Petrobras

Por qué hay tensión entre Lula y el CEO de Petrobras

Demoras en los cambios que pretende Lula Da Silva generan tensiones con el CEO de la petrolera.

Por Rodrigo Viga Gaier y Marta Nogueira

RIO DE JANEIRO (Reuters) - Las presiones del Gobierno de Brasil para acelerar un dilatado cambio de la política de precios de combustibles de Petrobras ha causado fricciones entre el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el jefe ejecutivo de la petrolera, dijeron a Reuters fuentes con conocimiento del asunto.

El presidente ejecutivo de Petrobras, Jean Paul Prates, quien asumió el cargo en enero tras ser designado por Lula, ha dicho varias veces que cambiará la política de la empresa, el llamado PPI, que rastrea factores internacionales como los precios mundiales del petróleo y las tasas de cambio.

Sin embargo, todavía está esperando una revisión completa de la alta dirección de la empresa, que debe seguir los protocolos de Gobierno, para realizar cambios estratégicos.

El ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira, dijo el miércoles que el Gobierno modificaría la política de precios de la empresa según los estándares nacionales.

Añadió que Lula les había dicho a los ministros que la compañía petrolera y el Gobierno trabajarían para reducir los impactos de posibles aumentos en los precios del combustible sobre la inflación.

Una fuente del Gobierno que habló bajo condición de anonimato dijo que había un ambiente tenso entre Lula y Prates. "Lula quiere ver un nuevo rumbo", dijo la fuente.

"Hay presión de Brasilia, sí", dijo una segunda fuente. "Él (Lula) quiere una nueva política de precios. Prates ya habló de eso, pero necesita esperar la conclusión de los cambios de gestión (realizados la semana pasada) y de la junta directiva".

El nuevo directorio de Petrobras prestó juramento la semana pasada y su conformación será sometida a votación a fines de este mes, cuando se realizará una asamblea de accionistas.

Otra fuente con conocimiento de la relación de Lula y Prates dijo que aunque hubo presión del presidente por los resultados, no hubo problemas específicos con el gerente general de la firma.

"No hay crisis. Por supuesto, si no se cumple, la habrá, pero por ahora está bajo control", dijo la fuente. "Lula está llamando a todos, quiere resultados", añadió.

Una fuente de alto rango del Gobierno dijo que había "muchas limitaciones legales" entre lo que Prates prometió a Lula y lo que puede hacer, y señaló que el exsenador del Partido de los Trabajadores tenía poco margen de maniobra dentro de la política de la empresa.

En esta nota

Dejá tu comentario