Combustibles

Surtidores: entre el repunte y el esfuerzo para no quebrar

Un informe de Cecha muestra cómo fueron las ventas de junio. La comparación es contra abril y mayo, meses de los peores de la historia para los combustibles.

El sector de las estaciones de servicio sigue atravesando un mal momento, más allá del aire que pudieron tomar en mayo y junio por la flexibilización de la cuarentena en casi toda la Argentina. Sin embargo, la palabra clave sigue siendo “incertidumbre” y la actividad ha sido muy heterogénea según qué provincia se tome a la hora de analizar la venta de combustibles.

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) presentó un nuevo informe sobre el estado de las ventas de combustibles en el país.

“Seguimos operando como servicio esencial, pero no como otras que pueden estar a full. A nosotros el aislamiento nos provocó caída inmediata de casi el 90%”, explicó Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha, en una videoconferencia.

A nivel nacional, el gasoil volvió a tomar protagonismo. El regreso de actividades económicas permitió que en junio haya un aumento del 17,1% de las ventas con respecto a mayo, vendiéndose un total de 653 mil metros cúbicos. Vale destacar que en febrero, el último mes pleno antes de la pandemia, las ventas alcanzaron 775,5 mil metros cúbicos.

Las naftas, el sector más golpeado por la cuarentena total para evitar la propagación del nuevo coronavirus, tuvo una recuperación del 80,1% en junio. Fueron vendidos 438 mil metros cúbicos. En febrero se había llegado a 746,7 mil metros cúbicos.

Todos estos datos fueron elaborados por Economic Trends, a pedido de Cecha, y con este documento en mano van a las distintas reuniones con autoridades del gobierno nacional para graficar la situación por la que están atravesando. En el caso del GNC, por ejemplo, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) habilitó una mesa de diálogo específica para el sector que incluye a Cecha y otras cámaras de expendio.

combustibles-p06.jpg

Las dinámicas de las económicas regionales y la fase de aislamiento, además de los protocolos en las diferentes industrias, dieron situaciones dispares en las provincias. En el caso de Neuquén, un leve movimiento en Vaca Muerta despertó las ventas de gasoil. A la vez que hay un lento pero parejo recupero en las naftas que está frenado por las medidas de contención que aún rigen en el territorio provincial.

Las ventas de junio en la provincia de Neuquén para las naftas cayó un 40,6% si lo comparamos con febrero. Queda un largo camino para recuperar el 100% de actividad de aquella época. En Río Negro, la caída fue de 42,5%. Si vamos al gasoil, las caídas en junio con respecto a febrero fueron de 35,3% y 36,7% respectivamente.

¿Cuánto se recuperó y cuánto resta? La provincia de Neuquén recuperó un 43,9% de sus ventas perdidas en abril, el peor mes de la cuarentena, y el distrito de Río Negro sólo el 32,6%. El promedio nacional es de 40,3% de recuperación, de acuerdo a los datos procesados por la consultora Economic Trends para Cecha.

Las estaciones de servicio, que son consideradas actividad esencial, ya venían con viento en contra. En el mes de febrero tuvieron una caída de ventas del 5% interanual y pocas semanas después les impactó la pandemia del COVID-19.

Los estacioneros ante la pandemia

El desplome inédito. Si bien la Argentina es un país acostumbrado a las recesiones, los cierto es que en ninguna de ellas hubo una caída de las ventas de naftas como en abril. La pandemia hizo caer la actividad de los surtidores un 88,5%.

Un sector mayoritariamente pyme. Las 4800 empresas que integran Cecha son pymes, con pocos empleados. Sin embargo, tienen un rol crucial para abastecer de nafta y gasoil a las ciudades y pueblos donde se ubican.

Búsqueda de créditos. En Cecha destacan que en estos largos cuatro meses de aislamiento social no hubo cierre de empresas ni despidos, de hecho se asumió la responsabilidad de ser servicio esencial en la emergencia.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar