petróleo

El desplome agrava las finanzas de algunos socios de la OPEP

Los problemas de liquidez en los estados productores se agravan con el golpe que les está dando el coronavirus.

El colapso de los precios del petróleo le está costando a algunos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no solo la pérdida de ingresos cuando más lo necesitan para enfrentar la crisis del coronavirus, sino que también la participación de mercado que tal vez nunca recuperen.

Los productores de la OPEP como Nigeria, Angola, Argelia y Venezuela no pueden competir con los menores costos de los hasta hace poco aliados Arabia Saudita y Rusia, que están inundando el mercado.

El ministro de Petróleo de la República del Congo escribió este mes al secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, pidiendo conversaciones urgentes para ayudar a evitar que algunos miembros caigan en recesión. Pero aunque están desesperados por que la OPEP+ -la OPEP y Rusia salgan al rescate, los productores de África tienen poca influencia.

"No tienen poder", dijo a Reuters una fuente de la industria petrolera nigeriana. "Todo lo que pueden hacer es preguntar". Aunque países que no pertenecen a la OPEP, como Gran Bretaña, Noruega y Estados Unidos, tienen una producción de costos relativamente altos, sus economías diversificadas hacen que no dependan del petróleo.

Y además de golpear los ya ajustados presupuestos, el desplome del precio del crudo ha llevado a las grandes firmas del sector a recortar planes de gastos por miles de millones de dólares. El impacto a más largo plazo de estos campos comparativamente costosos de esos países podría ser mucho más doloroso.

"Las compañías están revisando sus carteras completas a diario", dijo Roderick Bruce, analista de investigación principal para África en IHS Markit, que pronostica que las decisiones finales de inversión en el continente podrían alcanzar mínimos históricos este año. En Nigeria, por ejemplo, analistas estiman que el bombeo caerá en un 35% sin inversiones en yacimientos en alta mar. En toda África, Rystad espera que el retraso en el gasto podría significar una caída de 200.000 barriles por día (bpd) en la producción esperada para 2025.

El dolor es aún más agudo en Venezuela, un miembro fundador de la OPEP, que también enfrenta sanciones de Washington, la hiperinflación y las exportaciones limitadas por la pérdida de compradores de refinerías estadounidenses. El presidente Nicolás Maduro dijo este mes que Venezuela está vendiendo su petróleo por debajo de los costos de producción, aunque no anunció ninguna acción para compensar la pérdida de ingresos.

No pueden igualar el marketing ágil y agresivo que vio a Arabia Saudita recortar sus precios de venta justo después del colapso del acuerdo de la OPEP+.

La repentina crisis de efectivo también complica la capacidad de estos países de enfrentar el brote de coronavirus. Un grupo de ministros de Finanzas africanos pidió un paquete de 100.000 millones de dólares para enfrentar la pandemia. Mientras, el vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, afirmó que su país enfrenta complicaciones ya que enfrenta un pago de 325 millones de dólares este mes como parte de un acuerdo de recompra de deuda.

Los sistemas de salud en todos estos productores OPEP enfrentan problemas crónicos de financiamiento y la crisis petrolera también plantea dudas sobre si pueden crear paquetes de rescate o pagar a los soldados y la policía para hacer cumplir las cuarentenas o combatir disturbios.

LEÉ MÁS

El Brent toca su peor precio desde 2002

Arabia inunda de petróleo al mundo en medio del coronavirus

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar