Actividad

Apenas ocho perforadores están activos en el país

Es el panorama en el que se encontraba la industria en mayo. Para junio se espera un lento recupero del sector petrolero, pero el gas seguirá esperando.

En los yacimientos del país están en actividad sólo ocho equipos perforadores, como resultado de las guardias mínimas como prevención ante el nuevo coronavirus. En las últimas semanas hubo más movimientos en los campos de Vaca Muerta con torres y sets de fractura, en buena medida para concluir trabajos que habían quedado incompletos antes de la cuarentena total.

La cantidad de equipos activos durante mayo se repartieron entre cinco dedicados a pozos petrolero y tres gasíferos, indica el reporte de Baker Hughes y citado por el informe mensual en temas de energía de Ecolatina. "Luego de que en abril no hubiera ni un equipo activo, en mayo hubo 8 equipos que se activaron bajo estrictos protocolos", indica el informe sobre el estado de la energía realizado la consultora y al que accedió +e.

"Por causa de la cuarentena y la crisis económica a causa de la misma, en abril no se perforaron pozos en Argentina. Más allá de que la perforación venía disminuyendo en los últimos dos años (principalmente por la perforación de pozos no convencionales que son más eficientes), en marzo la perforación bajó 50% en relación a febrero por la baja de precio internacional a causa del Coronavirus", señala Ecolatina.

De los 41 pozos que se perforaron en el mes de marzo, solo uno fue de gas. En el escenario político, está presente la elaboración de un plan de estímulos a la producción de gas. Los precios por debajo del umbral de rentabilidad para cualquier proyecto en Vaca Muerta, que en las subastas de MEGSA arrojan entre 2 y 2,50 dólares el millón de BTU, plancharon la actividad en ese sector previo a la pandemia.

A mediados de mayo, Chevron sumaba un equipo de perforación para sus trabajos en la concesión no convencional El Trapial. A esto, había dos plataformas de perforación más que contrató Shell a San Antonio Internacional, una con objetivo en Vaca Muerta en el área Cruz de Lorena y otra en Bajada de Añelo, una zona donde reactivó las etapas de fractura y se espera que continúen a lo largo de junio.

Hay que recordar que la reducción de los equipos perforadores venía desde antes de la crisis sanitaria mundial. El DNU 566 de agosto del año pasado y la renegociación de la deuda externa "se llevó" 17 perforadores, dejando en septiembre un total de 44 en la Cuenca Neuquina. Además, las etapas de fractura pasaron de un ritmo de 700 por mes a menos de 400 en la provincia de Neuquén.

Si bien con la tecnología presente se hacen más fracturas con un pozo, volviéndolo más productivo y eficiente, lo cierto es que en abril hubo cero fracturas, según el informe de NCS Multistage, y en mayo apenas 28. Para junio se espera que a la actividad de fracking de Pan American Energy se le sumen Shell -que paró las fracturas un fin de semana al registrarse movimiento sísmicos que complicaban la actividad-, Chevron y Tecpetrol.

En la Cuenca del Golfo San Jorge, también empieza a verse más movimiento de "fierros" aunque muchos son de terminación. En la zona productora compartida entre Chubut y Santa Cruz se está hablando de la subida de 14 equipos de workover y 6 perforadores para las próximas semanas. En el Golfo no hubo una disminución fuerte de la producción -si suspensiones por baja de actividad- debido a que tiene campos maduros donde la reactivación sería más compleja si se parara de golpe.

El COVID-19 dio el puntazo final. Si bien en la industria esperaban las señales de la nueva política energética de Alberto Fernández, con una ley de inversiones y el precio sostén del crudo, lo cierto es que una pandemia no estaba en el radar de nadie.

LEÉ MÁS

Cómo será poner en marcha los pozos frenados

El DNU 566 se llevó 17 perforadores de Vaca Muerta

En esta nota

Comentarios