acuerdo

¿Fue el pacto de Glasgow una victoria ante el cambio climático?

En la cumbre no se alcanzaron suficientes compromisos de reducción de emisiones por parte de los países para establecer un camino claro para limitar el calentamiento a 1,5ºC.

Por Kate Abnett y Valerie Volcovici

GLASGOW (Reuters) - Su ambición era clara: la cumbre de la ONU sobre el clima debía asegurar un acuerdo que diera al mundo la oportunidad de evitar los peores impactos del cambio climático, limitando el calentamiento global a 1,5 grados Celsius (2,7 Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales.

El acuerdo cumplió con el requerimiento, pero a duras penas, y su éxito final vendrá determinado por las futuras acciones de los gobiernos que lo han negociado, según los anfitriones británicos de la cumbre, los participantes y observadores.

"Creo que hoy podemos decir con credibilidad que hemos mantenido el (objetivo de) 1,5 (grados) a nuestro alcance. Pero su pulso es débil, y sólo sobrevivirá si cumplimos nuestras promesas", declaró a última hora del sábado el presidente de la cumbre, Alok Sharma, tras la adopción del pacto.

El acuerdo, respaldado por casi 200 países, apuntó por primera vez explícitamente a los combustibles fósiles, el mayor impulsor del calentamiento global provocado por el hombre, pidió a los gobiernos que aceleraran la reducción de emisiones y prometió más dinero para los países pobres que luchan contra el cambio climático.

También dio paso a compromisos y pactos voluntarios de países, empresas e inversores para limpiar las emisiones de coches y aviones, frenar el potente gas de efecto invernadero metano, proteger los bosques y reforzar la financiación verde.

Pero el acuerdo estaba repleto de concesiones, lo que dejó insatisfechas a muchas partes, desde las naciones ricas que buscan una acción más rápida hasta los países en desarrollo ricos en recursos y los estados insulares de baja altitud afectados por el aumento en el nivel de los océanos.

"Los textos aprobados son un compromiso", dijo el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. "Reflejan los intereses, las condiciones, las contradicciones y el estado de la voluntad política en el mundo actual". Esto deja al mundo muy vulnerable.

"Seguimos llamando a la puerta de la catástrofe climática. Es hora de pasar al modo de emergencia", dijo.

AMBICIÓN

En la cumbre no se alcanzaron suficientes compromisos de reducción de emisiones por parte de los países para establecer un camino claro para limitar el calentamiento a 1,5ºC. En su lugar, se llegó a un acuerdo para que los casi 200 países representados en el evento aumentaran sus compromisos el próximo año para cerrar la brecha.

La brecha es enorme. Los compromisos actuales de los gobiernos para reducir las emisiones en esta década conducirían a un calentamiento de 2,4ºC.

Para ajustarse al objetivo de 1,5ºC, los países deben reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 45% para 2030 respecto a los niveles de 2010. Con los compromisos actuales, las emisiones aumentarían casi un 14% para 2030.

"Aunque los compromisos alcanzados en la COP26 mantienen el objetivo de 1,5ºC al alcance de la mano, éste pende de un hilo", declaró Bert Wander, director general en funciones de la organización ecologista Avaaz.

China, el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, anunció en una declaración conjunta con Estados Unidos la semana pasada que aceleraría los esfuerzos para reducir las emisiones frenando el uso del carbón, luchando contra el metano y preservando los bosques. Sin embargo, dio pocos detalles.

China también formó parte de un grupo de países en desarrollo ricos en recursos naturales que suavizaron el lenguaje dirigido a los combustibles fósiles en el texto del acuerdo de Glasgow.

El borrador pedía a los países que eliminaran el uso del carbón y las subvenciones a los combustibles fósiles. Pero a medida que se desarrollaban las negociaciones, se cambiaron las palabras: el carbón se convirtió en "carbón no degradado", dejando margen para seguir utilizando el carbón con tecnología de captura de emisiones.

AIE-EMISIONES.jpeg
FOTO DE ARCHIVO: Vapor y otras emisiones aumentan desde una central eléctrica en Belgrado el 7 de febrero de 2012. REUTERS/Marko Djurica/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Vapor y otras emisiones aumentan desde una central eléctrica en Belgrado el 7 de febrero de 2012. REUTERS/Marko Djurica/File Photo

Las subvenciones se convirtieron en "subvenciones ineficientes", sin que se definiera qué tipos de subvenciones se consideraban ineficientes, lo que dio margen de maniobra a los gobiernos para seguir financiando el petróleo, el gas y el carbón.

Una intervención de última hora por parte de India y China justo antes de que se adoptara el pacto también cambió la "eliminación gradual" del carbón solicitada por una "reducción gradual".

El acuerdo de Glasgow tuvo un resultado mixto en materia de financiación, un tema polémico entre los países pobres y sus homólogos ricos y poderosos.

La financiación se reduce a la cuestión de la equidad, y a si las naciones ricas, cuyas emisiones históricas son en gran medida responsables del cambio climático, pagarán los costos que está imponiendo a los países más pobres del mundo.

El acuerdo logró algunos avances. Pidió a los países desarrollados que "al menos dupliquen su provisión colectiva de financiación climática para la adaptación a las partes que son países en desarrollo respecto a los niveles de 2019 para 2025".

También, por primera vez, se mencionan las "pérdidas y daños" en la sección de cobertura del acuerdo. Las pérdidas y los daños se refieren a los costos que los países ya están afrontando por los desastres provocados por el clima, para los que esos países han buscado durante años una compensación.

Pero tras la resistencia de Estados Unidos, la Unión Europea y otras naciones ricas, el acuerdo no logró asegurar los fondos para esa compensación.

Los países más vulnerables del mundo apoyaron el acuerdo final a regañadientes. La negociadora de Antigua y Barbuda, Lia Nicholson, dijo que su país y otros pequeños estados insulares presentes en las conversaciones "expresarán las quejas a su debido tiempo".

Los países ricos rompieron una promesa de 2009 de entregar 100.000 millones de dólares anuales para 2020 en financiación climática, lo que hace que los países pobres teman que el dinero prometido no llegue. Ahora esperan entregar los 100.000 millones de dólares para 2023.

En esta nota

Comentarios