carbono

El debate sobre quién es el mayor emisor de carbono complica las conversaciones de la COP26

China y Estados Unidos encabezan la tabla de emisiones.

En el marco de las conversaciones climáticas de la ONU, las disputas sobre el dinero entre los países comienzan a complicar los esfuerzos para llegar a un acuerdo sobre los frenos al problema del calentamiento global.

Parte del conflicto es que no hay una respuesta sencilla a la pregunta de quién es el mayor emisor de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático, algo que los países en desarrollo reclaman a los ricos.

Según cifras de Our World in Data, si bien China y Estados Unidos encabezan la tabla de emisiones, históricamente y en términos de cifras absolutas actuales, sobre una base per cápita el gigante asiático baja en la clasificación y Qatar -que produce toda su energía a partir de petróleo y gas- se dispara al tope.

En tanto, Gran Bretaña, anfitriona de las conversaciones de la COP26 en Glasgow, Escocia, es sin duda el país donde comenzó el calentamiento global ya que en torno a 1750 inauguró la revolución industrial, impulsada por el carbón, el combustible fósil más contaminante.

Hasta 1911, Reino Unido siguió siendo el mayor emisor de CO2, cuando Estados Unidos pasó a ocupar el primer puesto.

Desde entonces, el país presidido por Joe Biden ha seguido siendo uno de los principales emisores y, aunque China le ha superado en términos de emisiones absolutas por año, la segunda economía del mundo sólo ha emitido en total la mitad de dióxido de carbono que la nación norteamericana desde mediados del siglo XVIII.

En la clasificación por emisiones por persona, Estados Unidos ocupa el lugar 13 y China el 41, mientras que India, el tercer mayor emisor anual, está en el escalón 131, ya que mucha de su inmensa población no tiene acceso a la electricidad.

De acuerdo a Reuters, la cuestión de la responsabilidad histórica se ha cernido sobre la COP26, en la que los países en desarrollo están reclamando a los ricos para que proporcionen más fondos que les ayuden a encontrar alternativas a los combustibles fósiles y a adaptarse al cambio climático.

Hasta ahora, el dinero no ha llegado, lo que complica los esfuerzos para frenar el calentamiento global, ya que algunas naciones dicen que no pueden permitirse reducir las emisiones más rápidamente sin ayuda financiera.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar