transición energética

Hychico traza el camino de la transición energética

La planta produce 120 metros cúbicos al día en Diadema Argentina y promete ser un faro en la transición energética. La meta es establecer un plan a largo plazo.

Hychico no es una promesa, es una realidad”. Esa es la presentación que realizan las autoridades de la Cuenca del Golfo San Jorge cuando recorren la planta que se encuentra en Diadema Argentina. El proyecto de hidrógeno convive con dos parques eólicos y equipos petroleros lo que describe un verdadero paisaje de la transición energética.

El objetivo fue aprovechar el viento de la Patagonia para poder generar energía. El parque eólico no era suficiente por lo que se comenzó a proyectar una visión a futuro. Las autoridades de Hychico se nuclearon en profesionales con experiencia como el físico e ingeniero Juan Carlos Bolcich. Allí, empezó un camino de crecimiento que permitió establecer una relación con el mundo.

La planta, que funciona desde hace once años, ya produce 120 metros cúbicos al día y ha generado más de 2 millones de metros cúbicos desde su puesta en funcionamiento.

“Nuestra instalación puede ser un ejemplo vivo de lo que llamamos transición energética. Es un yacimiento de petróleo y gas donde aprovechamos el viento de la superficie y tenemos dos parques eólicos para producir hidrógeno”, explicó Ariel Pérez, gerente de Energía del grupo Capsa, en el panel “El rol estratégico de la región en la Transición Energética – Principales Proyectos” en el marco del primer Foro de Transición Energética que se realizó en la Expo Industrial de Comodoro Rivadavia.

Cuando Hychico comenzó a producir hidrógeno, sus autoridades se encontraron con un inconveniente: no había un mercado disponible. Es por eso que decidieron incursionar en diferentes técnicas para producir energía. “Aprendimos a mezclarlo con el gas que produce el yacimiento y hacer energía eléctrica”, subrayó Pérez.

Hychico Capex Diadema Argentina Hidrógeno dos.jpg

Otro de los interrogantes que se planteó es dónde almacenar el hidrógeno que se lograba producir a gran escala. “Hemos usado un pozo deplotado de gas como prueba piloto para demostrar que se puede almacenar hidrógeno a gran escalada donde antes había gas. Eso es otra forma de encarar la transición energética”, afirmó.

Los avances en Hychico no se detienen. Los encargados del proyecto ya están analizando cómo transportar el hidrógeno para abastecer a toda la región. “Hemos estado hablando de inyectar hidrógeno en los gasoductos que pasan por acá. Esa es otra posible vía para esta energía. Los ejemplos son variados y las oportunidades son diversas”, manifestó el gerente de Energía del grupo Capsa.

En el panel también participó Sebastián Delgui, Gerente Regional de Gobierno y Comunidades para Región Latinoamérica de Fortescue, quien consideró que para que se repliquen experiencias como la de Hychico es necesario sumar, trabajar y escuchar a las comunidades.

También sostuvo que Argentina debe comenzar a trabajar en un marco regulatorio que incluya los parques de energía renovable, líneas de energía y puertos. “Argentina está trabajando en un proyecto de ley y el país ha sido innovador en muchos sentidos, pero la volatilidad juega en contra de los planes de inversión”, aseveró.

“Creo que esta ley va a recibir amplio apoyo político, pero debemos tener una ley moderna, que incentive al sector. Argentina tiene una oportunidad enorme por delante y nos debe encontrar trabajando de la mejor manera para que la ley esté a la altura de las circunstancias”, agregó.

Martín Mandarano fue otro de los integrantes del panel que discutió sobre la transición energética. El CEO YPF Luz realizó una breve reseña de cómo se constituyó la compañía y valoró que tuviera una visión adelantada sobre el camino de los combustibles fósiles a las renovables. “Arrancamos cuando la idea de transición energética era tibia en otras operadoras. YPF Luz se crea en agosto del 2013 y fue creada con una visión a largo de plazo”, consideró.

Los primeros pasos se caracterizaron por generar energía eléctrica con gas natural para avanzar en la construcción de parques eólicos. Un símbolo de esos cambios es Manantiales Berh, uno de los parques más eficientes de Latinoamérica y que está instalado en cercanías de Comodoro Rivadavia.

Mandarano afirmó que Argentina tiene una oportunidad única para realizar una transición energética efectiva. “Tenemos todos los recursos naturales únicos en el mundo. Tenemos Vaca Muerta, litio, energía renovable y puertos para transportar esa energía. Solo que solo queda ponernos de acuerdo y trabajar en conjunto. El futuro depende de nosotros”, aseveró.

Asimismo, ratificó que cada vez hay más demanda de energía renovable y que el país no debe caer en el debate de si es gas o energía renovable. “Debemos utilizar ambas fuentes de energía. No es una u otra. Son las dos”, destacó.

Hychico Flavia Royón Chubut Diadema Argentina.jpeg

Futuro: pensar en las formas del transporte de la energía

Todos los sectores coinciden en lo mismo: si no hay capacidad de transporte, los proyectos no pueden crecer. Bernardo Andrews, CEO de Genneia, consideró que es necesario avanzar en obras estratégicas. “El transporte es el gran cuello de botella. Podemos crear grandes parques eólicos y solares, pero si no tenemos capacidad de transportar no sirve de mucho. Más allá de las crisis cambiarias, podemos construir, pero no podemos transportar. El poder articulador del Estado debe buscar consensos, fijar y ejecutar prioridades. Esa es una tarea fundamental. Y ese es el gran desafío que tiene Argentina”, subrayó.

Pensando en el futuro, Andrews manifestó que a nivel global comienza a evaluarse la competitividad de ciertos vectores que no requieren necesariamente la transmisión eléctrica. “Es uno de los motivos por lo cual estamos hablando de hidrógeno. Si somos conscientes ambientalmente más la disponibilidad del mar, la logística de puertos marítimos y poder reutilizar recursos como agua de mar para producir hidrógeno, nos pone en una situación inmejorable”, destacó.

El CEO de Genneia también llamó a trabajar en conjunto ante un futuro incierto. “No sabemos cuál será la forma que nos va a permitir transportar energía. Es verdad que el hidrógeno se puede transportar en forma de amoniaco, pero no sabemos si eso será lo más demandante. Lo que sí tenemos que saber es que tenemos que prepararnos en el upstream en la generación eléctrica para abastecer el consumo”, ponderó.

“Tenemos que hablar de energía renovable hacia una forma de energía. Nosotros no sabemos cómo se va a transportar la energía a largo plazo. En Europa les interesa acelerar la investigación sobre cuáles son las formas de transporte, pero lo que tenemos que tratar de pensar es la transición de energía hacia algo”, agregó.

En esta nota

Comentarios