GAS

El "gas apretado", un complemento para el shale

Un cuarto del total de la producción gasífera de la provincia vino de las arenas compactas. Un segmento que vuelve a crecer.

La producción de tight gas sobrevive a pesar de que muchos pozos ya se están convirtiendo en yacimientos maduros en la provincia de Neuquén. El esplendor de los subsidios y las campañas de perforación dieron frutos en su momento, y hoy se mantiene con una producción estable.

Según los datos de la Secretaria de energía de la Nación, la producción de gas en arenas compactas llegó a 504,6 MMm³ en junio pasado, apenas superior al mismo mes de 2020, en plena cuarentena, donde la producción se ubicó en 492,4 MMm³. La suba es de un 2,4% interanual.

Ese tipo de extracción en arenas compactas sigue siendo el 24% de la producción total del gas en la provincia de Neuquén, y aún cuenta con pozos que inyectan grandes cantidades de metros cúbicos al día. La formación por excelencia ha sido Las Lajas, que está a poco más de 5.000 metros de profundidad mucho más abajo que la roca madre donde se extrae el shale de Vaca Muerta.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Energía y Recursos Naturales, a mayo de 2021, el componente de shale gas en la producción neuquina era del 47%, un 29% de gas convencional y el 24% de tight.

La producción de tight gas pasó de un récord en 2016 de 1.263 etapas de fractura a 285 en 2020. Sin embargo, más allá del costo de producción que implica el método de extracción de ese fluido, sigue teniendo presencia en la producción de los pozos perforados hace años.

La complejidad de los pozos tight lleva a las operadoras a perforar en distintas formaciones. Por ejemplo, en Neuquén está, además de Las Lajas que es una formación casi exclusiva del tight y el convencional. En tanto que en la provincia de Río Negro la formación para perforar en arenas compactas por excelencia es Los Molles.

“Los pozos tight están en una formación de areniscas donde hay variaciones de la permeabilidad, entonces la definición de tight es en lugares puntuales, son como manchones que hay en las formaciones. Esto nace en Estados Unidos como una cuestión impositiva, y no hay una gran diferencia entre los que es convencional y tight”, explicó a +e Luciano Fucello, el country manager de NCS Multistage, que analiza las etapas de fracturas y los eventos hidrocarburíferos en el país y en Neuquén.

La experiencia de Lindero

De Lindero Atravesado, un yacimiento ubicado en una zona estratégica de los hidrocarburos en Neuquén, empieza a consolidarse con la producción de shale oil, en medio de una compleja transición que lo llevó, en su momento, a ser unas de las áreas precursoras de la producción de gas en arenas compactas (tight sand gas) en la Argentina. La compañía no paró durante la pandemia. Solo el parate de la cuarentena total y luego se dedicó a la terminación de gasoductos e infraestructura en distintas áreas.

La carrera que hizo el yacimiento en el tight gas le permite posicionarse dentro de esa ventana con una producción de 1,5 millones de metros cúbicos de gas al día (MMm³/d). Son en total 109 pozos terminados y en producción que hay en ese yacimiento, desde que comenzó a perforarse en la formación Grupo Cuyo (integrado por las formaciones Lajas y Molles aunque solo explotan Lajas), una capa geológica que está mucho más profunda que Vaca muerta, allá por los 6.000 metros.

El último pozo tight que perforó PAE fue en el verano de 2018, aproximadamente y los primeros pozos de shale oil se pusieron en producción a principios de 2019. De toda esa campaña tight, la compañía realizó grandes inversiones en instalaciones modernas que quedaron funcionales en ese yacimiento. Es decir que el área hidrocarburífera está lejos de estar obsoleta.

En esta nota

Comentarios