Empresas

El trasfondo del colapso de las pymes

Advierten que no podrán pagar los sueldos de mayo en su totalidad. Negociaciones contrarreloj para evitar el conflicto con los sindicatos del sector.

Una millonaria deuda que las pymes petroleras de Vaca Muerta ya no pueden esperar, en un clima de menor actividad en los yacimientos por la pandemia y un sistema de cobros de los servicios que va de 60 a 120 días, obligando a aguantar y resistir.

En un duro comunicado, la Federación de Cámaras de Empresas del Sector Energético de Neuquén (Fecene) apuntó a las operadoras YPF y Pluspetrol de mantener una mora en servicios prestados desde diciembre y enero últimos. Esto provoca un efecto de arrastre que desfinancia a las empresas regionales.

A esas compañías se les suman las de operaciones especiales Schlumberger, San Antonio, Baker Hughes, Weatherford, Halliburton y DLS. En todos los casos han tenido dificultades para el reconocimiento de los salarios en el marco del acuerdo con los gremios para las subcontratistas. Y la mora millonaria en los servicios prestados.

En este comunicado, Fecene advierte el colapso de las empresas regionales. Ya no es solo el desfinanciamiento, sino que los cambios en las reglas de los contratos, con estos fuertes descuentos en sus servicios, están provocando una descapitalización de las pymes. Muchas de ellas van rumbo a la desaparición.

Las operadoras entienden la situación de las pymes, puesto que hay prestaciones efectivamente realizadas y otras que todavía no contarían con la certificación porque es una factura que está dentro del proceso interno de verificación. Aquí entra el debate de los plazos burocráticos de certificación y de pago, que dilatan el acceso a ese dinero por parte de las empresas regionales.

El sector pyme tiene una larga historia de reclamos para evitar el quiebre de la cadena de pagos y la consolidación del sistema de proveedores locales fuertes. Sin embargo, a fines del año pasado, cuando regía el DNU 566 con un techo al precio del crudo, muchas operadoras optaron por proveedores grandes que pudieran cumplir varios servicios y recortando el espacio de pymes regionales.

Uno de los casos más conocidos fue el de Petrogas, que perdió frente a AESA buena parte de sus contratos en yacimientos no convencionales de YPF. O el avance de compañías como EDVSA, que acaparan varios contratos pero se les genera un efecto de bola de nieve en los malos tiempos, contrayendo enormes deudas y mora en los subcontratistas -justamente los que no eran contemplados por las grandes empresas en el convenio salarial con los gremios-.

Como informó +e, el cuello de botella para las empresas regionales sería junio. Un mes donde cobrarían mínimos por sus servicios o tendrían facturación cero, dado que marzo fue un mes débil y abril estuvo marcado por la cuarentena total. Con la mayoría de los trabajadores en sus casas, la actividad en los yacimientos fue la peor. Y esta vez no por una crisis propia del sector, sino por una crisis de la demanda ante las urgencias sanitarias que provocó el nuevo coronavirus.

Mientras se realizan negociaciones contrarreloj, los gremios petroleros y camioneros han rechazado la decisión de las pymes de pagar un sueldo distinto al acordado por convenio colectivo o dentro del acuerdo por la pandemia.

mas-e-p06-cadena-valor.jpg

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar