costos

La Auditoría General reveló sobrecostos en las tarifas de Macri

La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó un informe referido a la Revisión Tarifaria Integral (RTI) en el que revela que la gestión Cambiemos benefició a las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur al aprobar "costos operativos mayores a los reales".

La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó un informe referido a la Revisión Tarifaria Integral (RTI) en el que revela que la gestión Cambiemos benefició a las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur al aprobar "costos operativos mayores a los reales" lo que impactó en la tarifa final que pagaron los usuarios y en "una mayor rentabilidad para las empresas".

El reporte de la AGN advirtió de esa forma que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) -entre el 28 de enero de 2016 y el 1 de febrero de 2018- no cumplió con la tarea de controlar en las concesiones de Edenor y Edesur -empresas que prestan el servicio de distribución eléctrica en el Área Metropolitana Buenos Aires-.

El informe dio por comprobado que "la Revisión Tarifaria Integral benefició a las distribuidoras en detrimento de los usuarios ya que se aprobaron costos operativos mayores a los reales, lo que impactó en la tarifa final que pagaron los usuarios y en una mayor rentabilidad para las empresas".

El relevamiento fue aprobado durante un encuentro realizado hoy en la sede del organismo, donde sesionó el Colegio de Auditores con la presencia de su titular, Jesús Rodríguez, y los auditores generales María Graciela de la Rosa, Javier Fernández, Juan Ignacio Forlón, Gabriel Mihura Estrada, Miguel Pichetto y Alejandro Nieva.

Comparando los costos presentados por las empresas con sus Estados Contables, el equipo auditor determinó que "el Enre aprobó costos operativos un 54% superiores para Edenor y un 61% para Edesur. Comparando los costos presentados por las empresas con sus Estados Contables, el equipo auditor determinó que "el Enre aprobó costos operativos un 54% superiores para Edenor y un 61% para Edesur.

Sobre los costos operativos de las empresas que aprobó el ENRE en el citado lapso, la AGN detectó que resultaron "mayores a los costos reales de las distribuidoras, lo que implicó una sobreestimación de los mismos y un mayor reconocimiento a incluir en el Costo Propio de Distribución para el cálculo del cuadro tarifario".

Uno de los componentes que impacta en el valor de la tarifa de electricidad está dado por los denominados “costos propios de distribución”, por lo que cuanto mayor sean estos costos, mayor será la tarifa final que pague el usuario.

Comparando los costos presentados por las empresas con sus Estados Contables, el equipo auditor determinó que "el Enre aprobó costos operativos un 54% superiores para Edenor y un 61% para Edesur.

Estas sobreestimaciones representaron montos adicionales para las distribuidoras equivalentes a $2.193,91 millones para Edenor y $ 2.027,21 millones para Edesur a ser solventados por los usuarios en sus tarifas, por lo que se afirmó que "estos sobre costos derivaron en una tarifa final mayor para los usuarios".

La Auditoría afirmó que "no pudo constatarse que la tasa de rentabilidad aprobada guarde relación con el grado de eficiencia y eficacia operativa de las empresas tal como prevé el art. 41 de la Ley 24.065".

Así, las tarifas alcanzaron incrementos acumulados de hasta 2.300% en agosto de 2018, "en detrimento del bolsillo de los usuarios y de la calidad del servicio recibido", ya que las mayores exigencias en cuanto a la disminución de los cortes de suministro se dieron recién a partir del año 2019.

"La fórmula para determinar las bonificaciones que debía otorgarse a los usuarios por cortes de suministro perjudicaron a los mismos con respecto a la situación previa", agregó el trabajo.

También se detectaron "desvíos de los planes de inversión comprometidos por parte de las distribuidoras, lo que llevó a que en los primeros dos años del quinquenio persistan los cortes de suministro".

En esta nota

Comentarios