crisis petrolera

A la espera de la negociación, los petroleros mantienen las asambleas en los yacimientos

Tras el pedido de cuarto intermedio en el conflicto en Vaca Muerta, las cámaras empresarias volverán a reunirse con los gremios el miércoles a las 17. Sigue en pie una gran asamblea en Neuquen para el día 23 si no se desactivan los telegramas enviados en noviembre.

David Mottura - motturad@lmneuquen.com.ar

Las asambleas informativas del sindicato que conduce Guillermo Pereyra continúan, a la espera de la audiencia con las cámaras empresariales mañana miércoles en la ciudad de Buenos Aires. Si no se desactivan los despidos y suspensiones, tal como piden los dos gremios emblema del sector hidrocarburífero, los trabajadores realizarán una gran asamblea en la ciudad de Neuquén el día 23.

Mientras Pereyra y el líder de los jerárquicos Manuel Arévalo están en gestiones en el Ministerio de Trabajo de la Nación, Marcelo Rucci continuó con las asambleas informativas en yacimientos con los afiliados. Ayer lunes fue en Añelo, nada menos que en la Gerencia de No convencionales de Loma Campana, todo un símbolo de Vaca Muerta. Hoy estuvieron en Centenario para luego partir a Allen, con la finalidad de cubrir toda la Cuenca Neuquina.

"La gente tiene incertidumbre y miedo porque no saben qué es lo que va a pasar. Al mismo tiempo, en el campo tenemos a la gente dispuesta a dar lucha", señaló Rucci a +e, el secretario administrativo del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. "Las empresas metieron mano en la bolsa y echaron gente sin contemplación. Y la reacción de la gente es salir a defender los puestos de trabajo", añadió el dirigente sindical

Rucci cuestionó "la voracidad de las empresas que toman de rehenes a los trabajadores" para conseguir sus objetivos. En ese sentido, mencionó los casos de Petrogas y otras pymes que están siendo desplazadas en licitaciones desventajosas donde ganan compañías contratistas con más espalda financiera como AESA y Pecom. Para el ex intendente de Rincón de los Sauces, las empresas quieren imponer condiciones ante el nuevo gobierno. Los despidos sería su instrumento de presión.

"Nosotros esperamos que se destrabe el conflicto, pero hasta el momento no tenemos nada. Mañana (por la audiencia del miércoles) es un día clave", sostuvo sindicalista petrolero y ex intendente de Rincón de los Sauces. "La asamblea en Neuquén sigue en pie. Si el día 27 esto no se arregla, el 28 nosotros iniciaremos medidas de fuerza con afectación de la producción", describió Rucci.

"Los despidos siguen estando, con la 'conciliación' se paralizan momentáneamente. Y han hecho desastres, no les importó nada los trabajadores. Han echado gente que tenían a sus hijos internados, exponiéndolos a una situación gravísima. Todo para imponer sus condiciones", manifestó.

El encuentro del lunes fue gestionado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien llamó a los representantes de las empresas para resolver el conflicto de los casi 700 telegramas y las 1200 suspensiones en Vaca Muerta. El viernes anterior, Pereyra y Arévalo se reunieron con Moroni y con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en una señal de Nación para interceder en el conflicto.

Así se encontraron en las oficinas de Moroni por primera vez desde que rige la conciliación voluntaria los gremios petroleros y a las entidades del sector: la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope). El planteo gremial es simple: desactivar los despidos y suspensiones ante el nuevo escenario para Vaca Muerta. La respuesta empresarial fue solicitar un cuarto intermedio para tomar postura.

En esta nota

Comentarios