petróleo

Los "Chatarreros de la Dorsal", el entrepreneur canadiense y la ensalada casera

En los años 90, arribó a Neuquén Chauvco Resources, un compañía canadiense conducida por un ingeniero en petróleo, Guy Turcotte, que revolucionó la exploración en la cuenca.

Por Daniel A. Kokogian (*)

Corría la primera mitad de la década del ’90 con una actividad muy intensa de la industria petrolera, que incluía la presencia de muchísimas compañías extranjeras, sumadas a la consolidación y crecimiento de muchas de las empresas nacionales que ya estaban trabajando en el país. El boom había comenzado con el llamado Plan Houston para áreas de exploración, lanzado por el gobierno del Dr. Raúl Alfonsín y luego con las primeras rondas del Plan Argentina, en este caso para oportunidades de desarrollo durante la presidencia del Dr. Carlos Menem. Adicionalmente se produjo la venta de las llamadas áreas marginales a las que se sumaron las áreas centrales de YPF. No mucho tiempo después se privatizaba la empresa nacional.

En ese contexto arribó Chauvco Resources, compañía canadiense relativamente pequeña, que como solía y suele ser común en aquellos lares, había sido fundada y era conducida por un ingeniero en petróleo, Guy Turcotte, uno de los hombres de negocios más renombrados del ambiente de Calgary.

Chauvco Argentina inició actividades como socia de Bridas y Coastal en áreas de Tierra del Fuego continental, pero luego avanzó como operadora en Neuquén, más específicamente en la zona de la Dorsal de Huincul, con el área Loma Negra – NI. Paralelamente, se comenzó a formar un equipo de profesionales el cual tuve el placer de liderar como Gerente de Exploración. Así, llegaron colegas y amigos de mucha experiencia, entre ellos Jorge Vásquez, Hugo Facchini, Mario Schiuma, Ariel Galarza y varios otros que se fueron sumando con los años.

A partir de los estudios hechos en el área inicial, nos dimos cuenta que algunas zonas aledañas tenían mayor potencial, y fue así que en menos de tres años habíamos adicionado las concesiones de Norte de la Dorsal, Aguada Villanueva, Huincul y, posteriormente ya con la compañía sucesora Pioneer Natural Resources, adquirimos Sur de la Dorsal, Neuquén del Medio y Anticlinal Campamento, entre otras. Llegamos a operar 23 bloques en muy poco tiempo y el portafolio cubría aproximadamente el 60% del ámbito geológico de la Dorsal, extendiéndose por más de 100 km hacia el Sur y Norte de la misma. Hubo también algunos bloques fuera de ese ámbito, como por ejemplo La Calera.

¿Cómo fue posible hacerlo en tan poco tiempo? Ocurrió que en aquellos tiempos el interés de la industria en general, había migrado hacia otros sectores de la cuenca, como Loma de la Lata, la Plataforma de Catriel y el sector de Rincón de los Sauces. En consecuencia, todos los bloques de la Dorsal dejaron de ser importantes en el portafolio de otras operadoras. Chauvco/Pioneer aprovechó esta situación para generar un polo de exploración y desarrollo de escala y rejuveneció una región de la cuenca casi abandonada. A partir de esta característica del proceso y modus operandi de la empresa, Chauvco/Pioneer fue bautizada en su momento por el inefable Jorge ”El Loco” Vásquez como “Los Chatarreros de la Dorsal”, calificación que todos aceptamos sin dudar, ya que claramente era muy descriptiva de la oportunidad de negocios que practicábamos.

En el contexto de ese rejuvenecimiento y exploración adicional de áreas abandonadas, recuerdo un caso que amerita ser compartido. Fue claramente un proceso de enseñanza concreto y de influencia de una visión foránea sin la carga de preconceptos locales. A posteriori de la adquisición de Norte de la Dorsal y luego de intensos análisis y discusiones en el grupo técnico, identificamos tres sectores para adquirir sísmica 3D, algo relativamente nuevo en el país. Eran tres sectores de no más de 50 km2 cada uno y el plan se lo presentamos al “dueño”, el mencionado Guy Turcotte. Luego de escucharnos atentamente, nos agradeció nuestro trabajo y nos comentó que, si bien adquiriríamos la sísmica 3D propuesta lo haríamos cubriendo toda el área, un poco más de 220 km2, ya que en la experiencia que él traía de Canadá eso era lo más eficiente, por costos y porque además el 3D siempre aportaba datos nuevos.

Como producto de esa decisión, se perforaron luego varios pozos exploratorios con al menos tres descubrimientos importantes como Puesto Espinosa, Bajo Barda Gonzalez y Puesto Lopez, todos downdip de yacimientos existentes, en entrampamientos ubicados más abajo de los contactos agua/petróleo de los yacimientos viejos y, lo más importante, ¡ninguno de ellos se ubicó en los sectores previamente seleccionadas por nosotros!

A partir de esa experiencia, todos los bloques que adquiríamos eran cubiertos 100% con sísmica 3D, alcanzando a registrar cerca de 2000 km2. Como consecuencia de ello se descubrieron varios yacimientos adicionales y se mantuvo un ritmo de perforación de aproximadamente 100 pozos anuales durante unos 6-7 años, alcanzando niveles de producción del orden de 12,000 bod y 35 mmcfgd. Las reservas 2P incorporadas fueron cercanas a los 150 mmboe. El uso intensivo y masivo de sísmica 3D fue una lección aprendida partir de experiencias externas, no era lo usual en nuestro país en ese momento hacerlo de esa manera.

Ya en el plano de las misceláneas, fue muy interesante para el grupo de trabajo conocer el proceso de Chauvco desde sus orígenes. Guy armó la compañía en 1982 con USD 50,000, que le fueron aportados por una “vaquita” que organizó su padre (un farmer de la localidad de Chauvien, en Saskatchewan) con los vecinos de su finca, y la vendió en 1997, sólo 15 años después en USD 1,200 millones. Un ingeniero en petróleo, entrepreneur, que comenzó con un puñado de pozos y que, al desarrollarse en un ambiente de negocios tan distinto al que nosotros estábamos (¿estamos?) acostumbrados, terminó vendiendo una compañía con centenares de pozos en Canadá y el exterior por un valor que multiplicaba asombrosamente su inversión inicial.

Y para finalizar un dato de color. Ese mismo personaje, Guy, no tenía servicio doméstico permanente en su casa, razón por la cual me tocó preparar una ensalada con él para una cena de domingo a la noche, mientras su esposa cuidaba un bebé recién nacido. Recuerdo claramente que mientras cortaba la lechuga y los tomates, trataba de imaginar la misma escena, pero con los pares locales de Guy. No pude imaginarme preparando la ensalada con los Pérez Companc, los Bulgheroni o los Rocca. Dos detalles adicionales. El primero, esa noche fueron a cenar el entrenador de la selección de hockey sobre hielo de Canadá, algo así como un prócer moderno del país. El segundo, el Country Manager de la misma compañía aquí en Argentina, tenía cuatro personas de servicio doméstico y chofer. Jamás olvidaré esa experiencia.

*Esta crónica es parte del libro “Crónicas de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos. 50 años de Conceptos e Historias en Primera Persona”, Buenos Aires, IAPG, 2022; presentado en el 11 Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos (Conexplo -IAPG)

En esta nota

Dejá tu comentario