Bonos

Las pymes se hacen fuertes en el mercado de bonos sustentables

Una de cada tres colocaciones de bonos verdes, sociales y sustentable correspondió a una pyme.

La participación de las pequeñas y medianas empresas en las emisiones de Bonos Verdes, Sociales y Sustentables (SVS) aumentó en el último año, en que una de cada tres colocaciones correspondió a una pyme.

De acuerdo con las cifras de BYMA, entre todas las emisiones SVS, 48,7% correspondió a obligaciones negociables; 25,6% a ON Pyme CNV Garantizadas; 10,3% a ON Pyme; 7,7% a fideicomisos financieros; 5,2% a títulos de deuda; y 2,6% a fondos comunes de inversión cerrados.

De esta forma, la participación de las pymes alcanzó a 35,9% del total de emisiones.

"La primera experiencia con la emisión del bono sustentable de Techo fue para la industria de las sociedades de garantía recíproca un punto de inflexión que nos permitió conocer otros actores pymes que captaron nuestra atención no sólo por las características en las que se enmarca este tipo de financiamiento, sino también por el destino que se le da al mismo", explicó a Télam el presidente de la SGR Crecer, Rafael Galante.

Puntualizó que "lo que se hizo en 2021 se reforzó en 2022 a través de la Cámara de SGR (Casfog), creando el primer aval sindicado de impacto social junto con Sumatoria", y adelantó que "en 2023 se van a incrementar este tipo de avales".

En tanto, la distribución de emisiones según tipo de bono durante este año fue de 64% de bonos verdes, 18% de sustentables y la misma proporción de sociales.

Mientras que en 2021 si bien los bonos verdes lideraron las emisiones, los sustentables representaron tan sólo el 12%.

Los bonos SVS permiten obtener financiamiento para la consecución de proyectos que conllevan un impacto positivo en el ambiente o en la sociedad, y contribuyen con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), por lo que su principal ventaja está vinculada con lo reputacional, al posicionamiento y a acceder a inversores que tienen interés o mandatos de invertir en empresas o proyectos con impacto.

Por su parte, los bonos VS son cualquier tipo de instrumento cuyas características financieras o estructurales pueden variar dependiendo del logro o no de ciertos objetivos de sostenibilidad por parte del emisor dentro de un plazo predefinido.

Los emisores de estos instrumentos se comprometen explícitamente a futuras mejoras en su desempeño en sostenibilidad dentro de un plazo previamente delimitado.

A diferencia de los bonos SVS, los beneficios de la emisión no están ligados a proyectos sociales o verdes elegibles, sino a propósitos generales del emisor, por lo que el uso específico de los fondos no es determinante para su categorización.

En esta nota

Dejá tu comentario