pozos

Mendoza también busca darle un envión a sus campos maduros

Una ley apunta a incrementar un 4% la producción de crudo y poner en marcha unos 260 pozos que están paralizados.

Las provincias productoras intentan apuntalar la reactivación de la industria petrolera, tras el duro golpe de la pandemia, bajo el axioma de que la suma de cero es cero. Tanto Neuquén como Mendoza apuntan a esquemas similares para estimular las inversiones en yacimientos convencionales, a través de beneficios fiscales.

La vecina provincia picó en punta y el miércoles pasado la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley Mendoza Activa Hidrocarburos, un programa que reintegrará a las petroleras hasta el 40% de la inversión efectivamente realizada, neta de IVA y a través de certificados de crédito fiscal de hasta 800 millones de pesos, en proyectos de puesta en producción de nuevos pozos o en la reactivación de pozos existentes que se encuentren sin producción.

La ley impulsada por el gobernador Rodolfo Suárez apunta a incrementar un 4% la producción de crudo y poner en marcha unos 260 pozos que están paralizados, la mayoría de ellos por la caída de la demanda durante la pandemia de coronavirus.

Ese aporte no reintegrable mediante crédito fiscal podrá ser aplicado para el pago del impuesto a los Ingresos Brutos y de las regalías hidrocarburíferas que percibe la provincia.

Para el caso de Ingresos Brutos, las empresas podrán acceder al beneficio de un certificado de crédito fiscal por hasta el 20% de la inversión total que realicen y utilizarlo hasta el 31 de diciembre de 2023. El beneficiario original y los sucesivos cesionarios podrán transferirlo de acuerdo con lo que establezca la reglamentación.

En cuanto a las regalías, el crédito fiscal también será de hasta el 20% de la inversión total, aplicable al pago de regalías que corresponda a la producción de hidrocarburos proveniente de los proyectos que hayan presentado en el marco del programa Mendoza Activa Hidrocarburos.

El costo fiscal establecido en la normativa no afectará los recursos correspondientes a los municipios.

Al fundamentar la iniciativa, el ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié, aseguró que hay unos 260 pozos que están parados transitoriamente o en reparaciones que se pueden reactivar y beneficiar a las empresas de servicios locales que se vieron seriamente afectadas por la pandemia.

“Hoy estamos en el peor de los casos. Los pozos no funcionan, la gente no trabaja, las empresas pyme de Mendoza no trabajan y el Gobierno no cobra ni Ingresos Brutos ni regalías”, aseguró.

El diputado Jorge López (UCR), miembro informante del proyecto de ley, señaló que se generará “una inversión, que solamente en lo que hace a recuperación de pozos activos dé 571 millones de pesos, lo que significa una recaudación en un año – que hoy no tiene ni la provincia ni los municipios- de 422 millones de pesos”.

El Gobierno espera que vuelvan a trabajar unos 15 equipos de workover que están paralizados.

Ante los cuestionamientos de la oposición, aclaró que los beneficios fiscales estarán asociados “a la producción de los pozos vinculados al programa y no a otros yacimientos”. Algunos legisladores plantearon que las operadoras deberían cumplir con los planes de inversión comprometidos.

La provincia de Neuquén avanzará en una medida similar. El gobernador Omar Gutiérrez anunció la semana pasada que enviará a la Legislatura un proyecto que autorizará al Poder Ejecutivo a emitir certificados de crédito fiscal por un monto de hasta 1000 millones de pesos para ser aplicados a la cancelación de impuestos provinciales (ver página 7). Las empresas beneficiarias podrán ejecutar esos instrumentos hasta un 50% de la inversión realizada, neta del IVA. Se podrán incluir dentro del plan de inversión trabajos de abandono de pozos.

La diferencia con el proyecto mendocino no solo radica en el mayor porcentaje de crédito fiscal, sino también en que las petroleras solo lo podrán aplicar para pagar impuestos provinciales, y no para la cancelación de regalías por la producción de petróleo y gas.

En esta nota

Comentarios