Dólares

El barril mundial le mete presión al precio criollo

El Brent llegó a u$s 46 dólares. Si durante 10 días supera los 45, será el nuevo precio en Argentina si Nación lo autoriza. Más presión en los combustibles.

El precio del crudo Brent perforó el techo de 45 dólares por cada barril. Es algo que no sucedía desde marzo, cuando inició su caída histórica. En el país, el gobierno nacional estableció un valor sostén, o barril criollo. Precisamente, la comercialización de cada barril en el mercado doméstico tiene a esa cifra como parámetro. Así se buscó establecer un valor que no hiciera derrumbar las regalías de las provincias por un precio bajo del crudo en el mundo.

Pero, ¿qué consecuencias tiene que ese precio sea mayor hoy fuera de Argentina?

En primer lugar, todavía en el mercado doméstico rige el barril establecido por Nación. El decreto 488/20, que fijó las condiciones locales, establece que los 45 dólares para Argentina quedarán vigentes hasta que el precio internacional supere durante 10 días consecutivos al local.

A ciencia cierta, no es claro cuánto tiempo podría durar el nuevo precio mundial de hoy, si bien hay un consenso generalizado que durante el resto del año podría valor por encima de 40 dólares.

Para las exportaciones de Vaca Muerta, esta tendencia puede ser un punto a favor.

Neuquén viene de exportar en junio el 40% de su producción de shale oil, tal como lo informó +e. En los puntos de exportación sobre el Atlántico, ese crudo recibe una serie de descuentos que se suelen calcular en función del valor de referencia, en este caso el crudo Brent del Mar del Norte.

Esos descuentos se relacionan con la calidad del crudo y con cuestiones de transporte e impositivas. Así, en total, esa quita del en el precio orilla los 10 dólares. Lo que podría suceder es que, con una referencia internacional más alta, la tasa de descuentos se aplique sobre un mayor precio que hoy rige en el mundo. Así las empresas obtendrían una diferencia algo más alta por cada barril exportado en el futuro.

Está claro que esto será un parámetro siempre y cuando la tendencia hacia la suba continúe: las operaciones suelen realizarse con muchos días de anticipación, en un mercado de futuro, y el nuevo valor solo regirá si es una tendencia.

También cada operación es un mundo aparte y lo que rige en definitiva es la necesidad de una petrolera y la demanda de un importador determinado. Pero está claro que hoy la referencia internacional es mayor, y por eso todo indica que los precios de exportación pueden tener una base mayor como parámetro.

Esto puede ser importante para la recaudación provincial, con liquidaciones de regalías sobre un mejor precio.

Lo otro que podría suceder, si este precio se mantiene, es que se incremente la presión sobre algo que durante los últimos días las petroleras integradas (aquellas que producen y refinan) le hicieron saber al gobierno nacional: la necesidad de aplicar un incremento en los combustibles.

Otra vez: si la tendencia de suba del crudo en el mundo continúa, podría ser una variable más que las refinadoras pongan sobre la mesa. Es decir, llegado el caso, un valor internacional por encima del precio local tendría como contrapartida una renta que perderían por no trasladar ese mayor precio al valor de la nafta.

Es difícil que las productoras puedan llevar ese nuevo precio por completo al mercado interno.

De hecho, pese a las reglamentaciones vigentes, sucedió en el último mes cuando buscaron capitalizar los precios más bajos en el exterior. Es decir, casi lo opuesto a la situación de hoy, con precios a la suba.

En julio algunas refinadoras esquivaron el precio local, al tener una referencia internacional, hasta ayer, por debajo del barril criollo. Buscaban comprar su crudo más barato, teniendo como parámetro las operaciones mundiales. Les ofrecían a pequeñas productoras un valor por debajo del barril criollo. Esto generó un conflicto con provincias hidrocarburíferas, como Neuquén, que llegó a multarlas. Sin dudas, la derrumbada demanda interna actuará como otro factor central en la conformación del precio.

El gobierno nacional, al mismo tiempo, se reserva la facultad de modificar el valor interno, según lo crea conveniente. Es decir, en última instancia, dejar como valor local el del precio internacional seguirá siendo una facultad de Nación. Al menos hasta el 31 de diciembre si es que antes no interviene.

LEÉ MÁS

Nación decretó el barril criollo a u$s 45 y un freno a los despidos

Barril criollo: Gutiérrez reclama 280 millones de pesos

En esta nota

Comentarios