gas

Loma Campana también se hace sentir con su shale gas

Produce casi lo mismo que El Orejano, el primer desarrollo de shale gas de Vaca Muerta. Lo explican el mercado y la mayor cantidad de crudo en junio.

No se explicaría el shale oil en argentina sin su área estrella: Loma Campana, el desarrollo masivo de YPF y Chevron al frente de Añelo, sobre la formación Vaca Muerta. Lo que no es tan conocido es el rol creciente que viene tomando respecto de la producción de gas.

Salvando el caso de las grandes áreas de este segmento de la producción, lo cierto es que el gas asociado que se extrae junto al crudo en pozos de Vaca Muerta, toma un papel relevante, sobre todo en medio del freno de las inversiones, el declino de la producción y la falta de mercados.

En junio, de acuerdo a los datos de la secretaría de Energía de la Nación, Loma Campana llegó a producir 1,890 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d).

Si bien este nivel de producción la deja lejos de la vanguardia de áreas como Fortín de Piedra, o el bloque Loma La Lata- Sierra Barrosa, de la propia YPF, fue suficiente para acercarla al yacimiento precursor de los desarrollos de shale de Neuquén.

Se trata de El Orejano, el bloque de shale gas que la petrolera nacionalizada explota en sociedad con Dow Chemical.

En junio, esta área exclusivamente gasífera produjo 1,897 MMm3/d, apenas 7.000 m3/d sobre Loma Campana, un área exclusivamente petrolera, que de todos modos se las viene ingeniando para inyectar volúmenes crecientes de gas, vinculados a sus cuotas de producción de petróleo.

A mayor aceleración del crudo, algo que volvió a darse en el último mes en este punto de la zona caliente de Vaca Muerta, también más volúmenes de gas asociado para inyectar en el sistema interconectado.

La situación es un coletazo del actual cuadro de situación del mercado interno del gas. En junio de 2019, El Orejano producía 4,87 MMm3/d, un 61 por ciento más que en su registro de junio pasado.

De acuerdo a fuentes de la industria, el freno se relacionaría al declino natural del área, a la falta de nuevos pozos en función de la demanda interna, y al parate en pozos productivos por el mismo motivo.

Ante ese escenario, el gas de Loma Campana sí encuentra un mercado, a partir del incremento de la demanda de crudo en el último mes, cuando la producción neuquina llegó a unos 159.630 barriles diarios.

El gas asociado de Vaca Muerta hoy está lejos de ser una solución para los requerimientos de Argentina. En países como Estados Unidos, con una mayor proporción de gas asociado al shale oil, áreas petroleras han sido parte del creciente rol de productor mundial de gas de la potencia norteamericana. En el sector petrolero, hay coincidencia acerca de que el shale gas asociado argentino no "viene" de los pozos en una relación tal que lo conviertan en una alternativa similar.

Con todo, ese gas ha sido una solución para alimentar centrales térmicas o bien para tratarse en los bloques petroleros para luego ser parte de la demanda canalizada por los gasoductos troncales.

En esta nota

Comentarios