Wintershall Dea

Wintershall propone producir más gas en Alemania y Europa

Para dejar atrás la dependencia con Rusia, la compañía amplía su cartera energética pero no quiere desatender al gas natural dentro de la Unión Europea.

El director general de Wintershall Dea, Mario Mehren, analizó el contexto global del mercado energético en una videoconferencia con los medios de comunicación y planteó los desafíos de la compañía alemana. La empresa apunta a brindar un suministro energético asequible y cada vez más limpio, en especial con una mayor producción de gas en Alemania y en la Unión europea, al mismo tiempo que diversifica su cartera con inversiones de gestión del carbono e hidrógeno.

La guerra tras la invasión de Rusia sobre Ucrania marcó un punto de inflexión. "Nos enfrentamos a un grave dilema", señaló Mehren en su disertación. "Como sociedades, debemos hacer frente a la agresión con determinación y valentía. Al mismo tiempo, debemos seguir garantizando el suministro de energía para los hogares y las empresas", expresó el directivo de Wintershall Dea.

La firma alemana presentó un rendimiento operativo sólido que es producto del aumento de los precios de las materias primas. “Esta sólida base nos permitirá seguir invirtiendo en diversificación y descarbonización para así mantener el rumbo”, comentó Mehren. Hay dos ejes en el plan de Wintershall Dea: reforzar las relaciones con Noruega y centrarse en la descarbonización.

Apuntalar el nexo noruego

Noruega ha sido el segundo principal exportador de gas a la Unión Europea. Desde 2019, Wintershall Dea ha invertido 2.800 millones de euros en Noruega. “Estamos ampliando de forma estratégica nuestras actividades en la plataforma noruega”, indicó Mehren. Y agregó: “Este año tenemos previstos tres lanzamientos de producción en Noruega: la puesta en marcha de los proyectos Nova, Dvalin y Njord”.

Estos proyectos en Noruega acabarán garantizando hasta 80.000 barriles equivalentes de petróleo diarios adicionales de energía, siendo de estos más de la mitad gas de necesidad urgente.

Además, la estrategia de Wintershall llega hasta Argelia, el tercer mayor exportador de gas a la Unión Europea y el mayor productor de gas de África. "Estamos invirtiendo en el proyecto Reggane Nord. Queremos aumentar nuestro involucramiento y seguir creciendo. Tenemos previsto aumentar nuestra participación de capital en el proyecto y para ello, hemos firmado los respectivos acuerdos para comprar parte de la participación de Edison en este yacimiento”, apuntó.

Mehren se refirió a la necesidad de aumentar la producción nacional en Alemania. “Debemos utilizar de forma inteligente y responsable el as bajo la manga que hemos estado guardando desde hace tiempo: producir la mayor cantidad posible de gas natural -y de petróleo- aquí mismo en Alemania. Si queremos reducir nuestra dependencia de las importaciones, la producción dentro de la Unión Europea es imprescindible”, planteó.

Mirar al hidrógeno

El segundo eje del plan de la compañía de energía de origen alemán es la diversificación de la producción a través de inversiones destinadas a la gestión del carbono y el hidrógeno. “Esta es una nueva estrategia para nuestra empresa. Una estrategia que es una evolución lógica de lo que somos, lo que podemos hacer y lo que queremos”, destacó Mehren.

Wintershall Dea CEO Mario Mehren reviews the year 2019 and looks ahead to 2020.jpg
El CEO de Wintershall Dea, Mario Mehren.

El CEO de Wintershall Dea, Mario Mehren.

“Aquí vemos un enorme potencial de mercado, de hasta 20.000 millones de euros al año para la Captura y Almacenamiento de Carbono (CAC) y de hasta 40.000 millones de euros para el hidrógeno bajo en carbono para el año 2040", apuntó el director general de la empresa.

Wintershall Dea tiene las reservas de gas natural necesarias, los conocimientos tecnológicos y los depósitos agotados que pueden utilizarse para almacenar CO2, especialmente en el norte de Europa. “Estamos trabajando en un negocio de gestión del carbono y del hidrógeno que permitirá reducir las emisiones de CO2 en entre 20 y 30 millones de toneladas al año, de aquí al 2040”, contó Mehren.

Los estudios parten de la base de que el volumen de CO2 que puede almacenarse solo bajo el Mar del Norte es 50 veces superior a las emisiones totales de la UE en el 2020. “Para sacar partido de este potencial de protección climática, algunos de nosotros tendremos que salir de nuestra zona de confort ideológica en cuanto al tema de la CAC”, enfatizó el referente de la empresa.

Un pilar de para contribuir a la descarbonización es el hidrógeno y es ahí donde Wintershall Dea está realizando una labor pionera con proyectos piloto como BlueHyNow. “Estamos analizando la viabilidad de este proyecto de hidrógeno azul en Wilhelmshaven, en la costa alemana del Mar del Norte. Con BlueHyNow podríamos comenzar a obtener hidrógeno ecológico a partir de gas natural ya en el 2028. Y esto con una capacidad de más de 200.000 metros cúbicos por hora”, explicó.

En esta nota

Dejá tu comentario