Bancos

Los bonos argentinos se hunden por el colapso de bancos de EE.UU

El colapso de los bancos Silvergate Capital y Silicon Valley Bank golpeó a los activos de riesgo.

BUENOS AIRES (Reuters) - Los bonos de Argentina operaban hoy lunes con fuertes quebrantos afectados por la aversión al riesgo global derivada en las dudas sobre el sistema bancario estadounidense luego de la quiebra del Silicon Valley Bank (SVC).

Al malhumor externo se sumaba el compás de espera impuesto por los inversores que aguardan que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncie nuevas metas de reservas para el país austral ante una larga sequía, lo que permitirá recibir un desembolso de unos 5.200 millones de dólares.

"El colapso de los bancos Silvergate Capital y Silicon Valley Bank golpeó a los activos de riesgo, de los que los (los bonos) 'Globales' (argentinos) forman parte", dijo la correduría StoneX.

Una fuente cercana a la negociación con el FMI dijo a Reuters en condición de anonimato que el nuevo acuerdo con Argentina flexibiliza el tema dólares, pero sigue duro en lo que respecto a las metas fiscales.

Serán aprobadas las metas del 2022 al cuarto trimestre, lo que permite el desembolso de fondos frescos, al tiempo que revisa a la baja las metas de reservas 2023 ante una caída en las exportaciones, en tanto que se mantiene la mira del déficit fiscal primario en 1,9% del PIB, comentó.

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil local perdían un fuerte 2,2% en promedio encabezados por las emisiones dolarizadas ante el conexo externo. La semana pasada, estos títulos finalizaron con una baja del 2%.

"El potencial cambio de rumbo de la 'Fed' (Reserva Federal estadounidense) en la política monetaria podría implicar una leve recuperación para los bonos argentinos", estimó Portfolio Personal Inversiones (PPI).

"Por un lado, una disminución en el endurecimiento de la tasa de interés podría generar que los inversores, en busca de mayor rendimiento, incluyan en sus portfolios títulos más riesgosos -de 'beta' elevado- como los argentinos", señaló.

El riesgo país medido por el banco JP Morgan se disparaba 70 unidades, a 2.350 puntos básicos a las 1620 GMT, luego de marcar un nivel de 2.444 unidades en la apertura del mercado.

En la plaza cambiaria, el peso interbancario se depreciaba un 0,53%, a 201,79/201,80 unidades por dólar, con regulación de liquidez del BCRA mediante compras o ventas de dólares de sus reservas.

"El complejo agroexportador totalizó ingresos la semana anterior por 256,8 millones de dólares", comentó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

"El BCRA sigue perdiendo divisas y la oferta del sector agroindustrial está reducida al mínimo. En la semana el BCRA tuvo que enfrentar ventas por 282,5 millones de dólares", recordó la consultora Eco Go y señaló que "además, el nerviosismo y una situación internacional tampoco fueron soportes para los tipos de cambios financieros".

El peso en los segmentos alternativos caía a 392,3 unidades en el bursátil contado con liquidación "CCL", a 378,3 en el denominado "dólar MEP" y a 378 por dólar en el referencial informal.

"Ante la imposibilidad de devaluar por las circunstancias políticas (elecciones) y económicas (la inflación se aceleraría desde un nivel ya consolidado de tres dígitos), todos los caminos conducen a un ajuste dramático de las importaciones", estimó PPI.

El índice accionario líder S&P Merval caía un 1,93%, a 231.839,17 unidades, liderado por la tendencia impuesta desde papeles de buena liquidez con cotización externa.

"Los ADRs marcan la tendencia del mercado", afirmó un operador.

En esta nota

Dejá tu comentario