 metros y que proyecta un recurso de 1.100 MBOE.

Con el visto bueno de la Justicia, la exploración de sísmica generará 168 empleos directos, 173 puestos de trabajo en la parte logística y 123 empleos en tierra. En el pozo Argerich se proyectan más de 400 empleos directos y 1.300 puestos laborales indirectos.

Offshore buque sísmico Argerich YPF Mar Argentino.jpg

En caso de obtener éxito, Argerich podría dar trabajo a más de 11 mil personas de forma directa e indirecta. Sin embargo, el dato más alentador es que si el bloque CAN-100 es exitoso se puede duplicar esa cantidad de puestos de trabajo y, si las condiciones lo ameritan, se podría multiplicar por seis las oportunidades de trabajo.

Otro dato para tener en cuenta es que el transporte, gastronomía, hotelería y servicios podrían verse beneficiados con el crecimiento de su actividad en un 1% anual.

En tanto, el proyecto Fénix está cada vez más cerca de ser una realidad. El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación llevará a cabo una consulta pública para recoger las inquietudes y observaciones de la ciudadanía sobre la iniciativa de TotalEnergies, Wintershall Dea y Pan American Energy.

La consulta estará disponible hasta el 8 de febrero mediante la plataforma digital provista por la Secretaría de Innovación Pública.

Fénix es un yacimiento de gas ubicado en la Cuenca Austral, que comprende la construcción e instalación de una plataforma gasífera, a la cual se conectaría tres pozos perforados a 60 kilómetros de la línea de costa de Tierra del Fuego en una profundidad de agua de 70 metros.

La producción sería transportada a través de la extensión de un gasoducto de 36,5 km, conectado a la plataforma Vega Pléyade. El gas sería procesado y acondicionado en las plantas de tratamiento de gas de Río Cullen y Cañadón Alfa, para luego ingresar al Gasoducto San Martín.

Se estima que la plataforma aportaría hasta 10 mil millones de metros cúbicos de gas por día, lo que representa cerca del 8 % de la producción actual de gas del país.

En esta nota

Dejá tu comentario