sierra grande

Sierra Grande aguarda las inversiones en hidrógeno

El intendente Renzo Tamburrini valoró las inversiones del grupo australiano. Quiere planificar el desarrollo urbano, atento a las estimaciones de mano de obra y crecimiento.

El avance del proyecto que impulsa la generación de hidrógeno verde, la gran apuesta en materia de renovables que tiene Río Negro, una producción que pone al país en el mapa mundial de ese recurso, abre una posibilidad para Sierra Grande, la ciudad que supo disfrutar los días de gloria por el desarrollo de la ex empresa Hipasam, destruida durante los años del neoliberalismo, y que ahora se ilusiona con un nuevo plan de desarrollo.

El intendente de Sierra Grande, Renzo Tamburrini, le explicó a +e cómo esa ciudad se prepara para la llamada “inversión del siglo” que impulsa la australiana Fortescue Future Energy en la provincia de Río Negro.

Con esa realidad de fondo, Tamburrini pretende acción en conjunto entre su municipio, la Provincia y la Nación para que no ocurra algo similar a Vaca Muerta, donde avanzó la producción mientras que la infraestructura quedó en el pasado, siendo un ejemplo el de la localidad de Añelo. “Necesitamos planificación para que no nos suceda lo mismo que en Vaca Muerta”, dijo.

WhatsApp Image 2022-01-12 at 10.35.39.jpeg

–¿Cómo analiza el avance de este proyecto de desarrollo para Río Negro y Sierra Grande?

Tenemos mucha expectativa, vemos cómo avanza este gran proyecto. Estos días se firmó, a través del CFI, un convenio con la Provincia para solventar gastos y financiar un trabajo que se venía reclamando desde la Municipalidad. Todo será destinado para rediseñar la ciudad, con el objetivo de planificar un lugar para 100 mil habitantes. Todo está encaminado, por eso vamos a conformar un consejo consultivo con pymes, juntas vecinales, fuerzas vivas y el personal de la comuna para brindar la información que se necesita. El objetivo es pensar la urbanización que demanda el lugar.

–¿Qué perspectiva inmediata tienen con el desembarco de Fortescue?

Se habla de unos 15 mil puestos de trabajo directos, con 35 mil puestos secundarios. Eso, multiplicado por dos, son 100 mil habitantes. Actualmente, somos casi 16 mil habitantes en Sierra Grande. Es una cantidad de personas impresionante la que demanda esta industria, importaremos trabajadores. Seguro recibiremos inversión privada, pero es necesaria una planificación para que no nos suceda lo mismo que en Vaca Muerta, para que el desarrollo sea armónico. Nosotros tenemos un plan turístico ligado al ambiente, por eso debemos pensar un progreso en armonía con el ambiente.

–¿Estos días habrá novedades del plan de la empresa Fortescue?

La empresa tiene que presentar los estudios de suelo, los de impacto ambiental, porque tiene que terminar el proyecto ejecutivo de la obra. Debe presentar esos datos que luego serán tratados en la Legislatura de Río Negro para aprobar o no el plan bajo modalidad de iniciativa privada.

–¿Cómo es la relación con el gobierno provincial en el marco de este proyecto?

La provincia tiende a trabajar en soledad, sin darle participación al municipio. A pesar de eso, entendí que debo aprender a esperar, porque el Municipio es parte de la evolución de este proyecto. Más tarde que temprano, deben trabajar de manera conjunta. Esa es la relación actual, que mejoró en el último tiempo. Se abrió el esquema de juego y se generó una agenda de trabajo para encontrar objetivos que nos unan.

Fortescue 002.jpg

–Usted habló de Vaca Muerta, ¿algunas empresas con presencia en la Cuenca Neuquina lo contactaron?

Tuve varios llamados, varias expresiones de voluntad de asentarse en Sierra Grande. Todo está supeditado a la venta de lotes, pero es algo natural ante la particularidad de los anuncios. Tanto empresas como privados están decididos a invertir en la región. Eso es muy bueno, pero si no hay planificación, puede ser complicado.

–Y en este contexto auspicioso para Sierra Grande, ¿en qué situación se encuentra la explotación de hierro? ¿Cree que la mina puede levantar su producción?

El proyecto minero, como tal, está paralizado. No está en funcionamiento, apenas tiene unos 20 o 30 empleados para mantenimiento.

–El nuevo proyecto de hidrógeno verde esperanza a los habitantes de Sierra Grande. ¿Temen una decepción?

Nosotros sufrimos al neoliberalismo, también existió la situación de la central nuclear. Esta situación se da manera distinta, nos permite creer porque lo hace una empresa seria como Fortescue. Se hizo en un marco institucional muy serio como el G20, una diferencia muy importante a la planta nuclear, de la que nunca se escuchó hablar al ex presidente (Mauricio) Macri. Eso solo fue una bomba de humo previo a las elecciones.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar