Bandurria Sur

Shell y Exxon. Apuestan a la espera de condiciones

Visitas. Directivos de no convencionales de ambas empresas redoblaron el compromiso con Neuquén en plena tormenta.

Shell Argentina y ExxonMobil dieron una señal de continuidad de sus inversiones en Vaca Muerta. Enviaron a sus representantes máximos en los departamentos abocados a Hidrocarburos No Convencionales, que se entrevistaron con el gobernador Omar Gutiérrez.

Gretchen Watkins es la presidenta de Shell en Estados Unidos y la vicepresidenta ejecutiva de No Convencionales de la compañía. Estuvo en dos áreas de la compañía, Sierras Blancas y Cruz de Lorena, donde dijo: “Estoy muy orgullosa del rendimiento en seguridad y en el desarrollo en Vaca Muerta. Esto me ha permitido defender las inversiones”.

Shell Argentina hizo una de las apuestas más fuertes en Vaca Muerta. Sorprendió al sector con la compra de la parte de Bandurria Sur que dejó Schlumberger, un área considerada una joya del shale oil. Para lograrlo, se asoció con Equinor, la estatal noruega que quiere pisar fuerte en la formación shale.

En tanto, en representación de ExxonMobil estuvo el gerente general de No Convencionales, Glenn Scott. “Agradecemos el apoyo continuo del gobernador de Neuquén y esperamos seguir trabajando juntos en el desarrollo de los recursos de Vaca Muerta”, manifestó el referente de la petrolera estadounidense.

Antes estuvo con Sergio Lanziani, secretario de Energía de la Nación. Acompañaba a Staale Gjervik, vicepresidente de ExxonMobil en temas de No Convencionales. “Fue alentador escuchar sobre la visión estratégica del gobierno y el marco regulatorio que promoverá el desarrollo de los recursos energéticos del país”, apuntó Gjervik.

Las visitas tienen como antesala la feria de turismo e industria celebrada en Madrid, España. Allí, el titular del Ejecutivo neuquino conoció de primera mano los planes de Shell, Total y Equinor, diálogos que habían precedido las novedades en Bandurria Sur, la operación más importante en la Cuenca Neuquina en el último año.

“Vamos a poder poner sobre la mesa los distintos planes. Vienen a reafirmar compromisos y el interés en continuar los desarrollos de la compañía en Vaca Muerta”, había adelantado el gobernador neuquino sobre las llegadas de Watkins y Scott, que coincidieron para el mismo 5 de febrero.

Tras el parate por el DNU 566 y las polémicas en torno a esa última medida de la anterior gestión, quedan pendientes acuerdos sobre el precio del crudo y la disponibilidad del giro de divisas. Esos son dos planteos de las empresas del sector al gobierno nacional, en el marco de las discusiones por la nueva ley petrolera.

Esta legislación sería un instrumento para atraer inversiones al sector hidrocarburífero, especialmente diseñado para proteger a Vaca Muerta. En un principio se la denominaba como el “blindaje” a esta roca de esquisto. En las últimas semanas se mencionó la posibilidad de ampliar el arco a proyectos de mayor complejidad que impliquen un salto en producción y reservas, como podría ser la recuperación mejorada o “terciaria” y el offshore -que tuvo buenos resultados en las rondas de licitación del año pasado-.

Mientras se esperan acuerdos con el FMI y fondos inversores para estabilizar la macroeconomía, las petroleras toman nota del plan del presidente Alberto Fernández en el sector y pasan línea de qué les gustaría ver en la letra final del proyecto de ley en el que trabaja Guillermo Nielsen, actual presidente de YPF.

En esta nota

Comentarios