empresa

La pandemia vino con mejora de costos en los pozos shale

YPF logró bajar sus costos de extracción impulsada por las condiciones que le impuso el virus en Vaca Muerta. También consiguió más fracturas diarias.

YPF logró mejorar su lifting costs en los pozos de Vaca Muerta. Se trata de un indicador clave dentro de la industria petrolera, ya que permite medir la cantidad de dinero que necesita una empresa dada para poder sacar un barril a la superficie.

De acuerdo a los datos del tercer trimestre que figuran en su balance, la empresa experimentó una baja del 19% en este rubro.

Mientras en septiembre ese costo le insumía 9,4 dólares por cada barril equivalente extraído, el último número disponible indica que ese valor se encuentra en 7,6 dólares.

¿Cuál es la explicación para una baja tan pronunciada? A trazo grueso, fueron decisiones estratégicas que tuvieron lugar en el actual contexto de crisis.

Se trata de las opciones puntuales de perforación que tomó la compañía, a partir de la menor escala de demanda en el país.

Así priorizó buscar su crudo y su gas en los pozos donde ya sabía que iba a tener menores costos, tanto en la superficie de esos yacimientos, como al interior de cada formación de donde proviene el hidrocarburo.

En parte, es lo que le dijo Alejandro Lew, el CFO de YPF, a los inversores en una llamada que mantuvo esta semana:

Nuestros costos de extracción promedio para el trimestre se ubicaron en u$s 7,6 por barril de petróleo equivalente, por debajo de u$s 11,6 hace un año y u$s 9,4 el trimestre pasado, con los segmentos convencionales y no convencionales contribuyendo a la caída. Es justo señalar que los bajos niveles alcanzados en el trimestre son excepcionales, ya que son en parte el resultado de una actividad limitada de extracción y reparación”, señaló el directivo.

Es decir, hubo una incidencia por la optimización que impusieron las condiciones de la pandemia en los campos petroleros, algo que incluye desde la cantidad de personal disponible en cada área hasta las decisiones vinculadas a conocer dónde ese recurso se obtendría de un modo menos costoso.

costos-por-pozo2.1.jpg

Lew dijo que la empresa asumió “la actividad de una manera más eficiente” y agregó: “Si bien se espera que los costos de extracción aumenten en los próximos trimestres principalmente en el segmento convencional, aún deberían estar muy por debajo del nivel observado en 2019

Señaló que en medio de la pandemia, que derrumbó el consumo de crudo a partir de las menores ventas de combustibles (se vende en los surtidores algo así como el 70% respecto de los niveles prepandemia) “ya están mostrando el costo total reducciones entre 15% y 30%, combinando tanto eficiencias operativas como tarifas más bajas”.

YPF sostiene, con todo, que si se toman otros indicadores que exceden el contexto de pandemia, la empresa está siendo “más eficiente” en sus procesos en campos convencionales y no convencionales.

“En comparación con los parámetros promedio para 2019, las intervenciones de extracción están tomando menos del 80% del tiempo que solían requerir, mientras que las etapas de fractura por día han mejorado a más de 8 en octubre en comparación con un promedio de menos de 5 en 2019”, expresó la empresa.

Los costos en las áreas son una variable central en medio de un contexto como el que atraviesa toda la industria.

El crudo experimentó caídas inéditas durante el 2020, primero por la tensión entre grandes potencias productoras y luego por el auge del COVID-19. La llegada del virus implicó una merma en la demanda mundial de combustibles, que impactó en menores volúmenes consumidos.

A un barril cada vez más bajo, menores rangos de rentabilidad para las productoras. Es parte de lo que busca atender el gobierno nacional con un precio doméstico del crudo diferencial, como ele que rigió hasta meses atrás.

Ese desacople, con un mayor precio local respecto del internacional, buscaba apuntalar estos márgenes de rentabilidad en una industria que en Neuquén emplea a unos 20000 trabajadores de forma directa.

En esta nota

Comentarios