usuarios

¿Por qué las tarifas neuquinas son tan caras?

Juan José Carbajales analizó y opinó sobre los costos de los servicios de electricidad y gas en el contexto de la segmentación tarifaria.

A pocos días que el gobierno abriera el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) y mientras varios sectores denuncian que el tarifazo es impagable, los neuquinos se preguntan por qué se debe pagar tarifas tan caras cuando buena de la energía se produce en esta cuenca.

Juan José Carbajales, ex subsecretario de Hidrocarburos de Nación (2019-2020), intentó aclarar el panorama al decir: “La energía no es más cara allá (Neuquén) que acá (Buenos Aires). La energía tiene un costo y si uno le agrega la importación que necesitamos hacer, ese costo se encarece. Cuando uno habla de energía eléctrica tiene que entender que hay tres eslabones -producción, transporte y distribución- y que solamente hay a nivel nacional un precio mayorista, que es el mismo para todo el país y que está fuertemente subsidiado por el Estado nacional de forma igualitaria”.

En este contexto, la pregunta es: ¿En qué parte de la cadena se encarece de modo no tan igualitario? Según Carbajales, “la distribución, que es el último eslabón, no es jurisdicción federal sino provincial y ahí el ente regulador fija el valor de cada distribuidora, sea empresa pública, privada o cooperativa. Ahí es donde surgen las asimetrías sobre todo en algunas provincias y el AMBA, la tarifa de distribución es disímil en cada una de las 24 jurisdicciones y se dan esas asimetrías. Esto responde al ente regulador en cada jurisdicción”.

En cuanto al gas, el ex funcionario se toma un momento para explicar que “efectivamente hay un costo que es el mismo para todo el país, también está subsidiado; pero la distribución también es federal y el precio lo fija el Enargas, que es el mismo para todo el país”.

“Ahí el problema no es esa asimetría que vemos en la energía eléctrica sino que hay un sector que no tiene gas por red sino garrafas u otras formas de calefacción. Esa forma de calefacción es más cara y ahí está el Plan Hogar, ahí ya hay una segmentación que hizo el gobierno nacional en 2014 y se viene cumpliendo y actualizando”, dijo en diálogo con Realidad Económica (LU5).

A falta de gas, garrafas

En la cuenca se produce gas, incluso hay proyectos de exportación de gas a partir de la construcción del gasoducto. Sin embargo, tanto en Neuquén como en el resto del país, hay miles de argentinos que no están conectados a la red y dependen de garrafas.

“Todos pagan el mismo precio de garrafa ($500 es el precio oficial y $600 o $700 con algún extra, dependiendo de la zona del país) pero después a los usuarios vulnerables de esa garrafa, ANSES le devuelve el 80% del costo de esa garrafa a través de una tarjeta. Ya se identificó a los usuarios que ameritan esa ayuda estatal y a través de una tarjeta, ANSES les reintegra parte de ese costo”.

juan_jose_carbajales.jpg

Carbajal aseguró que “hoy la garrafa está $620, puede llegar a $800, y el Estado te devuelve 2 garrafas mensuales que llegan a 5 según la zona, la temporada y la cantidad. Eso es otra ayuda estatal para una porción de los usuarios. Y otro grupo de usuarios como countries o más pudientes pagan el costo total de esa garrafa. Pero en términos relativos es cierto que es más caro que tener el gas por red y distribución domiciliaria”.

La segmentación, en el ojo de la tormenta

En cuanto al RASE, Carbajales aseguró: “Me parece acertada la decisión de avanzar en algún esquema de segmentación que procure hacer más eficiente la asignación de subsidios. Digo que es un avance porque claramente hay sectores de usuarios de servicios públicos que pueden pagar una tarifa más cercana a los costos de producción de la electricidad y el gas”.

“Para lograr esto hay que discriminar entre segmentos de la población que tienen capacidad de ingresos y patrimonial para afrontar esos costos de manera plena, otros lo tendrán de manera parcial y otros no podrán hacerle frente a un servicio público que atiende necesidades básica y que por supuesto el Estado debe garantizar ese acceso y ahí está la tarifa social. Más allá de los detalles y la fórmula elegida, es un avance en la segmentación”.

En una extensa charla en el aire de LU5, Carbajales señaló que “las tarifas son el eslabón final que uno ve en la boleta en una larga cadena de valor, en la comercialización de un producto que es escaso y que es vital”.

“En Neuquén hay una gran fuente de recursos renovables y no renovables, convencionales y no convencionales. Hay que extraerlos, tratarlos, transportarlos y distribuirlos, y todo eso tiene un costo que llega al usuario final que lo consume. Y ahí nos tenemos que preguntar: ‘¿puede ese usuario final pagar ese costo?’ y luego, ‘¿es razonable que pague ese costo?’”, dijo el ex funcionario nacional.

Según Carbajales, “hay gente que tiene buenos ingresos que podría pagar incluso más, pero no se puede cobrar más de lo que sale, y hay otros que pueden pagar una parte y habrá otros usuarios que directamente no pueden pagar. Estamos hablando solamente de usuarios residenciales y deja por fuera la industria, los comercios…”.

En esta nota

Comentarios