empresas

Negociación. El diálogo para reactivar Vaca Muerta

Los sindicatos y las empresas tratan de resolver una agenda que sentará las condiciones para la vuelta al desarrollo.

Siguen las discusiones entre los sindicatos petroleros y las cámaras empresariales, en el marco de una reapertura de la paritaria del 2019 y una agenda cruzada por un potencial acuerdo de productividad y la chance de negociar la pauta salarial del 2020, dos grandes asuntos que quedaron en suspenso por el contexto de la pandemia del coronavirus COVID-19.

El CEO de YPF, Sergio Affronti, anunció el plan de reactivación en el Paseo de la Costa de la ciudad de Neuquén, en una visita relámpago el 4 de este mes. La compañía pone en operación siete equiposde torre, de los cuales tres son perforadores, en tanto que el objetivo hacia marzo del año que viene sería tener más de 40 torres en la cuenca.

Sin embargo, la necesidad de reactivar los yacimientos con objetivo en la roca Vaca Muerta tiene como telón de fondo el nuevo Plan Gas. O como lo denomina el gobierno nacional: Esquema del Gas 2020/2024. Se trata de un programa de estímulos para incrementar la producción gasífera en las distintas cuencas y que es solicitado con especial interés por los inversores de Vaca Muerta y del offshore de la Cuenca Austral.

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, sostuvo que en la mesa de negociaciones deberían estar autoridades del Gobierno para bajar la ansiedad en temas que importan al sector empresarial.

“Las empresas están esperando que salga el Plan Gas. Nosotros vamos a estar sentados alrededor de esta mesa, va a llegar el final de la conciliación obligatoria y no vamos a tener el resultado. ¿Por qué? Porque faltan otros actores que tienen que estar, porque el gobierno nacional también deberá darles respuestas”, apuntó el sindicalista de los petroleros de la Cuenca Neuquina en una entrevista radial.

Si bien la conciliación obligatoria y la reunión virtual las convocó el Ministerio de Trabajo de la Nación, para el titular del gremio de base falta un interlocutor nacional en esta mesa.

Pereyra aclaró que el 15 de agosto el sindicato presentó una nota para abrir las paritarias de este año, pero que la prioridad es cerrar la del 2019. A esta, que ya está homologada, le resta una cláusula de revisión salarial según inflación que debió definirse en marzo pero en el contexto de la pandemia se cambió la agenda. Es así que se firmaron dos acuerdos salariales y de suspensiones.

Además, hay empresas que retuvieron aportes a los trabajadores (ver aparte) pero no los han liquidado, por lo que la deuda en el sindicato se incrementa en distintos frentes, en especial el sanitario con las clínicas, consultorios, farmacias y descuentos en medicamentos. “Es imposible seguir dando a la gente los beneficios cuando no están los aportes”, sostuvo el secretario general del gremio petrolero de base.

La crisis que provocó el COVID-19, con el desplome de la demanda de petróleo y combustibles, se encuentra en una etapa de negociaciones en la Argentina. YPF y las cámaras empresariales hicieron un propuesta de reactivación que los gremios aceptaron discutir, sin embargo están estos asuntos -las deudas con los sindicatos y el nuevo Plan Gas- como fondo.

La próxima cita es el miércoles 23, donde una nueva videoconferencia será el espacio para que los gremios petroleros de Vaca Muerta discutan con las compañías englobadas en la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE).

ep05-f02-energ(SCE_ID=457222).jpg

Pereyra: “Las empresas tienen que pagar sus deudas”

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa denunció que a los trabajadores les retuvieron los aportes empresas que hoy están en quiebra o, como fue el caso de EDVSA (llegó a la Justicia por una presunta estafa), se “borraron” de la escena.

“Nosotros reclamamos a algunas empresas para que paguen sus deudas. Sin embargo, nosotros siempre acatamos la conciliación”, dijo Pereyra.

El gremio pide un 16,2% de incremento salarial por la inflación y el contexto de pandemia que redujo el poder adquisitivo, además de cinco meses con personal en stand by y sueldo reducido.

“Las empresas quisieron hacer un pedido de que podríamos estar atados este 16% a un ítem de productividad. Eso no puede ser porque corresponde a una paritaria ya cerrada. Tendría que decir en el acta que es atada a la productividad, pero no es así, simplemente es una cláusula de revisión que va atada al IPC. Nos están debiendo el 16,2%”, reiteró Pereyra.

En esta nota

Comentarios