Naftas

Por la suba en la nafta premium, muchos ya se pasan a la súper

Una tendencia en 2018. La venta de combustibles de calidad cayó un 25 por ciento. En Neuquén, la demanda sólo la sostuvo el fenómeno de Vaca Muerta.

Durante el año pasado, una combinación de factores como la liberación de precios de los combustibles, la brusca devaluación y la recesión económica en el país, tuvo impacto sobre el comportamiento de los consumidores a la hora de cargar el tanque. No sólo cayó la demanda, sino que también hubo una fuerte retracción de la venta de productos premium.

Según destaca un informe elaborado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), entidad que representa a los empresarios del sector de las estaciones de servicio del país, si bien la decisión oficial de desregular el mercado se implementó a partir de octubre de 2017, los efectos de su aplicación comenzaron a sentirse ya iniciado el 2018.

Es que al retraso de precios en surtidor que arrastraba el sector se agregaron las sucesivas devaluaciones del peso a partir del segundo trimestre y un escenario de suba del precio internacional del crudo.

Hacia fines de año, un dólar estabilizado y un barril de petróleo en baja calmaron las aguas. Sin embargo, esta semana las principales refinadoras volvieron a remarcar las pizarras en las estaciones, esta vez un 1,6%.

Caen las premium

De acuerdo al informe de CECHA, el año pasado se registraron 14 aumentos de precios y dos bajas, que acumularon un incremento del 69,88% en promedio, cifra que se ubicó muy por encima de la inflación.

Los aumentos más fuertes se produjeron en los combustibles de mayor calidad. La nafta premium subió un 65,77%, mientras que la súper lo hizo un 64,21%. Por otra parte, el producto del diesel se encareció un 76,27% y el gasoil 74,29%.

Las versiones de combustibles premium venían liderando los incrementos en la demanda durante 2017 y el primer trimestre del 2018 inclusive. Sin embargo, la suba de precios y el deterioro de la economía de bolsillo de los consumidores produjeron un masivo traslado hacia los combustibles más baratos. Así es como en los últimos meses del año las ventas de combustibles premium registraron retracciones mayores al 25% en promedio.

Menos demanda

Por el lado de la demanda, la caída anual fue mínima, fue del 0,63% (16.299.765 m3 en 2018 vs. 16.403.456 m3 en 2017), pero el dato a tener en cuenta es que fue bajando a medida que se implementaban los aumentos de precios.

Hasta abril, las ventas iban en ascenso, pero en mayo comenzaron a estancarse para caer abruptamente en septiembre (-6,65%), el mes en el que se aplicaron cuatro subas de precios que en total superaron un 20%.

“En simultáneo, el comportamiento de los consumidores mostraba ya en el segundo trimestre una progresiva migración de la nafta premium a la súper, marcando una nueva tendencia contraria a la evolución natural que se venía registrando en el consumo, que es el traspaso hacia combustibles de mayor calidad como consecuencia lógica de la renovación del parque automotor, con motores de tecnologías más limpias”, destaca el informe de CECHA.

En la región, las ventas de combustibles tuvieron un derrotero similar al registrado a nivel nacional, aunque la actividad petrolera marcó la excepción a estos números.

El secretario de la Cámara de Expendedores de Río Negro y Neuquén, Marcelo Pirri, señaló a +e que aún están elaborando el informe con los datos del mercado regional durante 2018, aunque adelantó que en la zona también se registró en los últimos meses del año una baja del consumo de los productos más caros, de entre 20% y 25%.

“Tenemos dos situaciones muy diferentes entre ambas provincias. En Río Negro, por las dificultades de la actividad frutícola, hubo una caída mayor en la demanda de combustibles premium que en Neuquén, donde fue mucho menor por el buen nivel de actividad que se registró el año pasado en Vaca Muerta”, concluyó Pirri.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar