precio

El precio del gas neuquino sigue en caída

El valor promedio ponderado para la generación se derrumbó a u$s 1,79. MEGSA hizo una nueva subasta a pedido de Cammesa.

Fernando Castro - fcastro@lmneuquen.com.ar

El gas de Neuquén para la generación eléctrica mostró una nueva foto preocupante. El precio promedio de venta ponderado para ese segmento se derrumbó a 1,79 dólares por millón de BTU, de acuerdo a la cuenta que hizo el gobierno provincial a partir de la subasta realizada esta mañana por el Mercado Electrónico del Gas (MEGSA).

De este modo, la serie de operaciones mostró una baja sustancial del promedio de precios destinado a la generación que centraliza la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Argentino (Cammesa), que buscó garantizar el fluido para el mes que viene.

Los valores están apenas por encima del piso preocupante que habían experimentado en diciembre, cuando hubo colocaciones de gas para generación en torno a u$s 1,50 por MBTU.

Luego de esa subasta y ante la queja de provincias productoras, con Neuquén a la cabeza, el gobierno nacional había introducido cambios en la metodología de venta, de modo que un porcentaje de las transacciones se realizara bajo la modalidad deliber or pay.

Así se garantizaba que al menos el el 30% del gas de una oferta se comercializara al precio acordado en la subasta, algo que no regía hasta entonces.

Luego, el mes pasado, en la anterior subasta del MEGSA, los valores experimentaron un leve repunte. Pero el precio por millón de BTU no superó los u$s 2,40 por millón de BTU.

La de esta mañana fue la primera subasta para el gas de generación realizada en medio de la pandemia del coronavirus en el país, con un panorama de posibles bajas del consumo industrial de electricidad por la caída de la actividad económica. Si bien puede esperarse un incremento paulatino del consumo residencial, ya se registran caídas de la demanda de los complejos fabriles.

De hecho, el CEO de YPF, Daniel González, sostuvo esta semana que la empresa ya experimenta una disminución de la demanda del 15% en gas.

Para las provincias productoras, es parte del dilema hacia adelante que presiona el nivel de ingresos y la actividad económica. Les suma un lastre al complejo clima económico que también incluye la variante de la producción petrolera.

El baja de la demanda a nivel nacional, se da de frente con el enorme potencial de los pozos no convencionales en Neuquén, con el shale a la cabeza.

Producen mucho, necesitan una inversión sostenida para mantener ese nivel de producción, pero al mismo tiempo se requiere de nuevos mercados por fuera del argentino para poder comercializar ese gas, lo que también impone la necesidad de construir nueva infraestructura de transporte y optimizar las exportaciones en un primer momento en el Cono Sur de América.

En esta nota

Comentarios