Europa

Europa: los precios de la energía se disparan mientras debaten un límite al gas

La Unión Europea y Reino Unido tratan de mitigar el impacto de lo que algunos políticos han denominado "guerra energética" con Rusia.

Por William Schomberg y Tassilo Hummel

LONDRES/PARÍS (Reuters) - Europa sintió el lunes el frío de la subida de los precios de la energía, con Francia diciendo que no podía asumir todos los costos adicionales para los consumidores, mientras que Reino Unido se enfrenta a un creciente riesgo de recesión.

La Unión Europea y Reino Unido tratan de mitigar el impacto de lo que algunos políticos han denominado "guerra energética" con Rusia, que ha recortado las exportaciones de gas a Europa tras las sanciones impuestas por Occidente por su invasión de Ucrania.

La Comisión Europea tiene previsto presentar el miércoles un paquete de medidas de emergencia para los 27 países de la UE, que incluye una tasa sobre las ganancias extraordinarias de las empresas energéticas y un plan de salvamento para las eléctricas que se enfrentan a una crisis de liquidez.

No obstante, los países están divididos en cuanto a los detalles y a la posibilidad de imponer un tope a los precios del gas, según los diplomáticos.

Mientras tanto, Rusia dijo que es difícil predecir las consecuencias para el tránsito de gas hacia Europa de un nuevo proceso de arbitraje iniciado por la empresa energética ucraniana Naftogaz.

En Francia, el ministro de Economía, Bruno Le Maire, dijo que los consumidores estarán protegidos por nuevos topes a los precios de la energía cuando los actuales se agoten este invierno boreal, pero subrayó que los hogares tendrán que absorber una "pequeña parte" del aumento de los costos por sí mismos.

"Sería completamente irresponsable hacer recaer el peso de estas subidas únicamente en el presupuesto del Estado", dijo Le Maire, añadiendo que habrá una "subida contenida de los precios del gas y la electricidad".

En Reino Unido, donde la inflación tocó un máximo de 40 años de más del 10%, la economía se expandió un 0,2% en julio en comparación con junio, menos del 0,4% esperado. La fuerte subida de los costos de la energía afectó a la demanda por electricidad y el aumento del costo de los materiales impactó en el sector de la construcción.

Mientras la Comisión redacta la próxima serie de medidas de la UE, Noruega advirtió contra los topes al precio del gas.

"Acudimos a las conversaciones con la mente abierta, pero somos escépticos respecto de un precio máximo para el gas natural", declaró el primer ministro noruego, Jonas Gahr Stoere, tras una llamada con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. "Un precio máximo no resolvería el problema fundamental, que es que hay demasiado poco gas en Europa".

Noruega, que es un estrecho aliado de la UE, se ha convertido en el mayor proveedor de gas del bloque después de que Rusia redujo las exportaciones tras la guerra de Ucrania, lo que le ha permitido a su industria petrolera obtener unos ingresos récord.

Aunque Noruega aspira a ser un proveedor fiable de gas a Europa, el país nórdico ha dicho que las condiciones comerciales deben determinarse mediante negociaciones entre las empresas que bombean el hidrocarburo y las que lo compran.

En un intento por reducir la factura energética de los ciudadanos y las empresas de cara al invierno, los ministros de Energía del bloque pidieron el viernes a la Comisión Europea que incluya un tope para el precio del gas.

Sin embargo, los países no están de acuerdo sobre la necesidad de dicho tope ni la forma que debería adoptar, según los diplomáticos, con opciones que van desde un límite de precios para todo el gas importado, los flujos de los gasoductos, el comercio de gas al por mayor o los suministros desde Rusia.

Los 27 estados miembros de la UE tendrán que aprobar las medidas energéticas, posiblemente en otra reunión de urgencia este mes.

IMPREVISIBLE

Los ministros de la UE acabaron renunciando el viernes a un tope de precios dirigido exclusivamente al gas ruso, que países como Hungría y Austria habían advertido que podría provocar que Moscú cortara los menguados suministros que aún envía a Occidente.

Rusia suministraba alrededor del 40% del gas de la UE antes de su invasión de Ucrania. El porcentaje se ha desplomado hasta el 9%, ya que Moscú ha cortado el suministro, alegando problemas técnicos causados por las sanciones.

Naftogaz dijo el viernes que inició un nuevo procedimiento de arbitraje contra Gazprom, alegando que la empresa rusa no pagó el transporte de gas a través de Ucrania a tiempo o en su totalidad.

"Podría haber muchas cosas imprevisibles tanto por parte de nuestros colegas occidentales como de los líderes de la industria del gas de Ucrania", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Los flujos de gas natural de Rusia a Europa por las rutas clave se mantenían estables el lunes por la mañana, mientras que el gasoducto Nord Stream 1 seguía cerrado.

En esta nota

Comentarios