Compre

Compre Neuquino, una ley que duerme en plena crisis

La Ley 3032 está por reformarse. Pero no se ponen de acuerdo en la manera de calificar a las compañías para que tengan contratos.

El debate sobre la reforma de la Ley de Compre Neuquino (3032), que pretende incorporar más empresas certificadas para facturar en el inestable mercado de Vaca Muerta hoy está casi paralizada en la Legislatura de Neuquén.

Si bien hubo avances en el debate legislativo, con la opinión de la Federación de Cámaras del Sector Energético del Neuquén (FECENE), aún no hay una definición de cómo serán las nuevas reglas para certificar este tipo de empresas pyme, que contarán con ventajas a la hora de las licitaciones y contratos.

¿Cuál es el freno entonces? Hay una discusión en torno a la manera del cálculo que se incorpora la ley para definir las compañías. La actual normativa, para algunos sectores es “exigente” y permite que otras empresas foráneas desembarquen en la zona, a través del sistema de “paquetización”. Es decir, donde cada empresa de servicio u operadora viene “enganchada” con otras pymes de afuera bajo contrato.

“Estamos de acuerdo con el proyecto pero necesitamos que se incorpore la manera de calificar a las empresas con esta nueva forma polinómica para que no haya una discrecionalidad en la selección. Se tiene que hacer en un marco de previsibilidad, porque no se puede esperar tanto tiempo para explotar Vaca Muerta”, dijo a +e Leticia Esteves, diputada provincial que integra la comisión de Hidrocarburos, donde está el debate.

Hasta hace unos años hubo un aluvión de empresas foráneas (sobre todo de metalmecánica) que comenzaron a trabajar en la Cuenca Neuquina, sin ningún freno. Esto generó el rechazo de las cámaras y el reclamo a las operadoras.

Si bien FECENE ya dio su postura al respecto aún falta la ronda de consultas a las principales operadoras. Esta reunión aún está pendiente en la Legislatura Neuquina.

De acuerdo a la información que pudo obtener +e, el 65% de las empresas del sector aún no puede acceder a la certificación de Empresa Neuquina debido a que no cumplen los requisitos impuestos por la Ley 3032. Actualmente hay 64 empresas certificadas de un universo de 4670 empresas.

Con los nuevos cambios que se pretenden introducir, de manera automática se incorporarían unas 300 compañías más a ese universo, donde la mayoría hace fila para tener un contrato en Vaca Muerta.

La Ley dice que para certificarse como Empresa Neuquina hay que cumplir requisitos como tener el domicilio legal y sede social en Neuquén (algunas empresas trabajan hace años en Neuquén pero están radicadas en otras provincias) y estar inscriptas ante el Registro Público de Comercio de la Provincia del Neuquén con una antigüedad igual o mayor a tres años. Además, el El 51% del capital societario debe corresponder a socios que posean domicilio real, con una antigüedad igual o mayor a tres años en la Provincia del Neuquén. Se suma a que las personas que integren las compañías deben tener asiento principal de sus negocios en la Provincia con la misma una antigüedad entre los puntos que se tienen que cumplir.

A partir del proyecto, el gobierno neuquino pretende agrupar a las empresas en dos tipo: las de grado A y B, de acuerdo al nivel de cumplimiento en cada una.

La manera de evaluar, de acuerdo al texto del proyecto de ley, se basa en cinco variables a ponderar: una es la definición del régimen de empresa, que surge entre la diferencia del entre la base imponible jurisdicción Neuquén sobre el monto total de la base imponible país; la participación social, que es el porcentaje del capital societario que posea domicilio real Neuquén; la ponderación de los domicilios de la sede principal de los negocios, domicilio legal y domicilio fiscal; el empleo, valor que surge del porcentaje de contratación de mano de obra con domicilio en la provincia y el valor que surge de la información de bases u oficinas, propias o alquiladas, con domicilio en la provincia.

Así las cosas, el debate avanza pero a un ritmo donde el clima del país no ayuda hoy a fortalecer las pymes neuquinas.

operador-gas-vaca-muerta.jpg

> Licitaciones: ¿Cómo son las preferencias?

En la Ley 3032 se debe dar preferencia a las empresas certificadas cuando, en idénticas o similares prestaciones, las ofertas económicas de estas últimas sean hasta un 7% superiores comparadas con las no certificadas. El Proyecto 14025 dispone que en el caso de las empresas certificas de rango A, se debe dar preferencia cuando las ofertas sean hasta un 9% superiores respecto a las no certificadas. En el caso de las empresas certificadas de rango B, la prioridad se deberá otorgar cuando las ofertas de estas sean de hasta un 6% superiores respecto a las no certificadas. Vale decir que si en un concurso o licitación, en similares prestaciones, una empresa de rango B realiza una oferta económica superadora respecto a una empresa de rango A, esta última deberá, al menos, igualarla para ser escogida.

En esta nota

Comentarios