petroleros

Se acerca la hora de las renegociaciones de los contratos petroleros

Corre el tiempo de algunas concesiones de áreas petroleras en Río Negro que deberán renegociarse en los próximos años. Hay áreas no convencionales a la espera de ser adjudicadas. Presiona el calendario electoral.

Corría el 2014 y el entonces gobernador Alberto Weretilneck, a cargo de un gobierno que construía legitimidad tras la muerte del peronista Carlos Soria, iniciaba el proceso de renegociación de contratos petroleros. Su posicionamiento en el mapa energético trascendía las fronteras cuando sus funcionarios avanzaban en un acuerdo, por entonces, con Petrobras. Aquel acto de gobierno dinamitaba el extinto Frente para la Victoria (FpV) rionegrino y le daba una impronta a la gestión del creador de Juntos Somos Río Negro (JSRN), que empezaba a trazar su historia fuera de la órbita del kirchnerismo.

Por estas horas, mientras los ríos subterráneos de la política fluyen al máximo camino a la elección de 2023, se espera el diálogo entre las autoridades y las operadoras que tienen activos en Río Negro para estirar la explotación de los yacimientos que deben renovar sus contratos en menos de un lustro. Ante el vencimiento cercano de algunas áreas, se aguarda el inicio de la ronda con representantes de las empresas con un condicionante: el año electoral que se aproxima, que tiene como protagonistas a las principales figuras del oficialismo rionegrino.

La tabla de 34 áreas concesionadas tiene urgencias diferentes. Loma Negra, hoy bajo la órbita de Capex, muestra la fecha más cercana (febrero de 2024). Lo mismo sucede con Agua Salada, de Tecpetrol, que debe renovar su pliego en septiembre de 2025; o como en El Santiagueño, de Petróleos Sudamericanos; y Jagüel de Los Machos, hoy bajo concesión de Vista Oil And Gas, que también finalizan ese año. La lista, que incluye a diversas empresas, se estira hasta 2040.

En ese contexto, fue la propia gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, quien instó a darle agilidad a un nuevo acuerdo para que la provincia tenga sustento económico. El objetivo no es otro que hacer frente a las obligaciones de gestión. Entre varios ítems, el mapa de hidrocarburos alimenta las arcas de la administración central y los municipios, a través del reparto en el sistema de regalías.

“En los próximos contratos petroleros, voy a volver a poner aviones. No puede ser que no tengamos aviones para casos de emergencia o un helicóptero”, comentaba Carreras, en Radio 6 de San Carlos de Bariloche, en pleno debate por la compra de una aeronave, tras regresar de su gira por Israel antes del invierno. Desde entonces, se puso en agenda la innovación del esquema petrolero.

Las declaraciones de la jefa provincial, que busca concretar un acuerdo antes de finalizar el mandato, se sustenta en la legislación. Según lo marca la ley 4818, el denominado bono fijo deberá ser destinado al financiamiento de obras o equipamientos para mejorar la infraestructura rionegrina. Cada movimiento, advierte la norma, deberá realizarse bajo la supervisión de la Secretaría de Ambiente, través del InPro (Sistema de Información Provincial), donde deben declarar contingencias menores y mayores en diversos plazos y las concesionarias actualizan información. La cartera que encabeza Dina Migani analizará el accionar de las petroleras en las áreas explotadas, para bajar o levantar el pulgar.

Si bien fuentes de la cartera de Energía le aseguraron a +e que no existen movimientos todavía, las operadoras ya tienen en su agenda la negociación. Más allá de 2024 y 2025, la lista que tiene en su despacho la secretaria Andrea Confini posee un nutrido número de yacimientos en condiciones de volver a ser negociados.

Madalena Energy tendrá que pelear por Rinconada/Puesto Morales, que vence el plazo a finales de enero de 2026. Medanito SA tiene la misma obligación por el área Medianera, en noviembre de ese año. Petróleos Sudamericanos S.A - JCR S.A deben hacer lo suyo por Loma Montosa Oeste y Centro Este, que caducan en enero del 2026 y en julio del 2027.

Un caso especial atraviesa YPF. A cargo del principal yacimiento no convencional, y fuente de suministro de la mitad del gas que sale del suelo rionegrino: Estación Fernández Oro (EFO). Allí tiene contrato hasta el 15 de agosto de 2026. Si bien está en un proceso de natural declive, llegó a producir el 10% del petróleo y poco más del 42% del gas. El Plan Gas prometió mantener la curva productiva y hacer dique de contención a un reducto que va camino a otra etapa, en pleno debate sobre el futuro de la actividad mientras el gobierno apuesta a las energías renovables como el Hidrógeno Verde.

En el juego de la negociación inminente por el uso de sus activos, algunas operadoras tienen asegurado un plazo de gracias más extenso que garantiza su presencia. Según la tabla a la que tuvo acceso este suplemento, la empresa Energicon manejará el área de Vaca Mahuida hasta 2042. Capex, llega al tope: Puesto Zuñiga será explotado hasta marzo de 2047. Vista Oil and Gas tiene en sus manos otros pozos en Jarilla Quemada, reducto que explotará hasta 2040.

Luego los números pasan 2027, 2028, 2034, 2035, 2036 para las empresas Madalena Energy, Vista, YPF, Petróleos Sudamericanos, Aconcagua Energía, Petrolera del Comahue (Energicon), President Petroleum y Tecpetrol.

Con el foco puesto en la cuenca de Vaca Muerta, las empresas hacen su juego y esperan que el tiempo les juegue a favor. A la espera de que se defina la próxima elección provincial, en la que Juntos Somos Río Negro (JSRN) llega como favorito y el modelo rionegrino de Juntos por el Cambio (JxC) -con el diputado nacional Aníbal Tortoriello (PRO)- como principal retador, las operadoras especulan con quien sentarse a negociar.

Sin claridad de quién sea el candidato a la gobernación, aunque Weretilneck trabaja para abandonar el Senado de la Nación y volver a competir por el ejecutivo, los Ceos contemplan alternativas. “Si eso ocurre, le tocará a él negociar. Por eso está todo frenado, hay ruido puertas adentro de las empresas”, razonó una voz autorizada del sector energético, de fluida relación con empresarios y los gobiernos de Río Negro y Neuquén.

En esta nota

Comentarios