audiencia

El debate ambiental se instaló en el inicio de la exploración offshore

La noruega Equinor busca la autorización para iniciar en octubre la exploración sísmica en la plataforma marítima, pero la tarea enfrenta el rechazo de ambientalista y la industria pesquera.

Después de dos años de preparativos, la petrolera estatal noruega Equinor anunció que iniciará en octubre las tareas de exploración sísmica de tres de los seis bloques que se adjudicó en la Ronda 1 para la Exploración de Hidrocarburos en el Mar Argentino. Será el punto de partida para una campaña científica que permitirá develar la larga incógnita de la industria petrolera sobre el potencial de recursos en la plataforma marítima, uno de los espacios más extensos y menos explorados a nivel global.

La aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que la petrolera presentó para la adquisición de sísmica 3D en los bloques Can100, Can108 y Can114 (en la Cuenca Norte de la Plataforma), es el motivo de la Audiencia Pública que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible lleva adelante desde el jueves con más de 500 oradores inscriptos, los que vienen alentando un fuerte debate sobre la necesidad y conveniencia de este tipo de actividades.

Es de esperar, que el actual sea apenas el punto de partida de la discusión ya que el Estado nacional adjudicó 18 áreas por unos 94.000 kilómetros cuadrados, de un total de 38 propuestas, que demandará una inversión inicial de u$s 720 millones. Allí tienen intereses grandes petroleras como YPF, Qatar Petroleum, ExxonMobil, Total, Shell, Pluspetrol, Tecpetrol, Wintershall, British Petroleum, Mitsui, ENI y Tullow.

Pero a pesar de que es una operatoria largamente difundida en las exploraciones off shore de todo el planeta, el proyecto local encontró en los activistas ambientales y en la industria pesquera sus dos más grandes detractores. Más allá de aspectos conceptuales sobre la oportunidad de embarcarse en un incierto y costoso desafío en medio de una transición energética que busca dejar atrás los hidrocarburos, el impacto en la fauna marina y las oblaciones costeras es el eje de los cuestionamientos.

Casualidad o no tanto, días antes de la audiencia el Ministerio de Ambiente sancionó el protocolo para el monitoreo de fauna marina durante la exploración sísmica, la primera norma específica que regula cómo se deben elaborar los procedimientos que llevan a cabo los observadores de fauna marina y operadores del Monitoreo Acústico Pasivo (MAP), a bordo de las embarcaciones de prospección sísmica offshore.

Offshore (genérica 1).jpg

El nuevo protocolo tiene como objetivo fijar las bases para las medidas de mitigación específicas en el marco del plan de gestión ambiental, para evitar y reducir el impacto de las prospecciones sobre la fauna marina y estandarizar la información generada sobre las ocurrencias y comportamientos de ejemplares o grupos de animales que pudieran ser detectados.

Es que el relevamiento sísmico se realizará desde un buque que remolca tres fuentes de energía y diez cables submarinos (streamers) con una longitud de 10.000 metros y en los cuales se encuentran situados receptores de ondas. Pero las fuentes de energía utilizan aire comprimido, que al ser liberado rápidamente genera ondas de sonido que son reflejadas en las distintas capas del subsuelo con el consecuente riesgo que, aseguran, generaría en el medio centenar de especies marinas que habitan esa zona de la plataforma.

La presidenta de Equinor Argentina, Nidia Álvarez Crogh, dijo en la audiencia pública que la compañía realizó "cientos de estudios sísmicos de esta naturaleza siempre con los más altos estándares ambientales y de seguridad" y que la explotación hidrocarburífera que desarrolla a nivel global no se contradice con su vocación de apoyar el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

"Los sistemas energéticos en el mundo deben transformarse de manera profunda para asegurar la descarbonización y a la vez garantizar el acceso a energía limpia y accesible. Se debe reducir la demanda mundial de petróleo pero dentro del marco de los acuerdos de descarbonización el mundo aun dependerá de petróleo y gas durante muchos años", auguró Álvarez Crogh.

Equinor, con presencia en 30 países, llegó a la Argentina en 2017 y desde entonces logró los permisos de exploración costa afuera en 8 bloques del Mar Argentino, de los cuales es operador en seis, y participa en cuatro áreas no convencionales de Vaca Muerta y lleva adelante el desarrollo del parque solar Guañizul en la provincia de San Juan, pronto a entrar en operación comercial.

Nidia Álvarez Crogh (Equinor).jpg
Nidia Álvarez Crogh, country manager de la noruega Equinor en la Argentina. Foto: Equinor.

Nidia Álvarez Crogh, country manager de la noruega Equinor en la Argentina. Foto: Equinor.

Pero más allá de las certezas que ofrece la petrolera noruega, el sector pesquero manifestó abierto rechazo a la actividad hidrocarburífera en el lecho marino. A través de la Intercámaras de la Industria Pesquera Argentina se alertó que cualquier alteración en la distribución y abundancia que se produzca en los recursos marítimos a partir de las prospecciones sísmicas, "desestabilizará la estructura comercial de las empresas, pudiendo provocar consecuencias indeseadas y pérdidas económicas considerables".

En el mismo sentido cuestionó que el desarrollo de las prospecciones sísmicas tendrán "consecuencias en los diversos estadios de crecimiento biológicos", claves en el ciclo de vida de los organismos en el área a impactar y que amenaza con dañar "una actividad económica con un desarrollo histórico muy consolidado".

Desde la ONG Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FAN), su directora de Investigación María di Paola, destacó durante la audiencia que "resulta irresponsable" continuar con el avance de la frontera extractiva de los hidrocarburos, ignorando la oportunidad de "dejar atrás el modelo productivo vigente, que llevó a esta crisis sanitaria, de biodiversidad y climática sin precedentes".

Para Di Paola, invertir en fósiles es "una idea obsoleta en un mundo que plantea la descarbonización" y entendió que el entusiasmo ante estas iniciativas "queda trunco al tener en cuenta que actualmente hay un exceso de la oferta de combustibles fósiles, que los beneficios de las empresas hidrocarburíferas están en caída y que esta actividad cada vez es más dependiente de los incentivos estatales".

Luisina Vueso, vocera de Greenpeace sobre el tema, dijo en la audiencia que no hay manera de llevar a cabo la exploración y explotación petrolera off shore sin que genere impactos irreversibles para los exosistemas marinos, su biodiversidad, las costas, las playas y los principales medios de vida de la poblaciones costeras.

La exploración sísmica es "el segundo mayor contribuyente de ruidos subacuáticos detrás de pruebas militares y nucleares, con un alcance de 300.000 kilómetros cuadrado, lo que repercute en el delicado balance de los ecosistemas marinos y en el principal corredor biológico del Mar Argentino".

exploración hidrocarburos offshore.jpg

Para contraponer posiciones, el presidente del Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG), Ernesto López Anadón, aseguró que Equinor como todas las empresas adjudicatarias tienen “alta experiencia en este tipo de operaciones que llevan a cabo en áreas como el Mar del Norte, el Mediterráneo, el Golfo de México, el Caribe y los mares de Asia-Pacífico” con “estándares de seguridad ambiental y operativa a nivel mundial”.

Pero el titular del IAPG, además, resaltó que la actividad petrolera tiene “importante expansión de la cadena de valor presente y agregará sectores nuevos como desarrollo portuario, industria naval, transporte aéreo en altamar, fabricación de herramientas especificas y sus servicios asociados".

También la empresa socia de Equinor en el proyecto, la estatal argentina YPF, se manifestó a través de su gerenta de Exploración, Fernanda Rago, quien enmarcó la actividad en “el objetivo prioritario del Gobierno nacional de logar el autoabastecimiento hidrocarburífero” lo que abre la posibilidad de “aprovechar una oportunidad única de generar valor y crecimiento económico para la sociedad, el conocimiento cientifico de los recursos naturales y el fortalecimiento de la soberanía”.

La tarea de incrementar el conocimiento del subsuelo costa afuera, aseguró, requiere de “inversiones de compañías con capacidad técnica y financiera para abordar estos emprendimientos en particular del off shore argentino, una de las últimas fronteras exploratorias que quedan en el mundo con altísimo potencial, cuantificada en un área prospectable de 590.000 km2 en el que se busca confirmar un volumen de potencial hidrocarburifero de 31 billones de barriles equivalentes”.

En esta nota

Comentarios