área

Ñirihuau, un área maldita entre Río Negro y Chubut

En la Comarca Andina, el área se encuentra dentro de una zona de Parques Nacionales y generó movilizaciones sociales para prohibir su explotación. Quedan expectativas.

Para Río Negro, significaba “petróleo de menor calidad pero que se puede utilizar”. Para Chubut, era parte del futuro de su actividad hidrocarburífera. Lo cierto es que Ñirihuau se convirtió en un área con diferentes planes pero sin ninguna posibilidad de explotar.

Ubicada en la Patagonia oriental, Ñirihuau comprende parte de las provincias de Chubut y Río Negro. A la primera jurisdicción le corresponde una superficie de 4538 kilómetros cuadrados, mientras que a la segunda 5421,41 kilómetros cuadrados.

Su historia se remonta a cuando el gobierno nacional comenzó con tareas exploratorias en la Patagonia. Entre 1911 y 1918 se registraron intentos por parte de privados, pero todos fueron descartados por el alto costo de su operación. YPF retomó los trabajos en el área entre 1933 y 1934.

En los ochenta volvieron a realizar estudios Pluspetrol y Esso hasta que, en febrero de 1999, Emerald Energy Limited recibió un permiso de exploración sobre el área compartida por Río Negro y Chubut. En 2004, por el incumplimiento de las inversiones, la Nación revirtió el dominio a las provincias.

Con Ñirihuau de nuevo en su poder, Río Negro comenzó un plan de licitación para explotar todos los recursos de su territorio. El plan del ex gobernador rionegrino Miguel Saiz fue presentado en Estados Unidos en el 2006, permitiendo que se consoliden firmas que ya estaban operando en la zona y que ingresen otros capitales.

Como se trataba de un área improductiva, se incentivó la inversión con un plan que implicaba que las empresas no pagarían regalías hasta que no recuperaran la inversión exploratoria. La noticia generó grandes movilizaciones y amparos judiciales. Pero el gobierno de Río Negro avanzó con la licitación otorgándole permisos de exploración a la unión transitoria de YPF-Pluspetrol. La UTE decidió bajarse de la actividad debido a los inconvenientes en la zona y el Ejecutivo rionegrino anuló la concesión, en el 2012.

El lado chubutense

En paralelo, Chubut anunciaba la licitación de cinco áreas, entre ellas Ñirihuau, mientras que el gobierno provincial consideraba que podía tener un potencial interesante.

En 2011, el bloque CÑ-01 Ñirihuau Sur fue adjudicado a Andes Energía y Kilwer con un 60% y un 20%, respectivamente, y al cual se integró la estatal provincial Petrominera Chubut, con el 20% restante de participación en las ganancias.

La licencia de exploración fue otorgada por seis años, sin embargo no prosperó debido a inconvenientes con las comunidades originarias en la zona de El Bolsón.

En diálogo con +e, el ex ministro de Hidrocarburos de Chubut y referente pyme Ezequiel Cufré recuerda ese proceso como un aprendizaje. “Fue una de las primeras experiencias donde empezó esta discusión con las comunidades originarias en donde en el marco del Convenio del 169 de la OIT se pide escuchar a los pueblos originarios. Esa instrumentación costaba hacerla efectiva en su momento e incluso hasta el día de hoy cuesta hacerla efectiva”, contó.

Un reintento

El año pasado quiso reflotarse la idea de explorar la cordillera en Chubut. Lo insinuó el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Chubut, Jorge Ávila. “Necesitamos que los yacimientos se expandan, que las operadoras hagan una gran inversión para poder explorar también esa zona de Chubut”, precisó.

Al pedido se sumó el actual ministro de Hidrocarburos de Chubut, Martín Cerdá. “Hay posibilidad de que haya hidrocarburos en la cordillera, pero hay que reforzar los estudios con la tecnología que tenemos hoy, que da mayor certeza”, señaló. Lo cierto es por ahora todo está en stand by.

En esta nota

Comentarios